Infección de heridas: causas, síntomas y tratamiento

Después de sufrir una herida, puede producirse una infección de la herida en el área de la herida. En el pasado, todas las formas de infecciones de heridas también se llamaban gangrena. Si una infección de la herida no se pudo prevenir a tiempo, esta infección generalmente requiere un tratamiento terapéutico específico.

¿Qué es una infección de herida?

An herida abierta deben desinfectarse y enjuagarse con agua. Una tétanos La vacunación siempre debe renovarse en este contexto. En medicina, se habla de infección de herida cuando una herida se infecta debido a microorganismos invasores. Una infección de la herida de este tipo se manifiesta habitualmente, por ejemplo, por un proceso inflamatorio en el área de la herida. Una infección de la herida se asigna al llamado cicatrización de la herida trastornos. En particular, heridas en el que ha habido una gran pérdida de tejido (como puede suceder, por ejemplo, como resultado de una severa quemaduras o como resultado de mordeduras de perro) son susceptibles a la aparición de una infección en la herida. Esto se debe en parte al hecho de que tales heridas a menudo no se puede suturar, pero debe curar naturalmente. La curación puede tardar varios meses y, por tanto, la herida es susceptible a la penetración de microorganismos dañinos. MRSA infección o infección nosocomial representa una forma especial de infección de heridas. Debido a cada vez más común Resistencia antibiótica, resistente a la meticilina bacterias, Tales como Staphylococcus aureus, ocurren principalmente en hospitales antihigiénicos.

Causas

Microorganismos correspondientes que Lead a la infección de la herida son más comúnmente patógenos bacterias (es decir, bacterias que pueden causar enfermedades). Menos comúnmente, virus o los parásitos que invaden una herida también pueden ser responsables de causar una infección en la herida. Sin embargo, una invasin de los correspondientes bacterias, virus o parásitos no Lead a una infección de la herida en todos los casos; si se produce una infección depende, entre otras cosas, del tipo de invasión Patógenos, en su número y también en el sistema inmunitario del paciente afectado. Si las bacterias son la causa de una infección de la herida, dicha infección puede manifestarse de varias formas: los llamados cocos (bacterias esféricas), por ejemplo, generalmente Lead a pronunciado pus formación en el área de la herida, mientras que las bacterias putrefactas a menudo causan un olor característico que acompaña a la infección de la herida.

Síntomas, quejas y signos.

Una infección de la herida existente suele ir acompañada de síntomas bastante distintos que pueden causar importantes dolor. Como regla general, una infección de la herida siempre se asocia con un enrojecimiento severo en el área afectada. Las personas afectadas pueden ver tal enrojecimiento a simple vista. En algunos casos, también hay una hinchazón visible que también aparece inmediatamente en la herida. Otro síntoma bastante distinto es la formación de pus líquido. La formacion de pus es muy común en relación con la infección de la herida, ya que es un signo de inflamación. Aquellos que deciden buscar tratamiento médico y farmacológico en este momento toman la decisión correcta. De hecho, dicho tratamiento es fundamental en el caso de infección de la herida, ya que de lo contrario los síntomas que se presentan pueden empeorar considerablemente. La infección puede extenderse por todo el cuerpo, lo que representa un riesgo de sangre envenenamiento. En algunos casos, un absceso se forma en la herida. Esta es una cavidad que se llena de pus. La presión en el interior aumenta con el tiempo, lo que permite que el líquido de pus ingrese al torrente sanguíneo. Tal absceso también es visible a simple vista y debe ser tratado por un médico lo antes posible.

Diagnóstico y curso

En primer lugar, se puede diagnosticar una infección de la herida sobre la base de la denominada evidencia microbiológica. Para este propósito, por ejemplo, se toman hisopos del área de la herida y se analizan para detectar la presencia de una infección en la herida. Otros procedimientos de diagnóstico para confirmar la presencia de una infección en la herida pueden incluir radiografías o ultrasonido si es necesario: El Rayos X El método puede, por ejemplo, proporcionar una visualización limitada de los focos de pus que se han formado en el curso de una infección de la herida.Ultrasonido también se puede utilizar para detectar líquidos que se hayan acumulado en el área de la herida; La desinfección de la sonda de ultrasonido suele tener lugar antes de este examen de diagnóstico. El curso de la infección de una herida depende de varios factores. Por ejemplo, el tipo de desencadenante de la infección de una herida influye. Además, un inicio oportuno del tratamiento y un tratamiento médico adecuado pueden influir positivamente en el curso de una infección de la herida.

