Dolor en la columna cervical al tragar | Dolor en el HWS

Dolor en la columna cervical al tragar.

Un ejemplo de un síntoma adicional de este tipo es dolor en la cuello área al masticar o tragar. El proceso de deglución en sí mismo es una interacción compleja de los nervios y músculos en el boca, garganta y esófago. Parte de la deglución es consciente, lo que significa que tienes control sobre el proceso.

Sin embargo, una gran parte también se produce de forma inconsciente, es decir, de forma automática. Las alteraciones en cualquier momento durante el proceso de deglución pueden provocar una amplia variedad de síntomas. Estos pueden ser, por ejemplo, tensión en los músculos de la columna cervical o una sensación de bulto en el cuello.

Dolor de muelas o dolor de garganta también puede causar cuello dolor después de comer o tragar. Otras causas de dolor en la columna cervical al tragar puede haber lesiones en el cuello, cicatrización del esófago, infecciones del oído, un resfriado o reflujo enfermedad. En la mayoría de los casos, colocar una almohadilla térmica o una compresa de hielo en el cuello puede brindar alivio.

Sentirás lo que te conviene y lo que no. Desde dolor de cuello cuando la deglución puede tener varias causas, es útil consultar a un médico, especialmente si el dolor empeora o no mejora en 1-2 días. Según el diagnóstico, el médico puede iniciar la terapia adecuada para aliviar el dolor.

Síntomas asociados

Debido a su compleja estructura, dolor en la columna cervical La región puede causar una variedad de diferentes síntomas acompañantes, que a menudo dificultan a los afectados determinar una causa exacta. Los síntomas frecuentes incluyen dolores de cabeza o migrañas, mareos, náusea, trastornos sensoriales o de la sensibilidad en los brazos y las manos debido a pellizcos los nervios o vértebras bloqueadas, trastornos visuales y respiratorios, parálisis y restricciones de movimiento debido a músculos tensos, mala postura e incluso fiebre e incluso inconsciencia. Si no se trata la causa de las molestias, pueden producirse daños consecuentes, como inflamación o más tensión, que a veces pueden tener un curso crónico. Entonces, si experimenta los síntomas mencionados anteriormente en usted mismo sin una razón en particular, no dude en consultar a un médico para aclarar la causa exacta.