Síndrome de Anton: causas, síntomas y tratamiento

En el síndrome de Anton, cortical ceguera ocurre, pero los pacientes no lo notan. La cerebro continúa produciendo imágenes que los individuos afectados aceptan como imágenes del medio ambiente y, por lo tanto, no logran ver su ceguera. Los pacientes a menudo no dan su consentimiento al tratamiento debido a su falta de conocimiento.

¿Qué es el síndrome de Anton?

El síndrome de Anton se caracteriza por cortical ceguera, convirtiéndolo en un síndrome neurológico. Así, en el contexto del síndrome, la ceguera no es causada por daño a los ojos sino que está relacionada con una lesión de la corteza cerebral. En el síndrome de Anton, las vías visuales en ambos hemisferios del cerebro están dañados, por lo que los estímulos visuales ya no llegan al cerebro y tampoco pueden procesarse allí. Los afectados también padecen anosognosia y no reconocen el diagnóstico de su propia ceguera. En el síndrome de Anton, la anosognosia también es causada por daños en ciertas áreas del cerebro. El síndrome lleva el nombre del neurólogo austriaco Gabriel Anton, quien describió por primera vez el cuadro clínico en el siglo XIX. En ese momento, describió el caso de una señora que no reconoce su ceguera y en realidad busca consejo médico debido a un trastorno en el que se encuentran las palabras.

Causas

El síndrome de Anton suele ser el resultado de una golpe. Normalmente, el infarto cerebral causante afecta la corteza visual de ambos hemisferios cerebrales. La corteza visual se suministra con arterias sangre para tronco cerebral la arteria. Ambas arterias cerebrales posteriores surgen de este la arteria. Una alteración circulatoria en estas arterias afecta la corteza visual y, según la investigación actual, probablemente desencadena un defecto de conectividad en el procesamiento de la información visual. Es decir, en el síndrome de Anton, los ojos realmente ven, pero la mente consciente ya no obtiene una visión de los estímulos visuales. Por ejemplo, la corteza visual ya no transmite información visual al centro cerebral para el lenguaje. La anosognosia resulta en el centro para verbalizar información visual simplemente inventando cosas debido a la información faltante. Además de golpe, El síndrome de Anton puede ser causado por una lesión de las vías visuales anteriores, hemorragia o epilepsia.

Síntomas, quejas y signos.

El síndrome de Anton se caracteriza por lo que suele ser una ceguera completa de origen cortical. La falta de insight por la falta de visión es el síntoma más característico del síndrome. Los individuos afectados no se dicen a sí mismos que pueden ver, pero en realidad no tienen ninguna duda al respecto. Su propio cerebro los engaña al proporcionarles imágenes que se fabrican constantemente. Muy a menudo, los pacientes con síndrome de Anton se topan con marcos de puertas, paredes o incluso frente a automóviles debido a estas imágenes ficticias, pero para ellos absolutamente reales. Se tropiezan, se tambalean y tropiezan. Ya no reconocen objetos y personas. Se dan a sí mismos ya otros numerosas explicaciones para esto. Así ven su propia torpeza al tropezar y tropezar. Suelen culpar del no reconocimiento de objetos y personas a la mala luz o la falta de atención. No engañan intencionalmente a otras personas o incluso a sí mismos acerca de su ceguera, pero en realidad no son conscientes de su ceguera.

Diagnóstico y curso

El médico hace el diagnóstico del síndrome de Anton tomando una historial médico, imágenes del cerebro y pruebas de la vista. Específicamente, en la historia, los pacientes niegan que se les pregunte si su visión ha disminuido recientemente. En las pruebas de visión, describen objetos, números y letras de manera vívida pero completamente incorrecta. Las imágenes finalmente revelan lesiones de la corteza visual. Si una golpe o el daño a la vía visual anterior ha desencadenado el síndrome de Anton se puede determinar ya sea mediante imágenes solas o con la ayuda de varias pruebas en las arterias cerebrales. Debido a que los pacientes con síndrome de Anton no muestran perspicacia, el pronóstico de este condición es bastante desfavorable. Si no se trata, puede desarrollarse un deterioro neurológico del síndrome. El rechazo de los métodos de diagnóstico a veces incluso impide que se confirme el diagnóstico. Rehabilitación medidas puede lograr el éxito de la curación, especialmente en casos de daño causado por epilepsia, si el paciente da su consentimiento para el tratamiento.