Complicaciones

La infección de la herida puede conllevar complicaciones que se relacionan principalmente con el tamaño de la herida y la higiene de la herida. Por otro lado, el cuidado profesional de la herida con controles constantes y atención médica excluye complicaciones en la mayoría de los casos. La infección de una herida siempre significa un punto de ataque para más Patógenos, que colonizan la herida en caso de falta de higiene o exposición. Conducen a una peor cicatrización de la herida, provocan síntomas típicos de infección o intensifican los síntomas ya existentes. Si la herida es grande y está tan dañada que el cuerpo ya no puede curarla, se deben considerar los procedimientos quirúrgicos en beneficio salud. Las amputaciones y las amputaciones parciales pueden ser necesarias en casos graves. Además, una herida mal cuidada higiénicamente promueve el riesgo de sangre envenenamiento y asociado septicemia. Esto condición es siempre potencialmente mortal y, en casos graves, casi imposible de tratar. Sin tratamiento médico, como gangrena conduce a la muerte de la persona afectada. Además, dependiendo del sitio, una infección profunda de la herida puede provocar un daño secundario que afecta los músculos y los nervios, entre otras cosas. Pérdida de función en la zona afectada, especialmente en el caso de una cicatrización complicada. heridas, puede ocurrir. El riesgo de todas las complicaciones en este contexto se puede reducir con una higiene adecuada. medidas.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Normalmente, las heridas cicatrizan lenta y constantemente. No se necesita un médico si se puede percibir una mejora continua de la herida durante varios días y el malestar existente disminuye. Sin embargo, si hay un aumento de los efectos adversos salud se desarrollan efectos u otras irregularidades, es necesario un examen médico. Si hay hinchazón en el área de la herida, así como enrojecimiento severo, se requiere acción. Desde septicemia puede desarrollarse si la herida no progresa favorablemente, se requiere la consulta con un médico. Sepsis es potencialmente mortal condición. Por lo tanto, se debe consultar a un médico si hay un deterioro en general. salud en un corto período de tiempo. Si hay fiebre o la formación de pus, es motivo de preocupación. Si una absceso se desarrolla, es necesaria una visita al médico. Si se producen cambios rápidos en la salud en unos pocos minutos, se requiere hospitalización de inmediato. Si la persona afectada se queja de dolor, un repentino severo fatiga o una disminución en el físico fuerza, esto debe investigarse. Si hay una sensación de malestar y una sensación general de enfermedad, existe un trastorno de salud que debe investigarse y tratarse. Irritabilidad, restricción severa del movimiento e hipersensibilidad al tacto son signos de una irregularidad existente. Esto debe ser aclarado por un médico.

Tratamiento y terapia

En el tratamiento médico de una infección de la herida, a menudo hay primero una llamada revisión de la herida, es decir, un examen completo de la infección de la herida. Esta revisión de la herida debería, por ejemplo, proporcionar información sobre las profundidades a las que ya ha penetrado la correspondiente infección de la herida y hasta qué punto la herida está contaminada. Además, la revisión de la herida examina si sangre vasos, los nervios or cavidades corporales puede haber sido afectado por la infección de la herida. En el curso del tratamiento quirúrgico posterior de la infección de la herida, el tejido muerto en el área de la herida se elimina si es necesario. Si una infección de la herida se acompaña de supuración intensa de la herida afectada, otra posible medida terapéutica es la colocación de un llamado drenaje de heridas, es decir, una forma de sistema de drenaje a través del cual los fluidos tisulares pueden drenarse hacia el exterior. A continuación, se produce una infección de la herida en forma de cambio diario de apósito, para lo cual, entre otras cosas, se debe utilizar material de apósito estéril (libre de gérmenes). En casos raros, la infección de la herida puede extenderse y provocar sepsis (envenenamiento de la sangre). Si este es el caso, adicional administración of antibióticos puede ser necesario.

Prevención

Para prevenir la infección de la herida, una herida debe, entre otras cosas, primero limpiarse y tratarse rápidamente. Dependiendo de la gravedad de la herida sufrida, puede ser aconsejable consultar al médico tratante en una etapa temprana si tiene dudas, para asegurar Cuidado de heridas y prevenir la infección de la herida.

Programa de Cuidados Posteriores

Pueden ocurrir complicaciones graves en caso de infección de la herida. En el peor de los casos, el paciente se arriesga envenenamiento de la sangre. Por lo tanto, las infecciones de heridas deben tratarse con especial cuidado. En primer lugar, es importante proteger la herida de las influencias externas en la vida cotidiana. La contaminación debe evitarse a toda costa. Por esta razón, la herida debe cubrirse en un área grande. Esto se hace con la ayuda de apósitos adecuados o, en el caso de heridas más grandes, con un apósito, que debe revisarse y cambiarse periódicamente. Si aumenta la secreción de líquido de la herida, esto debe aclararse con el médico tratante. El tipo y la frecuencia de los cambios de apósito también deben discutirse con el médico. Promover cicatrización de la herida, los apósitos deben aplicarse de tal manera que no haya sensación de tensión en la región afectada. Estiramiento de los piel causado por esto podría dar lugar a más alteraciones y agrandar la herida o deteriorar la cicatrización de la herida proceso. El movimiento y la actividad motora deben ajustarse en consecuencia durante el período de cicatrización de la herida y evitar un posible esfuerzo excesivo. A menudo es aconsejable interrumpir por completo las actividades deportivas durante la curación. Para apoyar al organismo durante la recuperación, se debe prestar atención a un estilo de vida saludable. Una dieta equilibrada y una ingesta adecuada de vitaminas y líquidos ayudan en este proceso.

Que puedes hacer tu mismo

Se debe tener especial cuidado cuando se produce una infección en la herida. Para no arriesgar envenenamiento de la sangre, cerca monitorización. de los avances en salud es importante. Si hay un aumento de los síntomas o irregularidades generales, se debe consultar a un médico. El no hacerlo puede resultar en una aguda condición y muerte prematura. En la vida cotidiana, se debe tener cuidado de proteger la herida de influencias externas. En particular, debe evitarse la contaminación. Por esta razón, el área afectada debe cubrirse generosamente o protegerse del contacto. El apósito para heridas debe revisarse y cambiarse a intervalos regulares. Si el líquido de la herida aumenta, se requiere acción. Si existe alguna duda sobre el procedimiento correcto para cambiar el apósito, se debe consultar al médico tratante. Durante los movimientos generales, se debe tener cuidado de evitar sentimientos de tensión. Estos pueden conducir a se extiende de los piel y por tanto a los desórdenes. Existe el riesgo de agrandamiento de la herida existente o de alteraciones en el proceso de curación progresiva. Por tanto, es importante adaptar la función motora a las condiciones de salud y evitar sobrecargas. Por lo tanto, con frecuencia, las actividades deportivas deben evitarse por completo durante el período de recuperación. Para apoyar el proceso de curación, el organismo debe recibir suficiente vitaminas. Por lo tanto, se debe prestar atención a un equilibrio dieta.