Escoliosis: terapia y síntomas

Breve descripción

  • Tratamiento: fisioterapia, corsé, yeso, técnica ortopédica, cirugía, ejercicios especiales.
  • Síntomas: hombros erguidos a diferentes alturas, pelvis torcida, cabeza torcida, “joroba costal” lateral, dolor de espalda, tensión.
  • Causas y factores de riesgo: causa predominantemente desconocida; escoliosis secundaria, por ejemplo, debido a enfermedades o lesiones congénitas o adquiridas
  • Diagnóstico: Examen físico, prueba de Adams, pruebas de movilidad/fuerza, radiografía, determinación de madurez esquelética.
  • Pronóstico: Con tratamiento, generalmente el pronóstico es bueno; cuanto más temprana sea la terapia, mejor será el pronóstico; sin tratamiento, progresión de la enfermedad, rigidez del segmento vertebral respectivo, desgaste prematuro
  • Prevención: La prevención concreta normalmente no es posible; la detección temprana y la terapia previenen consecuencias posteriores

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una curvatura lateral permanente de la columna en la que las propias vértebras también están torcidas y desplazadas. Para comprender exactamente qué constituye la escoliosis, es útil saber cómo está estructurada una columna sana.

Breve excursión a la anatomía: la estructura de la columna

Visto de lado, el lomo tiene forma de doble “S”. La columna cervical y lumbar se curvan hacia adelante (lordosis), mientras que la columna torácica y sacra (sacro) se curvan hacia atrás (cifosis). Si miras la columna desde atrás, forma una línea aproximadamente recta desde la cabeza hasta el pliegue anal con sus apófisis espinales. Los cuerpos vertebrales se encuentran uniformemente uno encima del otro y entre cada dos de ellos hay un disco intervertebral que sirve de amortiguador.

La columna es una parte importante del esqueleto de soporte y también protege la médula espinal, un conjunto de vías nerviosas que transmite señales entre el cuerpo y el cerebro.

Escoliosis

La escoliosis es una afección en la que se altera la estructura de la columna. El nombre de la enfermedad proviene de la palabra griega "scolios", que significa "torcido": en este caso, la columna se curva no sólo hacia adelante y hacia atrás, sino también hacia un lado.

Además, los huesos vertebrales individuales se tuercen sobre sí mismos y toda la columna vertebral en su eje longitudinal (rotación y torsión). Como resultado, las apófisis óseas del cuerpo vertebral (apófisis espinosa, proceso espinoso) no apuntan directamente hacia atrás. Por tanto, el lado de las apófisis que mira hacia el abdomen o el pecho gira en la dirección de la curvatura de la columna. La rotación es mayor en el vértice de la escoliosis y disminuye nuevamente en las extensiones del segmento espinal curvado.

A medida que avanza la escoliosis, es posible que el segmento vertebral correspondiente se ponga rígido.

Los distintos grados de torsión crean fuerzas de tensión y presión entre las vértebras individuales. Como resultado, el hueso vertebral también tiene una estructura ósea torcida (torcida): en el lado curvado hacia afuera, el cuerpo vertebral es más alto que en el lado que mira hacia adentro. Lo mismo se aplica a los discos intervertebrales entre los huesos vertebrales. Esto resulta en una perversidad permanente. Los expertos también denominan escoliosis por torsión a la columna torcida y torcida.

¿Qué formas de escoliosis existen?

La escoliosis se puede dividir en diferentes formas, según el punto de vista. Por ejemplo, se hace una distinción general entre escoliosis idiopática y escoliosis secundaria.

  • Idiopático significa que no se puede encontrar ningún desencadenante específico de la afección.
  • La escoliosis secundaria, por otro lado, siempre es el resultado de una causa conocida.

Estas escoliosis “verdaderas” (estructurales) deben distinguirse de una malposición escoliótica (también escoliosis funcional).

La mala alineación escoliótica pasa y vuelve a la normalidad con movimientos pasivos o activos. Ocurre, por ejemplo, para compensar una oblicuidad pélvica.