Complicaciones

El síndrome de Anton resulta en graves complicaciones psicológicas y físicas, por un lado, puede ser una ceguera en el paciente que, sin embargo, no se ve porque el cerebro sigue produciendo imágenes del entorno. El síndrome de Anton conduce a una restricción considerable de la vida cotidiana y la calidad de vida. También el tratamiento resulta difícil, porque la persona afectada no se da cuenta directamente de que está enferma con el síndrome de Anton. Al imaginar que puede seguir viendo, el paciente representa un peligro para sí mismo y para otras personas. Así, a menudo ocurre que la persona afectada corre contra objetos o incluso delante de vehículos. Esto puede Lead a accidentes, que en el peor de los casos pueden ser fatales. Por lo tanto, la persona afectada con síndrome de Anton depende en cualquier caso de la ayuda de otras personas, siempre que no se haya realizado ningún tratamiento. El síndrome en sí puede identificarse fácilmente con un Examen de ojos. El tratamiento suele incluir conversaciones con un psicólogo. Sin embargo, puede llevar mucho tiempo que el paciente ingrese en el síndrome de Anton. Después de eso, varios medidas se puede tomar para aumentar la orientación y la movilidad del paciente. La esperanza de vida se reduce en el sentido de que el paciente tiene un mayor riesgo de verse involucrado en accidentes.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

El síndrome de Anton debe ser evaluado por un profesional médico lo antes posible. El tratamiento más efectivo, la neuroplasticidad, es efectivo solo durante las primeras doce semanas después de la ceguera. Después de eso, mucho menos efectivo físico y la terapia ocupacional medidas debe ser tomada. Dado que los afectados por lo general no se dan cuenta de su ceguera, el diagnóstico suele ocurrir demasiado tarde y las opciones de tratamiento son, en consecuencia, limitadas. Por tanto, en el mejor de los casos, se toman medidas preventivas. Se recomienda consultar a un médico ya ante los primeros trastornos circulatorios u otros salud problemas que podrían Lead a un derrame cerebral y posteriormente al síndrome de Anton. Pacientes con epilepsia o una lesión de las vías visuales anteriores debe informarse a tiempo sobre posibles secuelas. Si entonces ocurre el síndrome de Anton, el condición puede aceptarse más fácilmente. Cualquiera que sospeche que otra persona padece el síndrome raro debe acompañarlo a un médico y aclarar las causas. Otros contactos incluyen oftalmólogos, neurólogos y angiólogos.

Tratamiento y terapia

El tratamiento del síndrome de Anton es un desafío porque los pacientes no tienen claro cuál es su propia enfermedad. Los pasos terapéuticos generalmente se rechazan con vehemencia y se consideran inútiles. Lo necesario terapia forestal es sintomático e interdisciplinario. La neurología juega un papel tan importante en el camino terapéutico como la psiquiatría, los internistas y los fisioterapeutas. Sobre todo, la enfermedad subyacente causal debe reconocerse y tratarse de manera constante. En psicoterapéuticos y psicofarmacológicos terapia forestal, los pacientes están convencidos de su ceguera a través de recordatorios constantes, aunque esto a menudo está plagado de posibles conflictos. En físico y la terapia ocupacional, los déficits relevantes para la vida cotidiana se remedian en la medida de lo posible. Las estrategias de compensación se aprenden y pueden servir para compensar los déficits. La neuroplasticidad es bastante nueva terapia forestal opción para la ceguera cortical, que puede reactivar la percepción visual mediante la estimulación de las neuronas de la corteza adyacente. Sin embargo, debido a que el método muestra éxito solo 12 semanas después de la ceguera, y los pacientes con síndrome de Anton generalmente ni siquiera ven al médico durante este corto período debido a su falta de conocimiento, el procedimiento a menudo no se considera para el síndrome de Anton.

