Síntomas típicos de la gota

Antes del primero gota ocurre un ataque y se descubre la enfermedad, la enfermedad de la gota a menudo existe durante años. La fase en la que ácido úrico los niveles continúan aumentando lentamente pero sin síntomas se denomina fase asintomática. Típico gota Los síntomas no se notan hasta que el nivel alcanza un punto crítico y un ataque de gota ocurre.

Dolor en los dedos de los pies

Cuando un gota ocurre un ataque, por lo general es grave dolor. La articulación del dedo gordo del pie se ve especialmente afectada (podagra). Además de dolor, la articulación puede ser de color rojizo y muy hinchada y sobrecalentada. También es extremadamente sensible al tacto. En algunos casos, los afectados solo pueden caminar sobre sus talones, lo que resulta en una marcha cojeando.

Además de la articulación del dedo del pie, un ataque de gota también puede causar molestias en el pulgar articulaciones, las articulaciones de la rodilla, la tobillo articulaciones y las articulaciones en el mediopié. Si el condición no se trata adecuadamente y se realizan ajustes en el estilo de vida, crónico dolor puede resultar.

El ácido úrico se deposita en las articulaciones.

En la gota, el dolor es causado por ácido úrico cristales depositados en el cuerpo. Preferiblemente, esto ocurre en el piel, articulaciones, Tendones, oído cartílagoy bursas. Como resultado de los depósitos, pueden desarrollarse inflamaciones articulares dolorosas.

Si las inflamaciones no se tratan, pueden producirse daños crónicos en las articulaciones a largo plazo. También es posible dañar otros órganos, como los riñones. La ácido úrico Los cristales también se depositan aquí y con el tiempo pueden Lead a riñón cálculos y, en el peor de los casos, a un fallo funcional del riñón.

Los depósitos de los cristales a veces provocan la formación de nódulos visibles. Estos se denominan tofos gotosos. Sin embargo, los tofos solo se forman cuando hay grandes grupos de cristales. Las opciones de tratamiento actuales significan que esto rara vez ocurre, a menudo cuando la gota no se trata.

Curso crónico

El Primer ataque de gota generalmente es una completa sorpresa para los afectados. A menudo, se trata de personas sanas que no saben nada sobre su condición. Un agudo ataque de gota puede durar desde varias horas hasta algunos días. Una vez que los síntomas han remitido, el ataque de gota suele ir seguido de una fase libre de síntomas más prolongada.

Si no hay terapia forestal se administra, sin embargo, los ataques de gota pueden reaparecer. En la mayoría de los casos, los síntomas empeoran con el tiempo. Concretamente, esto significa que los ataques ocurren a intervalos más cortos, duran más y también pueden extenderse a otras articulaciones.

Si la enfermedad tiene un curso crónico, también pueden ocurrir complicaciones graves. Estos incluyen, por ejemplo:

  • Dolor constante
  • Inflamación crónica de las articulaciones.
  • Deformidades articulares
  • Bursitis
  • Riñón cálculos, debilidad renal e insuficiencia renal.

Sin embargo, la gota crónica es relativamente rara. Se desarrolla solo si la enfermedad no se trata o no se trata adecuadamente.

Diagnóstico de gota

Con base en los síntomas típicos, el médico a menudo ya puede hacer el diagnóstico de sospecha de gota. A sangre La prueba puede entonces determinar el nivel actual de ácido úrico en la sangre. Sin embargo, esto no necesariamente tiene que ser elevado en el caso de un ataque de gota. Por lo tanto, la medición regular de los valores es más significativa que una prueba única.

Además de un sangre prueba, una muestra de orina también puede proporcionar más información. Esto se debe a que, si bien los niveles de ácido úrico en el sangre suelen estar elevados en la gota, son más bajos de lo habitual en la orina.

Punción articular y radiografía

Si todavía hay dudas después de la análisis de sangre en cuanto a si el paciente realmente tiene gota, una articulación punción seguido de un examen de la líquido sinovial puede proporcionar un resultado inequívoco. Bajo el microscopio, se pueden ver claramente los cristales de ácido úrico en el líquido.

An Rayos X el examen, por otro lado, tiene poco sentido en las primeras etapas de la enfermedad. Sin embargo, si la enfermedad ha progresado a una etapa avanzada, un Rayos X puede ser útil para el diagnóstico. Esto se debe a que los cambios visibles en las articulaciones a menudo ya están presentes.