Insuficiencia de la médula ósea: causas, síntomas y tratamiento

Dependiendo del paciente, médula ósea la insuficiencia puede deberse a diversas causas. Algunas formas de médula ósea la insuficiencia se puede curar con la ayuda de los pasos terapéuticos adecuados.

¿Qué es la insuficiencia de la médula ósea?

En el contexto de los médula ósea insuficiencia, las células de la médula ósea que son responsables de la formación de sangre se alteran o reducen significativamente en una persona afectada. Las células de la médula ósea correspondientes se pueden dividir en rojo sangre Células, Las células blancas de la sangre y plaquetas. Dependiendo de la forma que adopte la atrofia de la médula ósea en un individuo, el mencionado sangreLas células formadoras de la médula ósea se ven afectadas por la degradación en diversos grados. Pérdida de médula ósea, que se produce como síntoma de la llamada aplástica. anemia (una forma de anemia), por ejemplo, afecta a la totalidad de todas las células productoras de sangre de la médula ósea; en los pacientes correspondientes, estas células de la médula ósea están completamente ausentes. Insuficiencia de la médula ósea en el contexto de tales anemia se expresa en la persona afectada, por ejemplo, por posibles síntomas como la palidez del piel, debilidad general, dificultad para respirar y / o palpitaciones. Si solo el plaquetas se ven afectados por la pérdida de médula ósea, la insuficiencia puede manifestarse, por ejemplo, por hematomas (piel sangrado).

Causas

En casos relativamente raros, la insuficiencia de la médula ósea puede ser un síntoma de formas de anemia que ya son congénitas. En la mayoría de los casos, sin embargo, la pérdida de médula ósea se adquiere durante la vida:

Por ejemplo, la exposición a toxinas como benceno puede causar atrofia de las células sanguíneas de la médula ósea. Varias infecciones causadas por Patógenos como virus y bacterias específicas también son una posible causa de insuficiencia de la médula ósea. Otro factor causante de la atrofia de la médula ósea es la exposición del cuerpo humano a radiación radiactiva; tal radiación puede ser liberada, por ejemplo, durante la radiación terapia forestal o accidentes que involucren radiactividad. Por último, además de los tumores de la médula ósea, que pueden promover la insuficiencia de la médula ósea, varias administraciones de fármacos también conllevan el riesgo de promover la atrofia de la médula ósea - relevante las drogas incluir, por ejemplo, agentes utilizados en el curso de quimioterapia.

Síntomas, quejas y signos.

Si la insuficiencia de la médula ósea se basa en anemia congénita, se producen signos característicos de la enfermedad, como fatiga, dificultad para respirar y molestias cardiovasculares. Síntomas como palpitaciones, recurrentes. mareo y concentración Los problemas también son típicos. Los afectados generalmente se sienten muy mal y su desempeño a veces se ve severamente restringido. Externamente, la enfermedad se manifiesta por piel también puede ocurrir palidez y bordes de los ojos, y pérdida de peso. Los signos comparables ocurren en la forma no congénita. Paralelamente, se desarrollan úlceras en la piel. Los hematomas a menudo aparecen incluso con una ligera presión y posteriormente persisten durante un período de tiempo más largo. Los síntomas mencionados anteriormente pueden indicar diversas dolencias. Un síntoma claro es la anemia, que suele acompañar al subyacente condición. Si la disfunción de la médula ósea se trata de forma profesional, los síntomas suelen desaparecer. Es poco probable que la enfermedad se cure por sí sola. Sin terapia forestal, los signos de la enfermedad se vuelven más graves y provocan complicaciones como desmayos o postración en cama. El sangrado en la piel se puede tratar de manera confiable. Sin embargo, en la enfermedad grave, cicatrices o permanecen alteraciones sensoriales. Si órganos internos ya han sido dañados por la insuficiencia, los efectos tardíos aún pueden ocurrir años después.

Diagnóstico y curso

Inicialmente, se puede realizar un diagnóstico de sospecha de insuficiencia de la médula ósea en función de la aparición de los síntomas descritos en un individuo afectado. Un médico que realiza el diagnóstico generalmente puede obtener más pistas de la historial médico. Finalmente, para confirmar la presencia de insuficiencia de la médula ósea, a menudo se realiza un examen microscópico de la muestra de sangre de una persona afectada. Los frotis de médula ósea también pueden ayudar a confirmar el diagnóstico de insuficiencia de la médula ósea bajo examen microscópico. El curso de la insuficiencia de la médula ósea en un paciente determinado depende principalmente de la causa de la enfermedad; si la pérdida de médula ósea es causada por enfermedades subyacentes como la anemia, por ejemplo, la recuperación independiente es comparativamente rara. El curso de la insuficiencia de la médula ósea a menudo puede verse favorecido positivamente por un control temprano y experto de los factores subyacentes.

