Roxitromicina: efectos, áreas de aplicación, efectos secundarios

Cómo actúa la roxitromicina

Como todos los antibióticos macrólidos, la roxitromicina también bloquea la síntesis de proteínas bacterianas. De esta forma se inhibe el crecimiento y la reproducción de bacterias (efecto bacteriostático).

Al igual que las células animales y humanas, las células bacterianas también tienen material genético (ADN) que sirve como modelo para las proteínas que cumplen numerosas tareas en la célula. La roxitromicina inhibe los llamados ribosomas, es decir, los complejos de la célula en los que se forman las proteínas según el modelo del ADN.

Como los ribosomas de las bacterias y los humanos difieren mucho, se puede utilizar roxitromicina para desactivar con precisión el ribosoma bacteriano. Por el contrario, el antibiótico tiene comparativamente pocos efectos (secundarios) en las células humanas.

Absorción, descomposición y excreción.

Después de la ingestión, dos tercios de la roxitromicina se absorben rápidamente en la sangre a través de la pared intestinal, donde alcanza sus niveles más altos después de dos horas.

El antibiótico llega especialmente bien a través del torrente sanguíneo a los pulmones, la piel y el tracto urinario. También se acumula en las células inmunitarias, que migran activamente al lugar de una infección bacteriana a través del torrente sanguíneo.

¿Cuándo se utiliza la roxitromicina?

La roxitromicina se usa para tratar infecciones bacterianas con patógenos susceptibles, como

  • Infecciones de oído, nariz y garganta
  • Infecciones de los pulmones
  • Infecciones de la piel
  • Infecciones del tracto urinario.

La roxitromicina se toma por un período de tiempo limitado y según las instrucciones del médico. Incluso si los síntomas desaparecen antes, la terapia debe continuarse hasta el final. De lo contrario, la infección puede reaparecer.

Cómo se usa la roxitromicina

La roxitromicina se toma en forma de comprimidos. La cantidad de ingrediente activo y la duración del tratamiento dependen del tipo y gravedad de la infección, el estado del paciente y la sensibilidad del patógeno.

La dosis habitual para adultos es de 150 miligramos de roxitromicina dos veces al día a intervalos de unas doce horas antes de las comidas. Por tanto, la dosis diaria total es de 300 miligramos.

Los niños que pesan menos de 40 kilogramos y los pacientes con daño hepático reciben una dosis reducida.

La duración del tratamiento suele ser de cinco días a dos semanas.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la roxitromicina?

En uno de cada cien a mil pacientes se produce un aumento de los glóbulos blancos (leucocitos), reacciones de hipersensibilidad y una erupción cutánea con picor.

En raras ocasiones se desarrolla la llamada sobreinfección por hongos de levadura (Candida) en la mucosa oral o vaginal, ya que la roxitromicina también mata las bacterias "buenas", por lo que los hongos pueden propagarse más fácilmente.

¿Qué debo tener en cuenta al tomar roxitromicina?

Black Latte contraindicaciones

Roxitromicina no debe utilizarse en los siguientes casos

  • hipersensibilidad al principio activo o a cualquiera de los demás componentes del medicamento
  • administración concomitante de alcaloides del cornezuelo de centeno (por ejemplo, medicamentos más antiguos para la migraña)
  • administración concomitante de sustancias que son metabolizadas por la enzima CYP3A4 y tienen un rango terapéutico estrecho (= el intervalo entre la dosis efectiva y la tóxica es muy pequeño)

También se requiere especial precaución si se toman al mismo tiempo medicamentos que pueden prolongar el intervalo QT en el corazón (visible en el ECG).

Interacciones

La roxitromicina influye en el ritmo cardíaco provocando la llamada prolongación del intervalo QT. La administración simultánea de otros principios activos que también tengan esta propiedad puede provocar arritmias cardíacas graves.

Estos principios activos incluyen, por ejemplo, determinados fármacos para la depresión (como citalopram, amitriptilina, imipramina), analgésicos opioides (como metadona), fármacos para la psicosis y la esquizofrenia (como clorpromazina, perfenazina, zuclopentixol), antibióticos (como moxifloxacino ), agentes contra infecciones virales (como telaprevir), agentes antifúngicos (como fluconazol) y agentes contra infecciones por protozoarios (como pentamidina), así como agentes contra arritmias cardíacas (como quinidina, procainamida, amiodarona).

La roxitromicina aumenta la absorción del fármaco cardíaco digoxina, lo que puede aumentar sus efectos secundarios. Por lo tanto, se debe controlar el nivel sérico de digoxina (y otros glucósidos cardíacos) durante el tratamiento combinado. La situación es similar con la teofilina (fármaco de reserva para la EPOC) y la bromocriptina, un fármaco contra el Parkinson.

Restricción de edad

No existe experiencia con el uso de roxitromicina en niños y adultos de menos de 40 kilogramos de peso corporal.

Embarazo y lactancia

Durante el embarazo, Roxitromicina sólo debe tomarse después de una estricta evaluación de riesgos y beneficios, aunque los estudios en animales no han demostrado ningún efecto nocivo para el feto.

Aunque sólo una proporción muy pequeña de roxitromicina pasa a la leche materna, la información de prescripción recomienda no tomar el antibiótico durante la lactancia o interrumpir la lactancia mientras dure la ingesta.

Sin embargo, la experiencia clínica hasta el momento no ha demostrado efectos secundarios relevantes en niños amamantados cuyas madres han tomado roxitromicina. Según los expertos, el principio activo puede utilizarse según las indicaciones y sin interrumpir la lactancia.

Cómo obtener medicamentos con Roxitromicina

La roxitromicina sólo está disponible con receta médica en Alemania y Austria. El ingrediente activo ya no se encuentra en el mercado en Suiza.

¿Desde cuándo se conoce la roxitromicina?

La roxitromicina se lanzó al mercado en 1987 y representa un desarrollo ulterior específico del antibiótico eritromicina. Gracias a los cambios químicos, la roxitromicina tiene menos interacciones, tiene un espectro de actividad más amplio contra las bacterias, es menos sensible al ácido del estómago y, por lo tanto, se puede tomar mejor en forma de comprimidos.