Microtia: causas, síntomas y tratamiento

La microtia es una malformación congénita del oído externo. En este caso, la oreja externa no está completamente formada. A veces, el canal auditivo es muy pequeño o está completamente ausente. La reconstrucción del oído y la cirugía para mejorar la audición son posibles tratamientos.

¿Qué es microtia?

La malformación del oído externo es congénita. Debido al desarrollo incompleto del oído, pueden ocurrir deformidades menores o el canal auditivo puede estar ausente por completo. El término microtia se deriva de la traducción "oreja pequeña". A cartílago La placa separa completamente el oído externo del oído interno, lo que posteriormente da como resultado una limitación significativa de la audición. La microtia puede ocurrir en un solo lado del cabeza o en ambos lados. En muchos casos, el subdesarrollo del mandíbula inferior ocurre simultáneamente con microtia. microtia es una de las manifestaciones más grandes de defectos congénitos del oído. La microtia se clasifica según cuatro etapas:

  • El grado 1 describe una malformación mínima en la que la mayor parte del oído tiene una anatomía normal.
  • El grado 2 tiene una formación auricular visualmente normal, especialmente en la parte inferior. Sin embargo, el canal auditivo puede ser diferente, más pequeño o completamente cerrado.
  • En el grado 3, la oreja tiene una forma similar al maní y no tiene canal auditivo.
  • En el grado 4, el oído externo y el canal auditivo están completamente ausentes.

Causas

Las causas de la microtia probablemente no estén del todo claras. Tanto los factores genéticos como las influencias ambientales podrían influir en esta malformación congénita. Sin emabargo, genética es probable que sea realmente responsable en solo el cinco por ciento de los pacientes. También son posibles los trastornos vasculares que ocurrieron durante el desarrollo fetal, pero es poco probable que esto se pruebe claramente. Es probable que las posibles causas de la microtia estén relacionadas con el consumo de Café, alcohol o abuso de drogas durante embarazo - especialmente en el primer trimestre. Los medicamentos también podrían ser posibles desencadenantes de esta malformación. La frecuencia de ocurrencia de microtia es más común entre ciertos pueblos como asiáticos o habitantes de los Andes. Las probabilidades de tener un hijo con microtia son de 1 en 6000 y 12,000 XNUMX nacimientos, respectivamente.

Síntomas, quejas y signos.

La microtia se encuentra en ambos lados en el diez por ciento de los individuos afectados, denominada microtia bilateral. La incidencia de esta anomalía congénita suele encontrarse con mayor frecuencia en el lado derecho de la cabeza y generalmente se forma en un solo lado. La principal queja es pérdida de la audición debido a la ausencia de un canal auditivo normal, tímpano y huesecillos. Las personas afectadas con microtia todavía escuchan algunos sonidos, pero no a través del canal auditivo. En la microtia, falta el pabellón auricular y, a veces, hay un lóbulo de la oreja con un remanente del pabellón auricular.

Diagnóstico y curso de la enfermedad.

Salud genética Se debe consultar para aclarar los casos de microtia que ocurren con mayor frecuencia en las familias. También se recomienda la aclaración temprana por parte de especialistas como otorrinolaringólogos, pediatras y foniatras y audiólogos pediátricos. Posibles influencias negativas durante embarazo temprano debe aclararse. A partir de los 10 años, una tomografía computarizada puede proporcionar información más precisa sobre el oído medio estructuras. Ya en temprano la infancia se recomienda un diagnóstico de la malformación. Los métodos adecuados para aclarar aquí son las pruebas de audición regulares y tomografía computarizada para detectar oído medio defectos.