Complicaciones

En la mayoría de los casos de insuficiencia de la médula ósea, se producen diversas quejas. Los afectados padecen una anemia muy grave. Esto puede Lead a la debilidad general y la palidez, y en el proceso reducir significativamente la capacidad de recuperación de la persona afectada. Tampoco es raro experimentar palpitaciones y asociados respiración dificultades o ataques de pánico. No es raro que los pacientes se desmayen y posiblemente se lesionen en caso de una caída. La calidad de vida se ve considerablemente reducida por la insuficiencia de la médula ósea. En la mayoría de los casos, tampoco es posible realizar varios deportes o actividades. También hay sangrado en la piel, que se produce de forma esporádica y, por tanto, puede dificultar la vida diaria del paciente. En el tratamiento de la insuficiencia de la médula ósea, no suele haber complicaciones o quejas particulares. Sin embargo, la enfermedad subyacente causante no se puede curar en todos los casos, por lo que en algunos casos solo se pueden tratar los síntomas. No es infrecuente que el tratamiento psicológico también se lleve a cabo si depresión. u otras quejas psicológicas ocurren. En general, no se puede predecir si habrá una reducción en la esperanza de vida.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Si se sospecha que hay anemia, se debe consultar a un médico. Si hay una tez pálida, aumento de la formación de hematomas, frío dedos o pies, y una mayor necesidad de dormir, es motivo de preocupación. Fatiga, debe investigarse y tratarse la fatiga rápida y la pérdida del nivel habitual de rendimiento. Es necesaria una visita al médico tan pronto como las molestias persistan durante varias semanas o aumenten de intensidad. Si se desarrollan otros síntomas, también se debe consultar a un médico. Sensibilidad a frío, entumecimiento de la piel u otra sensibilidad y alteraciones sensoriales son indicaciones que deben investigarse. Los exámenes médicos detallados determinarán la causa para que se pueda iniciar el tratamiento adecuado. Si la persona afectada sufre palpitaciones, anomalías del corazón ritmo, mareo o debilidad interna, requiere atención médica. En casos graves, existe el riesgo de colapso circulatorio, lo que resulta en una amenaza para la vida. condición. Si hay alteraciones de la conciencia, así como pérdida de la conciencia, es necesario actuar lo antes posible. Se debe consultar a un médico o se debe alertar a un servicio de ambulancia. Problemas con respiración, dificultad para respirar o interrupciones en la respiración indican salud trastornos, y también hay una oferta insuficiente del organismo. Es necesaria una visita al médico para prevenir la aparición de afecciones agudas a tiempo.

Tratamiento y terapia

En el tratamiento de la insuficiencia de la médula ósea, medidas para controlar los síntomas debe distinguirse de las intervenciones para controlar las causas correspondientes de la enfermedad. Por ejemplo, sintomático terapia forestal de la insuficiencia de la médula ósea tiene como objetivo promover la hematopoyesis en el individuo afectado. Dependiendo del paciente y de la forma de insuficiencia de la médula ósea, la formación de sangre puede estimularse mediante el uso de los llamados esteroides anabólicos; Estos suelen ser preparados producidos artificialmente a base de testosterona (una hormona sexual masculina). Factores de crecimiento, que se pueden producir utilizando ingeniería genética técnicas, también pueden estimular la formación de sangre en casos de insuficiencia de la médula ósea. Si la insuficiencia de la médula ósea se debe a una anemia grave o si el paciente afectado tiene una fuerte tendencia a sangrar, lo antes mencionado medidas puede no ser médicamente apropiado; una alternativa en este caso es, por ejemplo, la transferencia de hemoderivados de la sangre de un donante. Una medida médica para combatir la causa es, por ejemplo, médula ósea. trasplantar; Si las células intactas de la médula ósea de un donante adecuado pueden transferirse con éxito al paciente, esto puede provocar una cura en algunas formas de insuficiencia de la médula ósea. conducen a la reducción de las células hematopoyéticas de la médula ósea en el individuo.

