Presión arterial baja y mareos.

Introducción

¿Quién no lo sabe? Los mareos frecuentes en las situaciones más desfavorables pueden ser desagradables y potencialmente peligrosos. Sin embargo, los mareos no solo se producen entonces, sino, por ejemplo, después de levantarse rápidamente.

Las razones de esto son muchas y variadas y no siempre pueden identificarse claramente. La causa real también puede estar enmascarada por otros síntomas. Sin embargo, bajo sangre la presión es una causa común. Si es posible, bajo sangre la presión debe aclararse y tratarse. La terapia incluye muchas opciones y va desde la terapia conservadora sin fármacos hasta medidas de apoyo como medias de compresión y terapia con medicamentos.

¿Por qué la presión arterial baja causa mareos?

Un bajo sangre la presión no conduce necesariamente a mareos. Los mareos también pueden deberse a otras enfermedades. Además, bajo presión arterial no se considera una enfermedad en muchos países.

Sin embargo, bajo presión arterial a menudo se asocia con mareos. En términos generales, esto se debe al hecho de que cerebro y otros órganos importantes no reciben suficiente oxígeno durante un período de tiempo corto, pero también a veces más largo. Las causas de la baja presión arterial son múltiples y van desde la inactividad física, causas hormonales o infecciones hasta una capacidad de bombeo insuficiente del corazón o causas vegetativas debido a daños en los propios receptores del cuerpo.

En todos los casos, sin embargo, la sangre vasos no bombea suficiente sangre al órgano afectado (el cerebro). Como resultado, las células tienen un suministro insuficiente durante un tiempo, pero tienen una gran demanda de oxígeno y son muy sensibles a un suministro insuficiente, lo que significa que no son completamente funcionales durante un corto período de tiempo. Sin embargo, la presión arterial baja puede tener efectos positivos en el cuerpo y puede ser un signo de un estilo de vida activo y saludable.

¿Qué síntomas acompañantes todavía ocurren con frecuencia?

Probablemente, los síntomas concomitantes más comunes de mareos rápidos causados ​​por la presión arterial baja son En el caso de taquicardia, esto puede explicarse por un intento por parte del cuerpo de compensar. Los otros síntomas también son causados ​​por un suministro insuficiente de oxígeno. Además, problemas de concentración, sensación de opresión en el pechoTambién puede producirse un estado de ánimo básico deprimido, zumbidos en los oídos o incluso disminución del apetito y un alto grado de irritabilidad.

  • Taquicardia,
  • Falta de aliento,
  • Inconsciencia breve
  • Dolor de cabeza,
  • Problemas visuales
  • Inseguridad de pandillas,
  • Palidez y cansancio.

Un pulso rápido, también conocido como taquicardia en la jerga técnica, es un síntoma acompañante típico que ocurre cuando la presión arterial es baja. La presión arterial baja precede al pulso rápido. La razón de este pulso rápido es que el cuerpo intenta mantener el suministro de sangre a los órganos como compensación por la presión arterial baja.

Cuando la presión arterial baja ocurre rápidamente, generalmente se denomina saturación de sangre en los vasos del cuerpo humano. Esto significa que solo una pequeña cantidad de sangre regresa al corazón y una gran parte de la sangre no puede bombearse a través del corazón porque está en el sistema vascular a través de la arteria dilatada repentinamente. vasos. Sin embargo, para suministrar oxígeno a los órganos vitales, el corazón se estimula a latir o pulsar más rápido.

Como resultado, la sangre fluye desde el corazón hacia la aorta aumenta parcialmente y hay una mayor cantidad de sangre y, por lo tanto, hay oxígeno disponible. Dependiendo de la magnitud de la presión arterial baja o de sus valores, el pulso puede alcanzar una frecuencia de hasta 200 latidos por minuto. Náusea también es un síntoma común de la presión arterial baja.

Náusea generalmente ocurre en conexión con dolores de cabeza, alteraciones visuales, debilidad o mareos. los náusea puede limitarse a un breve momento. Sin embargo, las náuseas en el contexto de la presión arterial baja también pueden hacer que se sienta mal durante varios minutos o incluso que vomite.

La causa de las náuseas que se producen también se debe a la reducción del flujo sanguíneo al cerebro. Aquí, la falta de suministro de oxígeno juega el papel principal. Las células del cerebro son muy sensibles a un suministro reducido de oxígeno.

Si hay una falta de oxígeno para su producción de energía, muy rápidamente puede conducir a una pérdida temporal de parte de su función, por lo que un flujo sanguíneo reducido conduce a una falla de las células cerebrales.La fatiga también es un síntoma común asociado. con presión arterial baja. En la mayoría de los casos, la presión arterial baja debe mantenerse durante un período superior a unas pocas horas o unos días. Sin embargo, la fatiga no ocurre en todas las personas con presión arterial baja a largo plazo.

También es posible que solo aparezca de forma irregular. Las causas de la fatiga aún pueden ser más variadas que la presión arterial baja sola. Sin embargo, la explicación de la fatiga por presión arterial baja también es que conduce a un suministro insuficiente del cerebro y los órganos.

Por ejemplo, las personas afectadas se cansan inmediatamente después de levantarse o tienen que descansar varias veces al día. Su rendimiento también se reduce significativamente y no son tan resistentes como las personas sanas. Además, la fatiga a menudo se asocia con una concentración reducida y reacciones más deficientes.

Si la fatiga persiste durante mucho tiempo y no se puede explicar, se debe consultar a un médico para aclarar posibles causas graves. Dolor de cabeza son un síntoma frecuentemente observado asociado con la presión arterial baja. El dolor de cabeza puede manifestarse de muchas formas y puede persistir durante un tiempo corto o largo.

Esto también depende de si la presión arterial baja es corta o prolongada. Nuevamente, el dolor de cabeza puede tener otras causas. La explicación del dolor de cabeza es, al igual que con los otros síntomas, un flujo sanguíneo reducido al cerebro, lo que finalmente conduce a un suministro insuficiente de oxígeno a las células cerebrales.

Las opciones terapéuticas para la presión arterial baja y los mareos asociados son muy diversas y van desde una terapia conservadora sin medicamentos hasta medidas de apoyo como medias de compresión y terapia con medicamentos. La terapia conservadora incluye, por ejemplo, un cambio de estilo de vida. Se puede prestar más atención a las actividades deportivas y al cambio resistencia, deportes.

También se consideran útiles los períodos de descanso al levantarse o los baños alternos. También debe beber suficientes líquidos y tomar sal. Cafeína también puede estimular la circulación. Si todo esto no ayuda, se puede considerar una terapia con medicamentos. Tan pronto como la presión arterial baja se trata bien por primera vez, los mareos por lo general ya no ocurren.