La piel: nuestro órgano sensorial más grande

Con una superficie de uno y medio a dos metros cuadrados, la piel es el órgano sensorial más grande del cuerpo humano. Representa aproximadamente una sexta parte del peso corporal. sin embargo, el piel no solo es un órgano extremadamente extenso, sino también muy delicado. En promedio, tiene solo unos pocos milímetros de grosor. La capa corporal extremadamente delgada se divide en tres capas: epidermis, dermis e hipodermis.

Epidermis escudo protector

La epidermis tiene solo unos 0.1 milímetros de grosor; en las partes del cuerpo muy usadas, por ejemplo, las plantas de los pies, puede tener hasta cinco milímetros de grosor. callo. La superficie del piel está cubierto con una fina capa de agua y grasa, que lo mantiene flexible y lo protege de bacterias y hongos. La capa superior de la epidermis está formada por células muertas, queratina. Estas células queratinizadas y pegadas forman una protección muy resistente frente a estímulos mecánicos y químicos. Debajo hay varias capas de células formadoras de cuernos, llamadas queratinocitos, que se dividen constantemente y producen reabastecimientos para el escudo protector. Estas células descansan sobre la membrana basal, la capa límite de la dermis subyacente. Los nutrientes se absorben a través de ellos y se eliminan los productos de desecho metabólicos. Las células pigmentarias o melanocitos, que producen el pigmento marrón. melanina para la propia protección solar del cuerpo, se encuentran en la capa celular más baja de la epidermis. Encima de ellos, las células de defensa del sistema inmunitario, las llamadas células de Langerhans, se encuentran aquí.

Robusto, elástico y sensible: la dermis

La dermis, también llamada dermis o corion, consta de dos capas: una zona superior delgada de tejido conectivo y una capa inferior más gruesa con haces horizontales de fuertes fibras de tejido conectivo (Colágeno fibras). La dermis contiene sangre vasos así como fibras nerviosas con órganos terminales especiales para detectar la presión, el tacto, dolor, temperatura y picazón.

El subcutis - el almacén de grasa

La hipodermis se compone principalmente de tejido graso, que se divide en lóbulos de grasa individuales por hebras de tejido conectivo. Debido a la alta proporción de células grasas, que sirven como frío protección y almacenamiento de energía, esta capa de piel también se llama tejido adiposo subcutáneo. Aquí es donde el más grande sangre vasos y corren fibras nerviosas más gruesas. La pelo raíces glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas también están en casa aquí.

La piel: un auténtico todoterreno

En cuanto a funciones, la piel también ocupa un lugar destacado. Por ejemplo, sirve como

  • Escudo protector del cuerpo contra el medio ambiente.
  • Protección contra el calor y el frío.
  • Cubierta protectora contra patógenos y radiación.
  • Almacenamiento de nutrientes y agua.
  • Órgano excretor para productos de degradación del metabolismo.
  • Órgano de absorción de fármacos y hormonas.
  • Órgano sensorial

La piel - espejo del alma

Refranes como "Se te mete debajo de la piel", "Ella está sonrojada por la vergüenza" o "Podría ir hasta el final" muestran cuánta piel y alma están conectadas. El enrojecimiento de la alegría, la vergüenza o la ira es causado por el hecho de que el sangre circulación de la piel facial se eleva durante un breve período de tiempo provocada por ciertos hormonas. La palidez del susto, por otro lado, es causada por un aumento reflejo del flujo sanguíneo al corazón. Ya sea el escalofrío placentero o desagradable que recorre su espina dorsal o su pelo se pone de pie asustado, siempre es causado por una contracción repentina de la piel. Además de estos efectos a corto plazo, el estado emocional también puede desencadenar daños más duraderos en la piel. Estrés, el dolor y otras cargas psicológicas pueden Lead a la formación repentina de manchas rojas o imperfecciones en la piel. También se pueden desencadenar reacciones de hipersensibilidad a las influencias ambientales, por no llevar la crema o el perfume habituales. Por el contrario, los estados de ánimo positivos también tienen un efecto positivo en la piel. Aquellos que están equilibrados y felices parecen irradiar desde adentro.