Nidación: función, tareas, rol y enfermedades

La nidación se refiere a la implantación de un óvulo fertilizado en el revestimiento del útero. Esto continúa desarrollándose en el placenta para nutrir el huevo después de la nidación. Desde el momento de la nidación, la mujer se considera embarazada.

¿Qué es la nidación?

La nidación se refiere a la implantación de un óvulo fertilizado en el revestimiento del útero. La fertilización ocurre cuando un óvulo viaja desde el ovario hasta el útero, que suele ocurrir en las trompas de Falopio. La fertilización tardía aún puede ocurrir después de que el óvulo haya sido aceptado en el útero. Durante la maduración del óvulo, la membrana mucosa del útero se ha engrosado, preparándose para la fertilización. Suficientemente grueso mucosa es un requisito previo para la nidación. El huevo es mucho más grande que un esperma porque debe poder alimentarse por sí mismo por un tiempo. Después de la fertilización, casi todos sus recursos se han agotado, pero ahora mismo necesita la energía para las próximas divisiones celulares. Obtiene esto a través de la nidación, que lo conecta al sistema de suministro del cuerpo de la mujer. Para este propósito, el óvulo se asienta en la superficie del útero. mucosa y es absorbido y envuelto por él. Se forma la membrana mucosa sangre vasos que Lead al óvulo fertilizado para suministrarle los nutrientes disueltos. De esta forma, gracias a la nidación, puede seguir viviendo aunque sus propios recursos energéticos ya estén agotados. Tras la nidación que ha tenido lugar, la mujer se considera embarazada porque ahora el embrión se desarrolla y en la mayoría de los casos el huevo no muere.

Función y tarea

Un óvulo por sí solo solo puede mantenerse durante el tiempo que sea necesario para viajar desde el ovario hasta el útero. Si no se fertiliza, muere porque ya no tiene energía ni uso. Un óvulo fertilizado, por otro lado, debe pasar por varios procesos de división celular y desarrollarse de una sola célula a una completa. embrión con multitud de celdas. No puede lograr esto con sus propios recursos energéticos, que están casi agotados, y el esperma tampoco puede suministrarle la energía que necesita. Lo que necesita es energía del cuerpo de la madre. Por lo tanto, los endometrio está destinado a la nidación, porque este tejido es capaz de formar un órgano de suministro que sólo se desarrolla durante el embarazo: el placenta. Después de la nidación, el tejido mucoso existente se acumula en un lugar y forma sangre vasos para suministrar el huevo. La placenta, que comienza a desarrollarse inmediatamente después de la nidación, proporciona la embrión durante nueve meses y luego cobertizo al nacer. El primer paso en el desarrollo de la placenta es la nidación. Al mismo tiempo, la nidación significa un cambio en las hormonas. equilibrar, ya que el cuerpo ahora reconoce que el óvulo ha sido fertilizado y un el embarazo existe. Poco después de la nidación exitosa del huevo, los primeros signos físicos de el embarazo ocurrir.

Enfermedades y dolencias

La anidación en sí es un proceso relativamente simple que, en sí mismo, ocurre sin errores en la mayoría de los casos. Sin embargo, es posible que el revestimiento del útero no sea lo suficientemente grueso para la nidación y puede fallar debido a esto. Otros problemas con el revestimiento del útero, como endometriosis, también son capaces de prevenir la nidación y, por tanto, el embarazo. Muy a menudo, estas dificultades tienen causas hormonales o enfermedades como endometriosis, que involucran cambios en la textura y diseminación de las membranas mucosas. Dado que la nidación a menudo no puede tener lugar, las mujeres afectadas no pueden quedar embarazadas sin ayuda. Incluso las mujeres completamente sanas pueden desarrollar un llamado embarazo ectópico, que está asociado con la nidación. En este caso, el óvulo no anida en el revestimiento uterino como se esperaba, sino que permanece en la trompa de Falopio después de la fertilización o se desarrolla en otra parte del abdomen fuera del útero. Los embarazos ectópicos pueden ser peligrosos porque el óvulo generalmente muere y libera toxinas que pueden poner en peligro la vida de la mujer. Hay una amenaza de sangre envenenamiento si se detecta demasiado tarde. Extremadamente rara es la nidación fuera del útero, a partir del cual, no obstante, se forma un embrión. En estos casos, el bebé se desarrolla realmente en el abdomen de la madre. En determinadas circunstancias y con una supervisión médica constante, dicho bebé puede llegar a término, pero no nacer de forma natural. Sin embargo, una nidación tan defectuosa provoca una gran salud riesgo para la madre, ya que el órganos internos no tienes protección del bebé. Tampoco se garantiza si el bebé nacerá viable y saludable. En los casos de división celular defectuosa después de la nidación, el cuerpo de la mujer rechaza el óvulo ya fertilizado y lo excreta como una hemorragia, a veces sin que se note. Si el niño fuera viable, el embarazo permanecería después de la nidación, pero el niño nacería con una discapacidad.