Manejo del estrés

El término estrés se refiere, por un lado, a las reacciones mentales y físicas (somáticas; corporales) provocadas por factores estresantes (estímulos externos específicos; tensiones) que permiten al cuerpo hacer frente a demandas particulares y, por otro lado, a la tensión física y mental que resulta. Estrés Por tanto, puede describirse como cualquier reacción sensible del organismo ante un posible peligro. Estas son "reacciones de lucha de vuelo". Una reacción que fue indispensable para la supervivencia durante la evolución, especialmente durante el período de cazadores-recolectores. Todas estrés Las reacciones del cuerpo pueden explicarse fácilmente por una reacción de lucha de huida. Si el peligro amenaza, el organismo debe prepararse para la actividad física. Para ello, el corazón la tasa aumenta, sangre se desplaza de los órganos abdominales (órganos abdominales) a los músculos y, al mismo tiempo, las percepciones se reducen al mínimo. Dolor las sensaciones se estrangulan, las capacidades cognitivas se reducen considerablemente, la sistema inmunitario se prepara para posibles lesiones y así el organismo está preparado para huir o luchar. Si las energías disponibles de esta manera no se disipan, resultan los síntomas de estrés permanente (ver más abajo). Este mecanismo se aplica tanto al llamado eustress, es decir, al estrés que se percibe como agradable, como al malestar, es decir, al estrés que se percibe como desagradable. Cuanto mayor es el estrés, más se inhibe la aparición de eustress, porque el estrés disminuye la neurotransmisión serotoninérgica. La neurotransmisión serotoninérgica es la liberación de neurotransmisor (Mensajero) serotonina y la unión de los mismos al receptor. El término estrés a menudo se utiliza y se malinterpreta. En primer lugar, se entiende por “estrés” una reacción normal y, sobre todo, necesaria de nuestro organismo a las exigencias que se nos imponen. El "estrés" es, por tanto, un estado físico y mental de activación y excitación. Sólo nosotros decidimos si el estrés nos “inspira” o si nos enferma. Si el organismo no fuera sensible al estrés, no reaccionaría a los factores externos y, por lo tanto, no podría adaptarse y no sería viable. De ello se deduce que hay una equilibrar entre las demandas percibidas y las estrategias de afrontamiento disponibles. Un factor central de prevención del estrés permanente es el cierre mental con una circunstancia estresante, es decir, la interrupción del pensamiento patológico excesivo. Es deseable pensar demasiado en los temas estresantes lo menos posible si se los percibe como subjetivamente estresantes. Si esto se percibe como una carga subjetiva, significa que el cuerpo ha alcanzado el límite de su “capacidad de reserva energética”. Como resultado, se produce un aumento del estrés oxidativo. Los pensamientos negativos, es decir, angustiantes, solo pueden compensarse con pensamientos angustiantes que se perciben como agradables. Una medida orientada a objetivos para esto es psicoterapia, para desarrollar estructuras de pensamiento positivas y optimistas. Este puede ser un proceso bastante largo en el caso de experiencias como un trauma (por ejemplo, una lesión mental).

Síntomas o quejas de estrés:

Trastornos psicovegetativos

  • Frecuencia de pulso más rápida, aumentada sangre presión.
  • Cambios en el patrón de respiración: las respiraciones se vuelven más rápidas y también disminuyen en duración; esto puede llevar a una "hiperventilación"
  • Sequedad de boca, sequedad de garganta
  • Manos y pies mojados
  • Sensación de calor
  • Inquietud, espasmos

Trastornos orgánicos (por regla general, estas ya son enfermedades secundarias del estrés permanente).

El estrés conduce, entre otras cosas, a cortisol y liberación de catecolaminas (biogénicas aminas noradrenalina, dopamina y adrenalina), esto a su vez puede ser la causa de numerosas enfermedades secundarias.

Enfermedades consecuentes del estrés

Las siguientes son las enfermedades más importantes que pueden ser co-causadas por el estrés:

Manejo del estrés o manejo del estrés

Las personas tienen diferentes zonas de amortiguamiento, llamadas recursos individuales, con las que enfrentan el estrés diario. Estos recursos pueden ser una alta autoestima, dones de empatía interpersonal o una buena formación. condiciónLos aspectos mentales, interpersonales y físicos están interrelacionados. Por ejemplo, un gran estrés en la vida laboral puede permanecer sin efectos negativos si existe un entorno familiar fuerte. Un entorno familiar estable o un círculo de amigos del que crece la sensación de bienestar es un factor preventivo importante para el estrés crónico. Los rasgos de carácter individual también influyen en el estrés: corazón y el otro saca lo mejor de todo. El término resiliencia se utiliza para describir la capacidad de las personas para renovarse independientemente después de crisis profundas, en el sentido de autorregulación. Cuanto mayor sea la resiliencia, más fuerte será la capacidad de aceptar un estrés psicológico y mayor será la probabilidad de mirar hacia adelante y encontrar soluciones. La capacidad de resiliencia es una característica individual. Está sujeto a factores genéticos y epigenéticos, la mayoría de los cuales se originan a principios de la infancia. El enfoque del manejo del estrés o el manejo del estrés es:

  • Inteligencia emocional La inteligencia emocional determina cómo se siente o se maneja el estrés. Describe la forma en que uno trata intuitivamente a otras personas y situaciones críticas. La forma de tratar a las personas difiere según las características de los hemisferios del cerebro. Cuanto más predominante la izquierda cerebro es (= pensamiento analítico), cuanto más fáctico y más predominante es el cerebro derecho (= pensamiento y emociones en red), más emocional.
  • Apoyo social Sin gente para hablar a, sin el apoyo de la pareja, la familia o los amigos, carece de una ayuda importante para lidiar con el estrés y las situaciones estresantes de la vida. Ellos dan fuerza. Muchos eventos críticos y tensiones pierden su terror siempre que haya personas que se preocupen por usted y con las que pueda hablar y que ofrecen ayuda. Nota: Siempre que esté en buena forma mental, un diálogo interno saludable y positivo puede ser una pieza complementaria adecuada al entorno social para hacer frente al estrés.
  • Estrategia de afrontamiento positiva o afrontamiento Las estrategias de afrontamiento o afrontamiento (inglés: afrontar, "afrontar, superar") se refiere a la forma de afrontar un acontecimiento de la vida (aquí: estrés) o una fase de la vida percibida como significativa y difícil. [aquí: Habilidad para lidiar de manera constructiva con situaciones críticas o tensiones = reducción de enfermedades]. A diferencia de la inteligencia emocional, se pueden aprender estrategias de afrontamiento constructivas.

Se hace una distinción entre:

  • Estrategias de afrontamiento positivas: capacidad para afrontar de forma constructiva situaciones críticas o tensiones = reducción de la enfermedad.
  • Estrategias de afrontamiento negativas: actitudes que refuerzan el estrés, como culparse a sí mismo, aislamiento de otros seres humanos = promoción de enfermedades.

Manejo del estrés

Numerosas formas Lead para el manejo del estrés. Esto se refiere a todas las acciones que mantienen salud como reunirse con amigos, hacer ejercicio, reír, aprendizaje y serenidad. Los siguientes son los pilares de apoyo del manejo del estrés:

  • Gestión del tiempo
  • Dieta saludable
  • Deporte y ejercicio
  • Higiene mental
  • Contactos sociales
  • Descanso y sueño regulares - meditación si necesario.
  • Aprendizaje una nueva área de conocimiento (por ejemplo, el lenguaje), si está asociada con la alegría y la motivación.