Complicaciones

Debido a la microtia, los pacientes experimentan principalmente dificultades auditivas. Debido a la formación defectuosa de la aurícula, esto puede resultar en una audición limitada o una sordera completa. Sin embargo, esta queja no reduce ni limita la esperanza de vida del paciente. Los jóvenes o los niños pequeños en particular pueden desarrollar graves quejas psicológicas o depresión. debido a la microtia. Los afectados solo pueden escuchar ciertos sonidos y sufren limitaciones importantes en su vida diaria. En los niños, la microtia también puede Lead a los trastornos del desarrollo, de modo que el desarrollo se ralentiza, lo que resulta en daños consecuentes en la edad adulta. En algunos casos, la microtia también puede Lead a equilibrar Los síntomas de la enfermedad pueden limitarse relativamente bien y resolverse con la ayuda de implantes y escuchar SIDA. No hay complicaciones ni molestias particulares. Sin embargo, los padres deben fortalecer la autoestima de sus hijos para evitar complejos de inferioridad. Las molestias auditivas se pueden reducir aún más mediante una intervención quirúrgica. Nuevamente, no hay complicaciones especiales.

¿Cuándo deberías ir al médico?

Una microtia grave generalmente se diagnostica inmediatamente después del nacimiento o en los primeros meses de vida del bebé. En principio, esta malformación del oído no es peligrosa a menos que forme parte de un síndrome. En la mayoría de los casos, este no es el caso. No obstante, sería recomendable consultar al pediatra o un especialista. Dependiendo de la gravedad y la forma de la microtia, puede limitar significativamente la audición del niño. Si no se trata, puede provocar deficiencias en el habla y daños posteriores en la edad adulta. Por este motivo, es aconsejable que un otorrinolaringólogo realice una prueba de audición lo antes posible. Definitivamente se debe consultar a un médico si también hay equilibrar trastornos. La corrección quirúrgica de la microtia y la inserción de un audífono de conducción ósea se puede realizar a partir de los cuatro o cinco años como mínimo, ya que estos procedimientos requieren un cierto nivel de madurez física. Sin embargo, siempre que solo esté presente una forma leve de microtia y el niño no esté limitado por ella, no hay necesidad de tratamiento médico. En algunos casos, la persona afectada puede desarrollar quejas psicológicas como complejos de inferioridad o depresión. debido a la microtia, especialmente en la infancia y adolescencia. En este caso, se recomienda buscar ayuda terapéutica.

Tratamiento y terapia

Debido a la pérdida de la audición asociado con la microtia, es útil el tratamiento por parte de audiólogos y otorrinolaringólogos pediátricos. La existencia pérdida de la audición debe aclararse continuamente y tratarse en consecuencia. Con la llamada otoplastia, la aurícula faltante se puede reconstruir a partir del propio tejido del cuerpo. El oído con audición normal también necesita un control constante. Si se produce una pérdida auditiva conductiva o neurosensorial, es necesario actuar. En el caso de una malformación bilateral debida a la microtia, se puede colocar al niño un audífono de conducción ósea. La cirugía para corregir la malformación no debe realizarse hasta que el niño tenga entre cuatro y cinco años como mínimo, a fin de tener la madurez física necesaria para este procedimiento. Alternativamente, en el caso de la microtia, se puede colocar un implante para evitar el procedimiento invasivo mediante cirugía. Dado que la microtia no es tan obvia como los defectos en la cara, la carga psicológica no es necesariamente grande. Sin embargo, la reconstrucción de la oreja supone una mejora en la calidad de vida de los afectados y también un impulso a la autoestima. Además, la reducción del déficit congénito de microtia se asocia a un aumento de la seguridad en el entorno social. Dado que la capacidad auditiva casi siempre está limitada en la microtia, la cirugía ORL suele ser necesaria o recomendada para mejorar la audición. Antes de que se reconstruya la oreja, la cirugía del oído medio debe realizarse, porque si el procedimiento se invierte, es posible cicatrices podría interferir con la reconstrucción de la oreja. La operación se realiza en varios pasos parciales. Después de aproximadamente un año, la sensación en la aurícula recién construida regresa en las personas afectadas. La ganancia auditiva después de la cirugía para mejorar la audición varía entre 20 y 40 decibeles.