Dado que en muchos casos se desconoce la causa de la escoliosis, no se puede prevenir de forma eficaz.

La verdadera escoliosis se puede diferenciar aún más por la edad y el patrón de curvatura.

Escoliosis de diferentes grupos de edad.

Sin embargo, la escoliosis adolescente es más común a partir de los once años. La columna suele estar curvada hacia la derecha en las vértebras torácicas (escoliosis convexa derecha). Las niñas se ven afectadas con más frecuencia que los niños.

patrón de curvatura

La escoliosis también se puede clasificar según el centro (o vértice) de su curvatura principal en la columna. En la escoliosis torácica, la curvatura se encuentra en la columna torácica (columna torácica). La escoliosis toracolumbar tiene su curvatura lateral más pronunciada donde la columna torácica pasa a la columna lumbar (LS). Una curvatura de la columna en la región lumbar se llama escoliosis lumbar.

  • En algunos casos, las personas afectadas padecen escoliosis tanto torácica como lumbar. Se forma un patrón de curvatura que, cuando se mira la espalda del paciente desde atrás, recuerda a la letra "S" (doble arco).
  • Si la columna está completamente curvada hacia un lado, los médicos lo llaman escoliosis en forma de C.
  • Si la columna se curva alternativamente hacia la derecha y hacia la izquierda en todas las secciones (columna torácica, columna lumbar y su transición), el resultado es una columna en doble S, también llamada escoliosis triple.

Grado de curvatura

  • Escoliosis leve: ángulo de hasta 40 grados (escoliosis de 1er grado).
  • Escoliosis moderada: ángulo entre 40 y 60 grados (escoliosis de 2º grado)
  • Escoliosis grave: ángulo de 61 a 80 grados (escoliosis de tercer grado)
  • Escoliosis muy grave: ángulo superior a 80 grados (escoliosis de cuarto grado)

Frecuencia: Esta es la frecuencia con la que ocurre la enfermedad.

Alrededor del dos al cinco por ciento de la población sufre de escoliosis idiopática. Según un estudio del Centro Médico Maimonides (EE.UU.), la incidencia aumenta hasta el 68 por ciento en la vejez (de 60 a 90 años).

Cuanto mayor es la curvatura de la columna y cuanto mayor es la edad, más frecuentemente se ven afectadas las mujeres y las niñas. Las escoliosis leves son más comunes en los niños. Las escoliosis más pronunciadas, con un ángulo de Cobb de más de veinte grados, se encuentran aproximadamente siete veces más frecuentemente en mujeres que en hombres.

Discapacidad severa

Las oficinas de pensiones locales suelen ser responsables de reconocer un GdB; su médico es la persona de contacto.

¿Cómo se trata la escoliosis?

Los médicos tratan la escoliosis de forma conservadora con fisioterapia o un aparato ortopédico y, en casos graves, quirúrgicamente. Es recomendable iniciar el tratamiento de la escoliosis lo antes posible después del diagnóstico. La elección del tratamiento depende del grado, causa y ubicación de la curvatura espinal, así como de la edad y condición física del paciente. La fisioterapia suele ser suficiente para la escoliosis leve, mientras que los médicos tratan las formas más graves con un corsé para escoliosis. Si la curvatura es muy grave, la cirugía suele ser útil.

Objetivos de la terapia de la escoliosis

Con el tratamiento de una curvatura de la columna, los médicos junto con otros especialistas como los fisioterapeutas intentan conseguir que la escoliosis desaparezca o al menos no empeore.

corsé de escoliosis

Se utiliza un corsé de escoliosis para las curvaturas espinales más graves del niño (ángulo de Cobb de 20 a 50 grados). Suele conseguir muy buenos resultados en casos de escoliosis que no se deben a enfermedades subyacentes graves (malformaciones, enfermedades musculares o nerviosas u otras).

El aparato ortopédico (órtesis) está hecho de plástico y tiene almohadillas de presión (almohadillas) incorporadas y espacios libres (zonas de expansión).