Perspectivas y pronóstico

Gracias a las opciones médicas actuales, el pronóstico de la insuficiencia de la médula ósea es favorable en la mayoría de los pacientes. Los médicos y los médicos tienen varias opciones de terapia que Lead para un alivio significativo de los síntomas. Sin embargo, el pronóstico final depende de la causa de la enfermedad. En una gran cantidad de casos, es necesaria una terapia a largo plazo. A pesar de todos los esfuerzos, no siempre se logra una curación completa del paciente. Sin embargo, varias quejas pueden tratarse con éxito. Sin atención médica, el pronóstico para la persona afectada es desfavorable. Pueden ocurrir varias complicaciones que conducen a la muerte prematura en casos graves. Al hacer un pronóstico general, se deben tener en cuenta las enfermedades secundarias. Pueden ocurrir problemas emocionales, que a menudo son prolongados y afectan el bienestar y la calidad de vida del paciente. Dado que tanto el tratamiento como las quejas individuales exigen mucho del paciente, la probabilidad de que se produzca una enfermedad mental se incrementa además de las molestias físicas. Si la única terapia posible es un trasplante de médula ósea, también deben tenerse en cuenta los riesgos y efectos secundarios correspondientes. Se necesita un donante para poder lograr un alivio de los síntomas existentes. De lo contrario, el pronóstico se deteriora considerablemente.

Prevención

Por lo general, no se puede prevenir una forma ya congénita de insuficiencia de la médula ósea. Los chequeos médicos regulares pueden ayudar a diagnosticar enfermedades que pueden promover la insuficiencia de la médula ósea en una etapa temprana. El tratamiento oportuno y temprano de posibles enfermedades subyacentes puede reducir así el riesgo de que se produzca o empeore la insuficiencia de la médula ósea.

Seguimiento

En la insuficiencia de la médula ósea, no hay especial medidas de cuidados posteriores están disponibles para las personas afectadas. Como regla general, se debe contactar a un médico en una etapa muy temprana de esta enfermedad para prevenir complicaciones adicionales y también para prevenir un mayor empeoramiento de los síntomas. Sin embargo, en algunos casos las medidas de postratamiento son incluso completamente limitadas, por lo que la atención se centra en la detección temprana de la enfermedad. En la mayoría de los casos, los pacientes con esta enfermedad dependen de tomar varios medicamentos. Siempre es necesario prestar atención a la dosis correcta con la ingesta regular. En caso de cualquier ambigüedad o efectos secundarios, se debe contactar a un médico de inmediato. Los chequeos y exámenes regulares por parte de un médico son muy importantes para detectar daños mayores en el órganos internos y tratarlo en una etapa temprana. Los pacientes con insuficiencia de médula ósea a menudo también dependen de la ayuda y el apoyo de su propia familia en su vida diaria. Posiblemente, la enfermedad lleve a una reducción de la esperanza de vida de la persona afectada. El curso posterior depende en gran medida del momento del diagnóstico de la enfermedad, por lo que no se puede dar un curso general en este caso.

Que puedes hacer tu mismo

Los pacientes con insuficiencia de la médula ósea sufren tanto física como psicológicamente los síntomas típicos de la enfermedad y, a menudo, desean formas de mejorar su calidad de vida diaria bajo su propia responsabilidad. Sin embargo, la terapia médica es la primera prioridad, ya que la enfermedad a veces se acompaña de complicaciones graves. Por lo tanto, todas las medidas de autoayuda deben discutirse con el especialista como cuestión de principio. Durante la insuficiencia de la médula ósea, los pacientes sufren debilidad, fatiga fácil y una disminución general de la capacidad de recuperación. Como resultado, los pacientes experimentan dificultades para realizar su trabajo remunerado y sus actividades cotidianas. Sin embargo, los pacientes deben permitirse el descanso necesario y en ningún caso sobrecargarse. Esto se debe a que la pérdida repentina del conocimiento debido a la debilidad aumenta el riesgo de accidentes. Los pacientes ajustan temporalmente su rutina diaria al tratamiento médico y asisten a las citas médicas y de tratamiento necesarias. Debido a la capacidad de rendimiento reducida, los pacientes se abstienen de deportes y actividades extenuantes. Una persona cercana apoya a los pacientes en su vida diaria para que no se sobrecarguen. Si los pacientes desarrollan estados de ánimo depresivos como resultado de los síntomas y los efectos psicológicos asociados estrés, inmediatamente buscan la ayuda de un psicoterapeuta para que les ayude a afrontar la enfermedad.