Fobia social: causas, síntomas y tratamiento

Fobia social, o fobia social, es una trastorno de ansiedad. En él, los enfermos temen llamar la atención negativa y avergonzarse en compañía. El miedo gira en torno a la posibilidad de que la atención general se centre en la propia persona. Alrededor del 11 al 15 por ciento de las personas desarrollan fobia social durante su vida.

¿Qué es la fobia social?

Fobia social se define en la CIE 10 (publicada por la OMS) de la siguiente manera: Las personas que padecen fobia social temen destacarse en grupos más reducidos y ser el centro de atención. La autoestima es baja y las críticas son difíciles de soportar. Característicamente, este miedo no ocurre en grandes multitudes. Se limita a situaciones sociales específicas. En algunos casos, el miedo se concentra en ocasiones como comidas públicas o conferencias. Sin embargo, es mucho más común que el miedo se extienda a muchas situaciones sociales. Los síntomas pueden incluir palpitaciones, náusea, temblores y sudoración. Porque la presión del sufrimiento puede aumentar hasta el punto de ataques de pánico, los individuos afectados adoptan un comportamiento de evitación para escapar de los síntomas que los acompañan de fobia social.

Causas

La fobia social puede tener una variedad de causas, generalmente involucrando toda una red de causas. Por un lado, los estudios han encontrado que una disposición genética también puede desempeñar un papel en dicho trastorno. Esto se muestra, por ejemplo, en estudios de gemelos. Otro motivo de una fobia social puede estar anclado en la personalidad de la persona afectada. Por ejemplo, las personas que tienen tales dificultades tienden a ser más inseguras y dudar de sí mismas, mientras que otras superan cosas comparables con humor. La baja confianza en uno mismo puede a su vez tener varias causas: una educación sin amor en la que no se pudo formar una confianza básica, traumas o déficits sociales como la exclusión, el rechazo, etc. Psicoterapia se puede utilizar para analizar las razones de la fobia social.

Síntomas, quejas y signos.

El síntoma típico de la fobia social es el miedo a los contactos sociales. La interacción con otras personas es una situación estresante para quienes la padecen. Por lo tanto, un signo de fobia social es evitar situaciones en las que uno tiene que interactuar o tener conversaciones con otras personas. Este comportamiento de evitación da como resultado las quejas correspondientes que pueden reducir significativamente la calidad de vida. Por un lado, los contactos sociales difícilmente pueden evitarse en una vida cotidiana normal. La vida profesional, las reuniones familiares o los contactos en situaciones cotidianas como las visitas al médico o las compras se convierten entonces en situaciones estresantes para las personas afectadas por la fobia social. Las quejas en tales situaciones también pueden ser a menudo de naturaleza psicosomática. Corazón palpitaciones, sudoración, sensación de estar a punto de desmayarse o tendencia a tartamudear son síntomas psicosomáticos típicos. Surgen nuevas quejas del intento de evitar tales situaciones. Los afectados se ven amenazados por el aislamiento social. La retirada total de la vida cotidiana alivia inicialmente el miedo a tener que afrontar situaciones sociales. Sin embargo, la mayoría de las personas con fobia social no están permanentemente felices con una vida tan restringida y desearían poder interactuar normalmente con los demás. Si no se trata, la fobia social se asocia a menudo con depresión. e incluso tendencias suicidas.

Diagnóstico y curso

Para diagnosticar de manera confiable la fobia social, se deben cumplir los criterios anteriores. Pero, ¿cómo se desarrolla tal trastorno? ¿Existe un curso típico? Como regla general, a las fobias sociales no se les puede asignar una sola razón causal. Son bastante insidiosos y se desarrollan lentamente a lo largo de los años. Si el trastorno no se trata adecuadamente, existe el riesgo de cronificación. Con frecuencia, trastornos adictivos y / o depresión. se agregan a la mezcla, con los afectados tratando de ayudarse a sí mismos por medio de alcohol, medicación o las drogas. A esto se le llama comorbilidad. A menudo ocurre que los pacientes se retiran cada vez más y se sienten solos. Sin embargo, si este trastorno se trata a tiempo, el pronóstico de recuperación de la fobia social es favorable.