Se fabrica a medida, se fija al cuerpo mediante correas y cierres de velcro y tiene la función de devolver la columna a su forma natural. El paciente suele llevar la órtesis entre 22 y 23 horas al día. Se encuentran disponibles diferentes corsés para escoliosis según el nivel de las curvaturas principales.

En las niñas, el tiempo de uso diario se puede reducir gradualmente aproximadamente dos o tres años después del primer período menstrual, dependiendo del progreso de la paciente. En los niños, primero se debe alcanzar una cierta madurez esquelética (estadio de Risser cuatro o cinco), de modo que ya no se pueda esperar un crecimiento importante de la columna.

Los ejercicios gimnásticos regulares favorecen además el tratamiento eficaz de la escoliosis con ortesis.

Tratamiento de yeso

En algunos casos de curvatura espinal temprana (menores de cinco años, escoliosis de aparición temprana), se puede considerar el tratamiento de la escoliosis con un corsé de yeso. En este caso, la columna sigue creciendo con normalidad. El tratamiento con yeso suele ir seguido de una terapia con un corsé para escoliosis.

Terapia quirúrgica de la escoliosis

En algunos casos, el tratamiento conservador de la escoliosis (fisioterapia, corsé) no es suficiente. Si una escoliosis empeora visiblemente y la curvatura es grave, los médicos suelen recomendar el tratamiento quirúrgico de la escoliosis. Al hacerlo, tienen en cuenta varios factores:

  • la gravedad de la curvatura (desde un ángulo de Cobb de aproximadamente 40 grados lumbar y 50 grados torácico),
  • progresión rápida y desgaste inminente,
  • edad (si es posible, no antes de los diez a doce años), y
  • el estado físico general (estrés psicológico, dolor continuo).

Durante el procedimiento quirúrgico real, el cirujano expone la sección afectada de la columna. La operación se realiza desde delante, a través de la cavidad torácica o abdominal, o desde atrás. Todas las terapias quirúrgicas para la escoliosis tienen como objetivo común que se estire la columna torcida y se elimine su rotación. Además, el médico estabiliza la columna, por ejemplo, mediante tornillos y varillas.

Terapia mediante rigidez.

En la llamada espondilodesis (fusión espinal), se hace que las vértebras crezcan juntas intencionadamente en la zona afectada. El objetivo es endurecer la columna en su forma previamente corregida.

Nuevas terapias quirúrgicas para la escoliosis en niños y adolescentes

El endurecimiento de la columna impide su crecimiento natural. Por tanto, no es una opción para niños y adolescentes. En lugar de ello, los médicos utilizan, por ejemplo, varillas especiales de titanio.

Las llamadas VEPTR (prótesis de costilla de titanio vertical expandible) se insertan de tal manera que no impiden que la columna crezca, por ejemplo, desde la costilla hasta la vértebra.

Las variantes modernas de estas varillas, las “varillas de crecimiento”, contienen un pequeño motor controlado a distancia. Esto permite adaptarlos al crecimiento espinal respectivo desde el exterior y sin ninguna intervención adicional.

Un complejo sistema de tornillos, varillas y una placa especial llamado método Shilla también promete terapia para la escoliosis sin impedir el crecimiento. Las varillas utilizadas "crecen con" el paciente a medida que se deslizan en sus tornillos de montaje. Una vez que se completa el crecimiento óseo, se puede extraer el sistema.

Sistema de corrección

Otro método es el sistema de corrección “ApiFix”. Se fija verticalmente en el arco de curvatura de la escoliosis. En los meses siguientes a la implantación se siguen tratamientos de fisioterapia.

El sistema de corrección reacciona mediante un mecanismo de trinquete: si la columna se estira como resultado del ejercicio, el sistema es arrastrado y se bloquea en una nueva posición. Como resultado, la columna ya no vuelve a caer en su posición curvada inicial. Esta terapia de la escoliosis es gradual para que el tejido circundante se adapte mejor.

técnica de corsé

Rehabilitación

Dependiendo del tratamiento quirúrgico de la escoliosis realizado, siguen otros tratamientos, por ejemplo:

  • Corsé para escoliosis, que se puede quitar tan pronto como las partes operadas de la columna se hayan osificado
  • @ Aplicaciones fisioterapéuticas controladas y ejercicios fisioterapéuticos.