Perspectivas y pronóstico

Como malformación congénita, la microtia no tiene perspectivas de recuperación o mejora espontánea. Sin embargo, el pronóstico sobre la posible mejoría de la malformación auricular suele ser muy bueno. Varios factores son relevantes para el pronóstico exacto, por ejemplo, si ambos oídos están afectados y el oído interno y medio están completamente intactos. Si, por ejemplo, solo las aurículas como tales están malformadas, las intervenciones a pequeña escala del campo de la cirugía plástica pueden al menos mejorar enormemente la audición. A menudo es posible una mayor adaptación y reconstrucción de un oído normal. Sin embargo, los posibles trastornos del desarrollo que se producen como resultado de una discapacidad auditiva conllevan el riesgo de mayores limitaciones. Estos deben abordarse temprano para tener las mejores posibilidades de compensación.También debe tenerse en cuenta que la calidad de vida percibida por los afectados mejora enormemente con una acción rápida. En muchos casos, la audiencia limitada no es la única carga para los afectados, sino también la insatisfacción con su propio rostro y cabeza debido a la deformación. Si la microtia también ocurre con más frecuencia en familias, se puede suponer un componente genético. Esto se puede investigar en caso de duda. Los hallazgos sobre esto son relevantes con respecto a una mayor planificación familiar y una certeza que ha tenido lugar. En la actualidad tampoco se puede prometer una prevención real de la malformación auricular, pero la certeza sobre el riesgo para el propio hijo puede ser muy útil.

Prevención

Para prevenir la microtia, se debe tener especial cuidado, especialmente durante el primer trimestre de embarazo, para garantizar que las mujeres embarazadas no consuman bebidas alcohólicas, no fumen ni consuman las drogas. Posiblemente, el consumo de medicamentos también debería aclararse con el médico tratante para descartar cualquier riesgo.

Atención de seguimiento

La pérdida auditiva existente puede Lead a diversas quejas y complicaciones en las personas afectadas que pueden requerir atención de seguimiento continua. Aunque estas quejas no reducen la esperanza de vida, pueden tener un impacto muy negativo en la calidad de vida del paciente y dar lugar a importantes limitaciones en la vida cotidiana. Por lo tanto, debe realizarse un examen por parte de un médico ante los primeros signos y síntomas. Los afectados a veces están tensos debido a la capacidad auditiva limitada y no pocas veces sufren trastornos psicológicos. Las conversaciones sensibles con amigos y familiares ayudan a aliviar el sufrimiento mental. También es útil concienciar al entorno social de la enfermedad existente para evitar prejuicios o malentendidos. A veces, esto puede conducir a complejos de inferioridad o disminución de la autoestima en los afectados si la enfermedad persiste y restringe la vida cotidiana de la persona afectada. Especialmente en situaciones estresantes, los síntomas pueden intensificarse, por lo que la persona afectada ya no puede concentrarse adecuadamente. Por lo tanto, abordar específicamente a otros pacientes es un elemento esencial del cuidado posterior para dominar el manejo de la enfermedad a largo plazo.

Que puedes hacer tu mismo

Las personas afectadas por lo general sufren no solo de pérdida auditiva, sino también del deterioro estético asociado con el pabellón auricular faltante o incompleto. En familias donde es común una malformación de la oreja, se debe realizar una prueba de audición en niños muy pequeños para detectar cualquier trastorno en una etapa temprana. La discapacidad auditiva no detectada puede provocar retrasos en el desarrollo que, en casos graves, continúan afectando a las personas afectadas incluso en la edad adulta. Las deficiencias en la audición generalmente se pueden compensar inicialmente escuchando SIDA. Posteriormente, la corrección del deterioro también suele ser posible mediante una cirugía en el oído medio. La reconstrucción quirúrgica plástica del pabellón auricular se recomienda solo después. Sin embargo, las intervenciones quirúrgicas en el oído generalmente no se realizan en la infancia. Por lo tanto, los niños que padecen microtia, que se acompaña de una malformación claramente visible del oído externo, a menudo son objeto de burlas en jardín de la infancia y escuela primaria. Los padres deben prestar atención a si su hijo también sufre psicológicamente el trastorno y tomar contramedidas a tiempo. Los remedios simples a menudo ayudan, por ejemplo, un peinado que cubre las orejas para que la malformación no sea visible constantemente en la vida cotidiana. En la medida en que los niños sufran emocionalmente la deficiencia estética, se debe consultar a un psicólogo infantil.