Complicaciones

La fobia social es un trastorno que no debe subestimarse. Las personas afectadas evitan interactuar con otras personas. Se retraen, se aíslan cada vez más del "mundo exterior" social y no pocas veces desarrollan depresión.. Incluso ir al médico es posible para muchos pacientes solo después de varios intentos. El horror ya comienza en la calle. Allí, los pacientes con fobia aún pueden evitar a otras personas, pero en el autobús, tranvía o metro, escapar es imposible. El miedo se afianza. Los afectados intentan enmascarar la condición. Recurren a las drogas como tranquilizantesbenzodiazepinas). Para pasar la visita al médico, el uso a corto plazo como ayuda es perfectamente justificable. Sin embargo, tomarlos durante un período de tiempo más prolongado no es estrictamente aconsejable, ya que esto conduce a la dependencia y trae más problemas. Algunos fóbicos sociales desarrollan otras estrategias. Recurren a las bebidas alcohólicas. Esto puede convertirse rápidamente en una la adicción al alcohol. Evitar determinadas situaciones conlleva mayores limitaciones en la vida cotidiana de las personas con fobia social. Esto puede dificultar, por ejemplo, la elección de un trabajo adecuado. Si finalmente se encuentra, una deserción todavía puede ser una amenaza. Incluso estar en el aula durante las lecciones teóricas puede desencadenar un estado amenazante en la persona fóbica. No es infrecuente que esto termine en ataques de pánico. Algunos de los afectados logran convertirse en trabajadores calificados, mientras que otros permanecen no calificados de por vida y solo pueden mantener la cabeza arriba agua temporalmente con trabajo no calificado. Sin tratamiento médico, la fobia social puede intensificarse hasta tal punto que los pacientes ya no pueden establecer contacto social. A veces, esto puede promover un comportamiento suicida.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Fobia social, como patológica trastorno de ansiedad, es siempre un motivo para consultar a un médico. En tal situación, es más probable que los psicoterapeutas puedan ayudar. Sin embargo, es problemático que la transición entre un alto nivel de timidez o inseguridad y un miedo real no siempre sea clara. Las personas que encuentran muy difícil la interacción social y se caracterizan por el miedo a la decepción y al fracaso no se ven necesariamente afectadas por la fobia social. Por tanto, la fobia social se considera patológica cuando el miedo conduce a una conducta de evitación. Esto significa que la persona afectada realmente experimenta limitaciones como resultado del miedo. Estas limitaciones son entonces la razón para buscar ayuda. Las limitaciones pueden ser el aislamiento social, por ejemplo, o el miedo a la interacción en general. Si no está claro en qué medida las circunstancias personales o psicológicas Lead a estas limitaciones, se debe consultar a un profesional. Esto no tiene por qué ser necesariamente un médico. Un psicólogo también puede ayudar, al igual que un entrenador bien capacitado. El factor decisivo es que si se experimenta la vida social como severamente restringida, existe la voluntad de examinar y cambiar esto. Si, por el contrario, la fobia social ha progresado hasta el punto en que incluso eso ya no es posible, la responsabilidad recae en el medio ambiente.

Tratamiento y terapia

Pero, ¿cómo se puede tratar con éxito la fobia social? Ahora se ha reconocido que una combinación de psicoterapia y el tratamiento farmacológico es muy prometedor. Las opciones de medicación incluyen varias los antidepresivos, Tales como sertralina or mirtazapina, que tienen un efecto de alivio de la ansiedad porque actúan en áreas específicas del cerebro donde se origina la ansiedad. La medicación adecuada es un requisito previo para psicoterapia para ser eficaz en absoluto. Psicoterapéuticamente, cognitivo terapia de comportamiento Suele utilizarse para que los afectados aprendan a construir una imagen positiva de sí mismos y a afrontar mejor las derrotas. En este marco, el objetivo es que los pacientes se vuelvan más independientes de las opiniones de los demás. Además, varios relajación técnicas tales como relajación muscular progresiva or entrenamiento autógeno se practican para reducir el estrés. Idealmente, las crisis pueden evitarse si estos relajación las técnicas están bien dominadas. A corto plazo, la fobia social también se puede tratar con benzodiazepinas. El diazepam or alprazolam, por ejemplo, se puede utilizar para este propósito. Sin embargo, debido al potencial adictivo de estos tranquilizantes, deben usarse con la moderación necesaria y durante el menor tiempo posible. En consecuencia, existen algunos enfoques para tratar las fobias sociales.

