Senilidad: causas, síntomas y tratamiento

Bajo el término senilidad, la profesión médica se refiere a un agotamiento relacionado con la edad. En lengua vernácula, a la gente le gusta usar la palabra fragilidad. El hecho es que la dolencia de la vejez no es una enfermedad, sino un estado de apariencia de la persona que ocurre en la vejez.

¿Qué es la senilidad?

Bajo el término debilidad de la vejez, la profesión médica se refiere a un agotamiento relacionado con la edad. En el lenguaje común, a la gente le gusta usar la palabra fragilidad. La fragilidad de la vejez es un fenómeno complejo que, como su nombre indica, ocurre en la vejez. Sin embargo, no se considera una enfermedad independiente. El paciente sufre de memoria y trastornos funcionales debido al proceso de envejecimiento. Asimismo, en el caso de avanzado senilidad, apoyo de enfermería y medidas son necesarios. Las consecuencias de la insuficiencia senil son a veces osteoporosis, atrofia muscular y debilidad muscular. Sin embargo, la debilidad senil también puede convertirse en síndrome de fragilidad. El paciente se queja, en comparación con otras personas de su grupo de edad, de un aumento significativo de los síntomas del cuerpo, así como de pérdida de peso. fatiga y mayor inestabilidad de la marcha.

Causas

La causa de la senil demencia es, como su nombre lo indica, vejez. Después de cierta edad, la aparición de senilidad o la fragilidad es un cambio natural en el físico condición. Por esta razón, los profesionales médicos solo se ocupan del síndrome de fragilidad. Se considera que este síndrome necesita tratamiento y atención médica. Ciertamente existen diferentes procesos de desarrollo y factores de riesgo que favorecen el síndrome de fragilidad. Por ejemplo, las personas que sufren de hipertensión, diabetes mellitus y crónico inflamación a menudo se ven afectados. Del mismo modo, las personas que tienen un sistema inmunitario, sufrir de anemia, o tienen niveles hormonales significativamente alterados tienen más probabilidades de verse afectados por el síndrome que otros en su grupo de edad. Los médicos describen repetidamente que es "típico" que en el caso del síndrome de fragilidad, el nivel de PCR se eleve significativamente al mismo tiempo. Además, los médicos notan repetidamente una reducción testosterona nivel. También esto conduce probablemente, en relación con una baja Vitamina D espejo, al síndrome mencionado. Asimismo, los médicos podrían determinar una prevalencia dependiente de la edad; los síntomas del síndrome se vuelven significativamente más fuertes a partir de los 65 años.

Síntomas, quejas y signos.

Un signo típico de senil demencia es una disminución en memoria, afectando nombres y fechas de nacimiento, por ejemplo. Las personas afectadas también suelen ser obstinadas y con frecuencia se sienten exhaustas y cansadas. Esto puede ir acompañado de pérdida de peso no deseada, inmunodeficiencias y alteraciones del sueño, así como problemas para conciliar el sueño y permanecer dormido. Los cambios fisiológicos incluyen una disminución de la audición, hasta e incluyendo la pérdida completa de la audición. El sentido de la vista también puede verse afectado: hay un debilitamiento de la percepción del color y otras alteraciones visuales. El desarrollo de opacidad del cristalino u otras enfermedades oculares como cataratas o glaucoma también es típico. El sentido de olor y llaves también puede deteriorarse con la edad, lo que puede Lead a la falta de apetito. Acompañando esto, la senilidad también se manifiesta en trastornos del sistema musculoesquelético. Los afectados generalmente pueden moverse solo de manera limitada y mucho más lentamente que antes. Hay una disminución de hueso. masa, a menudo acompañado de dolor de huesos. Externamente, la debilidad senil se manifiesta por la típica manchas de la edad y senil piel. La senilidad incipiente o avanzada puede reconocerse principalmente por una disminución en el rendimiento físico y mental.

