Terapia ocupacional: Definición y procedimiento

¿Qué es la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional es una forma de terapia que ayuda a las personas enfermas o lesionadas a afrontar la vida cotidiana. Su objetivo es permitir a los pacientes cuidar de sí mismos en la medida de lo posible, participar en la sociedad y mejorar así su calidad de vida.

La terapia ocupacional la llevan a cabo terapeutas ocupacionales especialmente capacitados. Trabajan siempre de forma integral y tienen en cuenta no sólo las limitaciones relacionadas con la enfermedad del paciente, sino también los factores sociales y económicos. Se pueden resumir los siguientes objetivos de la terapia ocupacional:

  • Definición de objetivos individuales, deseos y posibilidades del paciente.
  • Promoción y mejora de la coordinación del movimiento, la percepción sensorial y emocional.
  • Desarrollo de requisitos previos físicos y mentales para un estilo de vida independiente y satisfactorio.
  • Mejorar la calidad de vida ampliando las capacidades existentes.
  • Reinserción en el entorno personal, social y, en su caso, profesional

Código de indicación

La terapia ocupacional debe ser prescrita por un médico como medida terapéutica. El llamado código de indicación, una combinación de letras y números que el médico indica en la receta, indica el motivo médico para el uso de la terapia ocupacional. El terapeuta no podrá añadir ninguna información faltante o sólo podrá hacerlo previa consulta con el médico.

Historia del título profesional

El 1 de enero de 1999 entró en vigor la ley “Gesetz über den Beruf der Ergotherapeutin und des Ergotherapeuten (Ergotherapeutengesetz – ErgThG)”. Esto reemplazó el título oficial anterior de "terapeuta ocupacional". Sin embargo, el término “terapia ocupacional” todavía se utiliza hoy en día como sinónimo de terapia ocupacional. La ocupación de terapeuta ocupacional o educador ocupacional es una ocupación de formación independiente.

¿Cuándo se realiza la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional se lleva a cabo como medida útil y de apoyo, por ejemplo en medicina geriátrica, pediatría y medicina juvenil, pero también en psiquiatría y ortopedia. Entre otras cosas, se utiliza para permitir a los pacientes volver al trabajo.

Terapia ocupacional en ortopedia y reumatología y después de accidentes.

Los siguientes trastornos musculoesqueléticos restringen a los pacientes en su vida cotidiana y, por lo tanto, pueden requerir terapia ocupacional:

  • fracturas de hueso
  • Problemas crónicos de espalda
  • Trastornos de la motricidad gruesa o fina.
  • paraplejía
  • lesiones por amputación
  • osteoartritis

Terapia ocupacional en neurología.

Los pacientes con enfermedades del sistema nervioso suelen tener una capacidad de acción muy restringida. Ejemplos de enfermedades neurológicas para las que los tratamientos de terapia ocupacional pueden ayudar son

  • Recorrido
  • Trauma craneoencefálico
  • Parálisis cerebral (trastorno del movimiento y la postura después de un daño cerebral)
  • Enfermedad de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Síntomas de parálisis
  • Polineuropatía (daño a los nervios)

En psiquiatría, por ejemplo, los pacientes con las siguientes enfermedades se benefician del tratamiento de terapia ocupacional:

  • trastorno de ansiedad
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno de estrés y adaptación
  • Desorden de personalidad
  • Trastorno de conducta
  • Depresión, manía
  • psicosis
  • Trastornos adictivos (p. ej., alcohol, drogas, medicamentos, juego)

Terapia ocupacional en medicina geriátrica.