Perspectiva y pronóstico

En el síndrome de Anton, el pronóstico depende en gran medida de la percepción del paciente sobre la enfermedad y su cooperación en el proceso de tratamiento. En casi todos los casos, el insight no está presente en los pacientes. Por tanto, la implementación del tratamiento es difícil o imposible. Sin atención médica, los síntomas permanecen permanentemente. No hay empeoramiento, pero tampoco mejora del estado de salud. Con tratamiento, los síntomas pueden aliviarse. Las técnicas neuroplásticas comprobadas dan como resultado un alivio en semanas y meses. Además, intensivo psicoterapia trabaja en los patrones cognitivos del paciente, creencias erróneas y cambios de comportamiento. Este procedimiento es extremadamente difícil y, a menudo, lleva varios meses o años. Sin embargo, debido a la falta de conocimiento sobre la enfermedad, los pocos pacientes que han declarado su voluntad de someterse al tratamiento interrumpen la terapia prematuramente. Además, la falta de conocimiento significa que existe un alto potencial de conflicto entre el paciente y los médicos y terapeutas tratantes. La adversidad complica el panorama y solo en casos extremadamente raros hay un progreso significativo en el proceso de curación o una curación completa. Por otro lado, si existe aceptación de la enfermedad o confianza en los médicos tratantes, hay buen pronóstico.

Prevención

El síndrome de Anton se puede prevenir con moderación siguiendo los mismos pasos que el accidente cerebrovascular, que generalmente desencadena el síndrome.

Seguimiento

El síndrome de Anton es crónico condición que no se puede tratar causalmente. La atención de seguimiento se centra principalmente en exámenes de detección regulares y en ajustar el tratamiento lo más constantemente posible a la situación actual. salud estado de la persona afectada. Además, se deben tomar medidas para evitar que el estado de salud empeore. Estos incluyen ejercicios terapéuticos por un lado y medicación integral por otro, que también deben controlarse y ajustarse periódicamente. El paciente debe ser examinado por un médico una vez a la semana. En las últimas etapas de la enfermedad, se requiere tratamiento hospitalario en un hospital. Parte de la atención de seguimiento son pruebas oculares y exámenes neurológicos, que dependen de la gravedad del síndrome de Anton. Si se presentan síntomas acompañantes, se debe consultar a médicos adicionales. También puede ser necesario el asesoramiento psicológico. No solo las personas afectadas, sino también los familiares y amigos, a menudo necesitan el apoyo de un especialista. Dado que el síndrome neurológico progresa lentamente, la atención de seguimiento siempre va acompañada de un tratamiento activo de los síntomas. Después de todo, el paciente está permanentemente en terapia médica y, en consecuencia, debe tomar medidas para procesar y aliviar la enfermedad asociada. estrés.

Esto es lo que puede hacer usted mismo

Como regla general, los afectados por el síndrome de Anton no pueden contribuir directamente a la terapia de la enfermedad subyacente causal. Sin embargo, pueden aprender a sobrellevar la vida cotidiana a pesar de su enfermedad, que, sin embargo, primero requiere que la acepten. El primer paso hacia la autoayuda y un gran desafío para los pacientes y sus familiares es darse cuenta de que, efectivamente, existe un trastorno visual que debe tratarse. Mientras los pacientes no se den cuenta, es importante que el entorno social los confronte con su sufrimiento de manera sensible pero constante. Por ejemplo, los pacientes pueden ser conscientes de las inconsistencias entre la percepción visual y háptica. Por lo tanto, se le puede pedir al paciente que describa lo que otra persona tiene actualmente en la mano. A continuación, el paciente puede comprobar por sí mismo si su percepción visual coincide con lo que siente. El uso de cubitos de hielo es particularmente eficaz. Aquí, la persona afectada reconoce inmediatamente que ve algo diferente a lo que siente. El entorno social también debe garantizar la prevención de accidentes. Los muebles no deben moverse, los objetos con bordes afilados y los peligros de tropiezo, como alfombras y corredores, deben eliminarse, y el acceso a las escaleras siempre debe mantenerse cerrado. En ningún caso la persona afectada debe seguir participando de forma independiente en el tráfico rodado. Mientras la persona no sea consciente de su ceguera, no debe salir sola de la casa. Además, deben realizarse esfuerzos para iniciar una terapia psicoterapéutica o psicofarmacológica. Tan pronto como el paciente se da cuenta de que es ciego, se pueden intentar compensar los déficits cotidianos mediante medidas fisioterapéuticas.