La rehabilitación se realiza de forma ambulatoria o hospitalaria. En cualquier caso, se anima a los pacientes afectados a aprender nuevos movimientos lo antes posible. Con estas medidas de rehabilitación se puede apoyar de forma útil el tratamiento quirúrgico de la escoliosis y prevenir daños posteriores.

Tratamiento de enfermedades subyacentes.

Si la escoliosis es el resultado de otra afección, esta siempre debe tratarse al mismo tiempo. Esto se aplica en particular a enfermedades o malformaciones que favorecerían la progresión de la curvatura de la columna. Por ejemplo, si un paciente tiene piernas de diferentes longitudes, se intenta compensar esta diferencia con zapatos especiales.

Terapia del dolor

A veces, la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) ayuda a aliviar el dolor causado por la escoliosis. Se aplican electrodos a la piel sobre el área dolorida. Estos electrodos liberan impulsos eléctricos que actúan sobre nervios más profundos. De este modo inhiben la transmisión del dolor de estos nervios al cerebro. La Red Alemana de Escoliosis también incluye la acupuntura como parte de una terapia integral para la escoliosis; se dice que también alivia el dolor en algunos pacientes.

ejercicios de escoliosis

Para curvaturas leves de la columna, los ejercicios de fisioterapia son adecuados como terapia para la escoliosis. Están destinados a corregir la postura. Además de las aplicaciones fisioterapéuticas, también existen ejercicios para la escoliosis que el paciente puede realizar en casa. Los ejercicios como parte de la terapia de la escoliosis deben:

  • Mejorar la postura
  • Fortalecer los músculos
  • Eliminar curvaturas hacia adelante y hacia atrás.
  • Aumentar la función pulmonar y cardíaca.

Mientras tanto, existen muchos métodos para tratar la escoliosis mediante ejercicios.

Lea más sobre cómo se puede tratar la escoliosis con ejercicios en el artículo Ejercicios para la escoliosis.

SIDA

Por ejemplo, existen almohadas y colchones especiales que ayudan a quienes la padecen a dormir mejor o sin dolor.

En casos graves, se pueden utilizar ayudas para caminar y sillas de oficina ergonómicas especiales también ayudan a los afectados en la vida cotidiana o en el trabajo.

Síntomas

En muchos casos, la escoliosis es un problema más bien estético. Sin embargo, cuanto más tiempo permanezca sin tratar, más probable será que se produzca dolor en el curso de la enfermedad. Esto se debe a que la gravedad de los síntomas siempre depende de qué tan avanzada esté la curvatura.

Los síntomas de la escoliosis externa que se pueden observar a simple vista incluyen.

  • Hombros que se levantan a diferentes alturas.
  • Pelvis torcida o pelvis que sobresale de un lado
  • Cabeza torcida

En la escoliosis pronunciada, a menudo aparece la llamada joroba costal y, en muchos casos, se forman protuberancias musculares en las regiones lumbar y cervical.

Lea más sobre los síntomas de la escoliosis aquí.

Causas y factores de riesgo

Alrededor del 90 por ciento de todas las escoliosis son idiopáticas, es decir, no se sabe por qué se desarrollan. Para el diez por ciento restante, escoliosis secundarias, existen varias causas posibles que conducen a la curvatura de la columna.

escoliosis malformacional

Esta forma de escoliosis se debe a malformaciones congénitas de partes individuales de la columna, por ejemplo.

  • Cuerpos vertebrales en forma de cuña (diferentes alturas marginales)
  • Huesos vertebrales partidos o a medio formar
  • Malformaciones congénitas de las costillas (sinostosis)
  • Defectos en el canal espinal (como diastematomielia)

Por eso los expertos se refieren a ellos como escoliosis congénita (congénita).