Especialmente las personas mayores a menudo ven limitada su independencia por el propio proceso de envejecimiento, así como por enfermedades (multimorbilidad). El aislamiento social o la falta de tareas restringen aún más la calidad de vida de las personas mayores. Los cambios repentinos, como la muerte de la pareja o la pérdida del entorno familiar, pueden exacerbar esta tendencia y suponer una carga considerable para los pacientes. Las medidas de terapia ocupacional ayudan a los pacientes a acostumbrarse y adaptarse a las circunstancias cambiantes de la vida. La terapia ocupacional también se utiliza para enfermedades con cambios de carácter y problemas de memoria, como la demencia.

terapia ocupacional para niños

  • Trastornos o retrasos en el desarrollo (por ejemplo, después de un parto prematuro)
  • Trastornos de la percepción (la información en el cerebro se procesa y evalúa de manera diferente)
  • Discapacidad física
  • Trastornos grafomotores (dificultades con la escritura)
  • discapacidad visual o auditiva
  • Discapacidad mental
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • autismo

¿Qué implica la terapia ocupacional?

El proceso de terapia ocupacional se divide básicamente en tres pasos:

  • Evaluación (valoración de los hallazgos y definición de un objetivo)
  • Intervención (planificación de un tratamiento y su implementación)
  • Resultado (evaluación de los resultados de la terapia)

Una vez que el terapeuta ocupacional ha evaluado la situación del paciente y ha acordado con él los objetivos de la terapia, selecciona un método terapéutico adecuado para la intervención. Están disponibles los siguientes enfoques:

  • centrado en competencias relevante para la vida cotidiana
  • orientado al sujeto centrado en la expresión
  • interaccional
  • orientado a la percepción orientado a la acción

Métodos centrados en competencias relevantes para la vida cotidiana.

Métodos centrados en la expresión y relacionados con el sujeto.

En este enfoque terapéutico, el paciente debe aprender a expresar sus sentimientos internos de forma creativa y a sensibilizarse sobre sus propios sentimientos. El terapeuta ocupacional deja que el paciente pinte o haga manualidades, ya sea solo o en grupo. Generalmente también especifica un tema. Por ejemplo, le pide a un paciente deprimido que cree un cuadro con colores que signifiquen alegría para él.

Métodos interaccionales

Métodos perceptivos y orientados a la acción.

Aquí, el terapeuta ocupacional enseña al paciente sus percepciones sensoriales y físicas. Son de ayuda ejercicios muy sencillos como masajear las manos con una “pelota de erizo”, tocar y reconocer materiales, sensaciones de vibración o experiencias de frío y calor en un baño maría. A través de estas nuevas experiencias, el paciente debe aprender a absorber conscientemente las experiencias sensoriales y clasificarlas correctamente. Este enfoque terapéutico se utiliza principalmente en pacientes psiquiátricos o niños con trastornos del desarrollo.

Tratamientos grupales de terapia ocupacional.

Algunas medidas de terapia ocupacional se llevan a cabo como parte de tratamientos grupales. Por ejemplo, los contenidos desarrollados en la terapia individual se pueden probar y practicar en grupo. Esto incluye, por ejemplo, ejercicios para las habilidades cotidianas, pero también ejercicios para entrenar el rendimiento cerebral de personas con las correspondientes enfermedades o demencia. Se proporciona formación:

  • Las capacidades cognitivas
  • resolución de conflictos
  • Manejo del estrés
  • Habilidades de planificación
  • Entrenamiento de percepción
  • Memoria

¿Cuáles son los riesgos de la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional generalmente no está asociada con ningún riesgo particular. Por regla general, los problemas de salud sólo surgen si los ejercicios de terapia ocupacional someten al paciente a una tensión mayor de la razonable.

Las exigencias excesivas por parte del terapeuta o las expectativas poco realistas por parte del paciente pueden conducir rápidamente a la frustración. Es difícil motivar a los pacientes si están sobrecargados, por lo que en tales casos los objetivos del tratamiento deben redefinirse junto con el paciente.

¿Qué debo considerar después de la terapia ocupacional?

Si su médico le ha recetado terapia ocupacional, normalmente podrá recomendarle un terapeuta ocupacional adecuado. Recuerde que el éxito del tratamiento depende en gran medida de su cooperación. Por lo tanto, trate de abordar los ejercicios con motivación y la mente abierta, aunque a veces requiera esfuerzo.