Diagnóstico y progresión

Si el paciente se queja de síntomas relativamente graves de senilidad que superan claramente a los de personas del mismo grupo de edad, es aconsejable que se consulte a un médico. El médico debe aclarar si se trata de un caso de debilidad pronunciada debido a la vejez o al síndrome de fragilidad. El médico aplica el examen y la clasificación según Fried. Si el paciente presenta más de tres síntomas, está sufriendo el síndrome de fragilidad. En este síndrome, se produce una fuerte pérdida de peso que ya no es controlable. También es evidente la debilidad muscular, que se acompaña de una pérdida de fuerza. El paciente se queja de fatiga, muestra un patrón de marcha y postura inestable y tiene un mayor riesgo de caída. Asimismo, el paciente presenta síntomas en el área de inestabilidad física; muchas personas afectadas también tienen reacciones significativamente más lentas. Asimismo, la capacidad de rendimiento se reduce significativamente. Si la persona afectada presenta más de tres síntomas, probablemente esté afectada por el síndrome de fragilidad. Sin embargo, si el médico diagnostica solo uno o dos síntomas, se debe asumir un deterioro de la condición general relacionado con la edad. condición. Sin embargo, el síndrome de fragilidad debe distinguirse claramente de otras enfermedades de la vejez. Por ejemplo, ni Alzheimer ni demencia tener algo que ver con el síndrome. Aunque es posible que estas enfermedades se produzcan junto con el síndrome, terapia forestal y el tratamiento están estrictamente separados. Aún no está claro en qué medida cambia el síndrome, con el transcurso del tiempo. Sin embargo, los médicos asumen que el síndrome, como la fragilidad clásica de la vejez, se vuelve más severo con los años y, por lo tanto, un deterioro general de la condición ocurre. Ni el síndrome de fragilidad ni la senilidad natural se pueden curar. Sin embargo, existen tratamientos que ralentizan la progresión o progresión de los síntomas.

Complicaciones

La debilidad debida a la vejez es un síntoma perfectamente común y ocurre en todas las personas. Sin embargo, algunos se ven más afectados por él que otros, lo que se debe a una diferencia dieta, estilo de vida mental y físico. La medida en que la debilidad senil afecta al paciente también depende en gran medida del progreso de la enfermedad y de la limitación de las funciones corporales. Como regla general, no existe tratamiento para la demencia senil. Puede detenerse o limitarse con medicamentos, pero no es posible una curación completa. Por ejemplo, la demencia senil a menudo conduce a memoria pérdida o deterioro de la memoria en pacientes. Varios otros órganos ya no pueden realizar sus funciones correctamente. En el peor de los casos, la insuficiencia senil conduce al fallo de un órgano y, por tanto, a la muerte. Sin embargo, no se puede predecir universalmente si ocurre este caso y cuándo. En muchos casos, la demencia senil también significa que los pacientes ya no pueden hacer frente a la vida cotidiana por sí mismos. Luego, dependen de la ayuda de la familia o los cuidadores para realizar las actividades cotidianas. En algunos casos, la hospitalización del paciente también es necesaria debido a la demencia senil.

¿Cuándo deberías ir al médico?

Debido a la debilidad senil, las personas generalmente no ven a un médico hasta que la debilidad o fatiga alcanza un cierto nivel. Para algunas personas, aptitud y la vitalidad perduran hasta la vejez. Otros se "debilitan" a una edad relativamente joven. Depende de muchas circunstancias cuándo y cómo surte efecto la fragilidad de la vejez. El aumento de la fragilidad es normal a la edad adecuada. Sin embargo, se recomienda una visita al médico. El aumento de la fragilidad en la vejez puede tener síntomas secundarios que pueden tratarse. En algunos casos, la enfermería medidas también son necesarios para brindar más apoyo a las personas que se están volviendo frágiles. En el caso de fragilidad excesiva y enfermedades acompañantes como hipertensión, diabetes or anemia, los expertos médicos hablan de un síndrome de fragilidad. Las personas mayores deben consultar a su médico con regularidad para analizar las medidas tan pronto como comience la fragilidad. Si necesario, administración of vitamina D3 o calcio puede ser necesario. La ingesta de antihipertensivos o el mejor ajuste de diabetes puede ser iniciado por el médico. El primer punto de contacto en el caso de la demencia senil debería ser inicialmente el médico de familia. Si es necesario, puede derivar al paciente a un internista u otro especialista. En el caso de senilidad avanzada y disminución de la independencia, también es posible solicitar un título de enfermería o ayuda a domicilio. Aquí, el médico puede asesorar sobre posibles medidas.

Tratamiento y terapia

En primer lugar, un equilibrio dieta es importante. La persona afectada debe recibir todos los nutrientes necesarios y asegurarse de beber suficientes líquidos. Si la persona afectada ya está demasiado débil o se olvida de ingerir suficientes alimentos y líquidos, es necesario que los familiares o incluso cuidadores profesionales lo cuiden. En casos extremos, incluso se puede utilizar nutrición intravenosa. Además, se debe tener cuidado de continuar desarrollando los músculos y así detener la pérdida de fuerzaPor tanto, la persona afectada debe llevar a cabo una aptitud programa o también luchar contra los síntomas de la debilidad de la vejez con terapias físicas, así como fisioterapia. Finalmente, una combinación de coordinación tareas así como entrenamiento de fuerza no solo mejora los músculos y cerebro, pero también reduce el riesgo de caídas.