Escoliosis miopáticas

La artrogriposis también suele provocar en casos graves una escoliosis pronunciada. Se trata de una rigidez articular congénita causada por cambios en los tendones, músculos y tejido conectivo.

Escoliosis neuropática

De esta forma, el daño al sistema nervioso da como resultado una columna torcida. Los músculos que estabilizan la columna (músculos abdominales y de la espalda) ya no funcionan como de costumbre. Esto crea un desequilibrio y la columna se curva en la dirección de los músculos flojos.

Estos trastornos del sistema nervioso provocan, entre otras cosas, la escoliosis.

  • Miastenia gravis (parálisis muscular).
  • Inflamación viral de la médula espinal (mielitis)
  • Daño cerebral en la primera infancia (como parálisis cerebral infantil)
  • Enfermedades neurodegenerativas con daño y pérdida de células nerviosas (por ejemplo, atrofia muscular espinal con disminución de la segunda vía nerviosa hacia la musculatura)
  • Formaciones de cavidades en la médula espinal debido a la congestión del líquido cefalorraquídeo (siringomielia)
  • Crecimientos malignos o benignos (como tumores espinales)

Otras causas de escoliosis

Grupo de enfermedades

Causas de la escoliosis (ejemplos)

Trastornos del tejido conectivo

Enfermedades reumáticas

Malformaciones de las estructuras hueso-cartílago (osteocondrodisplasias)

Infecciones óseas (agudas, crónicas)

Trastornos metabólicos (trastornos metabólicos)

Cambios lumbosacros en la región de las vértebras lumbares y el hueso cruzado

Además, en algunos casos los accidentes provocan escoliosis. Estas escoliosis postraumáticas se producen, por ejemplo, tras la rotura de una vértebra, quemaduras o lesiones de la médula espinal. Además, algunas intervenciones médicas provocan curvatura de la columna, como la radiación o la laminectomía. En este último caso se extrae una parte del hueso vertebral (arco vertebral posiblemente con apófisis espinosa).

Como ocurre con muchas enfermedades, los expertos sospechan que la escoliosis también es hereditaria. En el 97 por ciento de los casos, la escoliosis es hereditaria. Entre los gemelos idénticos, ambos padecen escoliosis hasta en un 70 por ciento de los casos. Dado que la escoliosis aumenta con la edad, los investigadores suponen que el desgaste (cambios degenerativos) en última instancia también influye decisivamente.

Diagnóstico y examen.

  • ¿Cuándo notó por primera vez la columna torcida?
  • ¿Sufre de dolencias como dolor de espalda?
  • ¿Ya tuviste tu primer período menstrual (menarca) o cambio de voz?
  • ¿Qué tan rápido ha crecido en los últimos años?
  • ¿Existen otras afecciones conocidas, como deformidades en los pies, pelvis torcida, enfermedades musculares o nerviosas?
  • ¿Hay algún caso conocido de escoliosis en su familia?

La Sociedad de Investigación de Escoliosis de EE. UU. publica periódicamente cuestionarios para pacientes que padecen escoliosis (versión actual SRS-30). En traducción alemana, los médicos aquí también utilizan este cuestionario.

Tiene sentido que los afectados rellenen el cuestionario periódicamente. Esto permite indicar cómo se sienten sobre el curso de la enfermedad y evaluar el éxito de las terapias que se han llevado a cabo.

Examen físico

Además, comprueba la igualdad lateral de los omóplatos (posición simétrica de los hombros) y la cintura, así como el contorno del torso. En el caso de la escoliosis, los hombros están a diferente altura. Los dos llamados triángulos de cintura también difieren en tamaño, es decir, en la distancia desde el brazo caído izquierdo o derecho hasta el torso.

Durante el examen físico, el médico también observa la imagen fija desde un lado. De esta manera, reconoce una joroba excesiva (hipercifosis) o una columna fuertemente curvada hacia el abdomen (hiperlordosis, como la espalda hundida).

En casos raros y pronunciados, se forma una joroba distintiva en la columna torácica. La columna torácica no sólo se curva hacia un lado, sino que también se curva fuertemente hacia atrás (cifoescoliosis).