Prevención

Dado que no se sabe exactamente qué desencadena en última instancia las fobias sociales, es difícil tomar medidas preventivas. medidasSin embargo, se encontró que una actitud peyorativa y de rechazo de los padres o compañeros en la infancia aumenta el riesgo. Por lo tanto, esto debe tenerse en cuenta en el propio estilo de crianza de los hijos. Además, se aplica lo siguiente: a la primera sospecha, se debe buscar tratamiento, porque entonces el pronóstico para la curación de una fobia social es el mejor. Una fobia social requiere un seguimiento psicoterapéutico, porque acompaña a la persona afectada durante el resto de su vida. Si el paciente estuvo previamente hospitalizado durante una estadía en el hospital, el cuidado posterior lo prepara para volver a la vida cotidiana fuera de la atención psiquiátrica.

Programa de Cuidados Posteriores

El alcance del cuidado posterior depende del individuo condición de la víctima. Independientemente, en la fobia, la ansiedad es un síntoma principal. La ansiedad arroja a la víctima equilibrar. Por lo tanto, incluso en el caso de una persona tratada con éxito que haya sido estabilizada emocionalmente, nunca se puede descartar por completo un posible deterioro. Durante terapia de comportamiento En el seguimiento, el paciente profundiza sus conocimientos sobre cómo integrar mejor su fobia en las rutinas diarias. Al mismo tiempo, el psicólogo le informa sobre qué comportamiento es útil en situaciones de ansiedad aguda. Se debe alentar a la persona afectada a que visite al terapeuta fuera del horario habitual de oficina, especialmente durante tales eventos. La dirección del terapeuta tiene aquí la función de una "isla protectora". Si el paciente ya no puede ejercer su profesión anterior debido a la fobia, el psicólogo también lo atenderá en este caso. Existe un riesgo muy alto de desarrollar depresión además de la fobia como resultado de la incapacidad para trabajar. Este curso desfavorable de la enfermedad se contrarresta durante la atención de seguimiento.

Que puedes hacer tu mismo

Enfrentar las situaciones que provocan ansiedad, como se usa en terapia de comportamiento, también pueden hacerlo los propios pacientes. Los libros de autoayuda y los folletos de capacitación pueden ser de ayuda. Aunque los libros de autoayuda no son suficientes para que todos los fóbicos sociales vencen por completo la ansiedad social, pueden ayudar a algunas personas a mejorar significativamente. Las personas con fobia social también pueden encontrar apoyo en Internet. Varios grupos en línea en forma de foros, aplicaciones y grupos de redes sociales pueden ayudar a los pacientes a no sentirse solos con sus miedos. Además, cuando los grupos de apoyo en línea trabajan juntos para reducir las conductas de evitación y disminuir otros síntomas, pueden generar un progreso tangible. Sin embargo, la mayoría de los foros y grupos en línea se centran en el alivio mutuo en lugar de en un enfoque (auto) terapéutico. Los grupos que se encuentran en la vida real ofrecen otra oportunidad de autoayuda. Sin embargo, los miedos de muchos fóbicos sociales se interponen en este camino, ya que son reacios a encontrarse con un grupo de extraños en un entorno desconocido. La atención plena puede ayudar a aliviar los síntomas de estrés y también mejorar los síntomas específicos de la fobia social. La atención plena es principalmente un complemento de otros métodos.