Perspectivas y pronóstico

En general, la demencia senil es un síntoma común que no requiere tratamiento. Ocurre a edades más avanzadas y no se puede evitar. Los afectados se sienten relativamente cansados, fatigados y débiles debido a la demencia senil. También hay una capacidad muy reducida para hacer frente a estrés. Las actividades ordinarias de la vida cotidiana pueden parecerle difíciles a la persona afectada, por lo que el paciente puede depender de la ayuda de otras personas en su vida diaria. Del mismo modo, la demencia senil tiene un impacto negativo en la memoria del paciente y concentración. También hay alteraciones en la orientación, equilibrar trastornos y aumento de la fragilidad. Esto aumenta el riesgo de infecciones, inflamaciones y fracturas óseas. La calidad de vida de la persona afectada disminuye significativamente debido a la demencia senil y existen restricciones en la vida cotidiana. La demencia también puede desarrollarse como resultado de la demencia senil. No es posible tratar la demencia senil de forma causal. Sin embargo, los afectados pueden limitar la mayoría de las quejas y síntomas relativamente bien a través de un estilo de vida activo y saludable, de modo que la vida diaria sea soportable.

la prevención del cáncer

Todas las personas pueden tomar medidas preventivas contra la demencia senil si evitan, a lo largo de su vida, varias factores de riesgo, disfruta de un equilibrado dieta y asegúrese de que hagan suficiente ejercicio.

Programa de Cuidados Posteriores

Con el cuidado posterior, a un profesional médico le gustaría prevenir, entre otras cosas, la recurrencia de una enfermedad. Sin embargo, esto no es posible con la demencia senil. No se puede curar y ocurre inevitablemente como resultado del proceso de envejecimiento. Sin embargo, dolor o un deterioro en la calidad de vida no necesariamente tiene que ser aceptado. Las quejas típicas de la vejez se vuelven cada vez más intensas. Por tanto, el postratamiento tiene la tarea de prevenir posibles complicaciones. Los médicos apoyan a las personas mayores en esto. No es inusual que los pacientes sean atendidos cada seis meses. Es fundamental que los afectados participen en controles y exámenes preventivos. Después de un diagnóstico, también es importante aprender a lidiar con la vejez. Las medidas adecuadas se pueden enseñar en un terapia forestal sesión. Las personas afectadas deben entonces aplicarlos de forma independiente en casa. Crema antienvejecimiento Las medidas incluyen, sobre todo, el ejercicio, entrenamiento de memoria y una dieta saludable. Minimizan los síntomas. Los médicos solo pueden acompañar el proceso de envejecimiento. Los tratamientos farmacológicos se utilizan con bastante poca frecuencia. La atención de seguimiento puede ser proporcionada por el médico de familia, un internista o especialistas específicos. Si la demencia senil produce síntomas graves y se presentan otras enfermedades, también se puede aprobar la asistencia a través de un seguro de atención a largo plazo.

Que puedes hacer tu mismo

Dado que la debilidad por la edad es un proceso natural, también cualquier medida de autotratamiento ayuda solo de manera condicional. Sin embargo, son adecuados para la preservación de las funciones aún existentes y pueden obstaculizar el progreso de las quejas que se producen. Por tanto, la muerte celular programada siempre está implicada en la insuficiencia senil. Una dieta saludable con muchos vitaminas, grasas saludables y minerales ayuda a proteger las estructuras celulares ya existentes. Por lo tanto, las células ya existentes se pueden conservar por más tiempo. Los antioxidantes también ayudan porque protegen las células del daño de los radicales libres. Sin embargo, las áreas del cuerpo que ya están severamente dañadas estructuralmente no se pueden restaurar de esta manera. También es importante mantener las funciones de los músculos. La gimnasia debe ser practicada por personas mayores dentro de los límites de sus posibilidades. Las actividades deportivas también deben integrarse en la vida cotidiana. Cada músculo que se mantiene o se desarrolla ralentiza la aparición de restricciones de movimiento relacionadas con la edad. El límite entre esfuerzo moderado y empujar los límites de lo que todavía es posible debe explorarse en las prácticas deportivas lentas. El rendimiento cognitivo deteriorado se puede contrarrestar mediante cerebro Aquí, los juegos que requieren rendimiento de la memoria son tan adecuados como la participación animada en eventos sociales y la estimulación dirigida con estímulos que se perciben fácilmente. La abundancia de actividades mejora la sensación de estar vivo y, por tanto, también la percepción de la vejez.