Esta cifoescoliosis suele aparecer junto con otras enfermedades, por ejemplo, el raquitismo, la inflamación de la médula ósea o la tuberculosis de los cuerpos vertebrales.

Además, en el contexto de la escoliosis también se notan una pelvis torcida o piernas de diferentes longitudes (diferencia de longitud de las piernas).

Por el contrario, las manchas de color marrón claro y uniformes en la piel, las llamadas manchas café con leche, son típicas de la enfermedad hereditaria neurofibromatosis tipo 1 (enfermedad de Recklinghausen), que afecta principalmente a la piel y al sistema nervioso. Las personas afectadas también padecen en algunos casos escoliosis, especialmente cifoescoliosis.

Exploración física en bebés.

La escoliosis en los bebés puede hacerse visible mediante diversas pruebas posturales. Por ejemplo, si el niño se acuesta con el abdomen sobre la mano del examinador, éste puede detectar fácilmente una columna torcida, ya que la curvatura suele ser claramente visible en la espalda.

En la reacción de inclinación lateral de Vojta se pueden detectar diferencias en el desarrollo de brazos y piernas. Para ello, el médico sostiene al niño de lado y presta atención a la tensión corporal del bebé. Cuando se sostiene del lado opuesto a la curvatura, el cuerpo generalmente cae mucho más fláccido que en el lado hacia el cual se dirige la curvatura.

La escoliosis también es claramente visible en la reacción de suspensión vertical según Peiper e Isbert. Sostenido por los pies y colgado boca abajo, todo el cuerpo del bebé muestra una curvatura en forma de C hacia un lado.

prueba de adams

Por regla general, el médico mide la extensión de la joroba costal o del abultamiento muscular mediante un escoliómetro o inclinómetro. Al hacerlo, compara las alturas de los lados izquierdo y derecho. Según las directrices, las desviaciones de más de cinco grados se consideran patológicas. En estos casos, se realizan más exámenes, en particular radiografías de la columna.

Examen de movilidad, fuerza, extensibilidad y reflejos.

Como parte del examen físico, el médico también le pedirá que se incline hacia adelante, hacia atrás y hacia un lado. Al hacer esto, comprobará la movilidad de la columna. También medirá la distancia entre los dedos y el suelo en una postura máximamente inclinada hacia adelante con las piernas extendidas. Lo ideal sería tocar el suelo (0 cm), pero esto rara vez es posible en caso de escoliosis pronunciada.

Además, el médico comprobará si la curvatura de la columna se puede compensar activamente con sus propios movimientos o con la ayuda manual del médico (corrección manual pasiva). Las escoliosis estructurales “reales” difícilmente se pueden cambiar, si es que se pueden cambiar.

Rayos X

En muchos casos, el médico ya diagnosticará la escoliosis basándose únicamente en el examen físico. Sin embargo, si se sospecha una curvatura de la columna, siempre solicitará un examen de rayos X. Esto implica obtener imágenes de toda la columna mientras está de pie, una vez vista desde adelante (o atrás) y otra vez desde un lado.

Con la ayuda de las imágenes de rayos X, el médico mide el ángulo de Cobb (en la escoliosis infantil, más bien el ángulo de salida de las costillas RVAD), determina las curvaturas mayores y menores, identifica las vértebras en el ápice y las vértebras terminales y determina el patrón de curvatura. Este procedimiento es importante para el tratamiento posterior de la escoliosis. Además, de esta forma se pueden detectar malformaciones o deformaciones de los huesos.

Determinación de la madurez esquelética.

Para evaluar la progresión de la escoliosis en adolescentes, es importante determinar la etapa de crecimiento de la columna. Para ello, se utilizan rayos X para evaluar la madurez esquelética a partir de la osificación de los procesos de la cresta ilíaca (apófisis).

Aunque la edad suele estar relacionada con la madurez esquelética, puede diferir en algunas circunstancias. Para el pronóstico de la escoliosis, la edad ósea es más fiable que la edad vital.

Alternativas de rayos X

Además del diagnóstico convencional por rayos X, existen varios métodos de imágenes disponibles para el examen de la escoliosis que no implican exposición a la radiación. Las alternativas incluyen el método Optimetric, la fotogrametría Moiré, el sistema Formetric de esteriometría de vídeo rasterizado o el análisis espinal 3D “ZEBRIS”. Sin embargo, estos métodos sólo pueden utilizarse de forma limitada para evaluar la escoliosis, especialmente en comparación con las imágenes de rayos X.

Exámenes adicionales

En casos excepcionales, el médico obtendrá imágenes transversales mediante una tomografía por resonancia magnética (MRI), especialmente si se sospechan malformaciones de la médula espinal o cambios en el canal espinal (como tumores).

En la escoliosis grave, la función cardíaca y pulmonar se ve alterada por las curvaturas y torsiones de toda la región torácica. En estos casos, el médico programará más pruebas. Estos incluyen, por ejemplo, exámenes de ultrasonido del corazón y una prueba de función pulmonar (espirometría).

Curso de la enfermedad y pronóstico.

El curso de la escoliosis varía mucho. En principio, cuanto antes se produzca una curvatura de la columna, más probabilidades habrá de que progrese (sin tratamiento).

La escoliosis infantil es una excepción. Durante los dos primeros años de vida, una columna torcida regresa por sí sola hasta en el 96 por ciento de los casos. También puede verse influenciado positivamente mediante medidas de posicionamiento adecuadas y fisioterapia.

Si persiste una escoliosis residual de más de 20 grados, los padres del bebé afectado deben esperar que la escoliosis progrese.

Riesgo de empeoramiento de la escoliosis.

Si la escoliosis sólo se presenta en los siguientes años de vida, el pronóstico depende de varios criterios. Por ejemplo, las enfermedades subyacentes del sistema muscular o nervioso suelen empeorar el curso de la enfermedad. En las escoliosis idiopáticas, además de la edad, son importantes otros factores (posible crecimiento residual):

  • Ángulo de Cobb inicial
  • Etapa de Risser (madurez esquelética)
  • Momento del primer período menstrual (menarquia, asociación comprobada con crecimiento óseo episódico en los años siguientes)

Ángulo de Cobb en grados

10-12 años

13-15 años

16 años

más pequeño 20

25 por ciento

10 por ciento

0 por ciento

20-29

60 por ciento

40 por ciento

10 por ciento

30-59

90 por ciento

70 por ciento

30 por ciento

mayor 60

100 por ciento

90 por ciento

70 por ciento

Curso de la enfermedad en la vejez.

La escoliosis empeora en muchos casos incluso en la edad adulta. Esto es especialmente cierto si el ángulo de Cobb al finalizar el crecimiento es superior a 50 grados. Los cálculos de las escoliosis torácicas y lumbares han demostrado que la curvatura aumenta aproximadamente entre 0.5 y un grado por año.

En el caso de escoliosis graves, especialmente en la zona lumbar, aumenta el riesgo de sufrir molestias dolorosas. Las curvaturas especialmente pronunciadas a menudo también irritan los nervios espinales y provocan molestias o dolor.

Si la escoliosis alcanza un valor de unos 80 grados, en muchos casos reduce la esperanza de vida.

Existe riesgo de complicaciones graves como inflamación de los pulmones, bronquitis crónica o inflamación de la pleura pulmonar (pleuresía). Además, el corazón también se ve sometido a una tensión cada vez mayor (cor pulmonale).

Complicaciones después de la cirugía de escoliosis.

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la cirugía de columna conlleva ciertos riesgos, como sangrado, infección (especialmente en pacientes con acné) o trastornos en la cicatrización de heridas. En la escoliosis idiopática no suelen producirse alteraciones sensoriales ni parálisis. Sin embargo, el tratamiento quirúrgico de la escoliosis puede provocar lesiones en los nervios o la médula espinal.

Sin embargo, la probabilidad de que se produzca tal complicación es muy baja. Según los estudios, es del 0.3 al 2.5 por ciento. El riesgo aumenta cuando se realiza una cirugía mayor y hay otras afecciones (especialmente de la médula espinal). En algunos casos (por ejemplo, trastornos de la médula espinal), los médicos hacen que el paciente se despierte durante la cirugía y compruebe sus movimientos y sensaciones en la piel.

Derrames y “pneu

Pérdida de corrección

Después de algunas operaciones de endurecimiento, también aumenta la contracurvatura de la escoliosis. Además, la corrección conseguida en ocasiones se pierde parcialmente en los primeros años tras la operación. Sin embargo, la escoliosis suele estabilizarse después de la cirugía.

En pacientes jóvenes que presentan rigidez en la edad ósea más temprana (Risser 0), la pérdida de corrección puede ser problemática. A medida que los cuerpos vertebrales siguen creciendo, en muchos casos aumenta la torsión de la columna. Los médicos llaman a esto el fenómeno del cigüeñal. Para prevenir esto, la terapia de rigidez para la escoliosis generalmente se realiza tanto desde adelante como desde atrás.

Otras complicaciones especiales incluyen fracturas metálicas de las varillas y tornillos utilizados durante la cirugía. En estos casos, casi siempre hay una pérdida de corrección. En algunas cirugías de fusión, los cuerpos vertebrales no se fusionan como estaba previsto. Se forman “falsas” articulaciones, las llamadas pseudoartrosis. Pueden causar dolor persistente (especialmente en la escoliosis lumbar).

Escoliosis y embarazo

Contrariamente a muchos temores, la escoliosis no tiene ningún efecto negativo sobre el embarazo. No importa si los pacientes fueron tratados de forma conservadora (fisioterapia, corsé) o quirúrgicamente. Como ocurre con todas las mujeres embarazadas, las pacientes con escoliosis a veces experimentan dolor lumbar, pero aún no se ha demostrado un aumento en el ángulo de Cobb.

Exámenes de control

Dependiendo del alcance de la escoliosis, el médico controla periódicamente la curvatura. Las curvaturas de la columna infantil de menos de 20 grados se controlan aproximadamente cada tres a seis meses mediante exámenes físicos. Si el médico sospecha un aumento de la curvatura, ordenará una radiografía. Las escoliosis superiores a 20 grados se controlan al menos una vez al año mediante un examen radiológico. También se realizan exámenes clínicos al menos cada seis meses como parte del tratamiento de la escoliosis.

Si la persona afectada ha sido operada, no son necesarios más exámenes de rutina dos años después de la operación si la rigidez es estable y el ángulo de Cobb es inferior a 40 grados.

Vivir con escoliosis

En la mayoría de los casos, los pacientes viven bien con su escoliosis. Lo importante es trabajar activamente contra la deformidad de la columna. Integra ejercicios de escoliosis en tu rutina diaria.

Practicar deportes (escolares). Para ello son adecuados varios deportes, como diferentes formas de yoga y natación, especialmente la brazada de espalda. También se consideran deportes adecuados el tiro con arco, el ciclismo, la marcha nórdica o la equitación terapéutica. Si tiene dudas sobre algunas actividades, asegúrese de consultar a su médico.

Si tu escoliosis te molesta en tu vida diaria, por ejemplo en el trabajo o en tu tiempo libre, no dudes en pedir ayuda. Póngase en contacto con su empleador, su fisioterapeuta o amigos. Algunos enfermos también participan en grupos de autoayuda.

Prevención

Dado que se desconocen las causas de la mayoría de las escoliosis, generalmente no se puede prevenir. Sin embargo, en el caso de enfermedades de riesgo conocidas, los exámenes preventivos periódicos ayudan a detectar a tiempo la aparición de la escoliosis y a evitar que empeore.

Lo mismo ocurre con los controles habituales para niños y adolescentes, que permiten realizar un diagnóstico temprano en la fase de crecimiento. Con la terapia adecuada, se puede prevenir la progresión de la escoliosis y el daño posterior.