Metatálamo: estructura, función y enfermedades

El metatálamo es un componente del diencéfalo y participa en el procesamiento de la información visual y auditiva. Lesiones en esta zona del cerebro en consecuencia, puede causar trastornos visuales y auditivos debido, por ejemplo, a accidentes cerebrovasculares, [[trastornos circulatorios]], aumento de la presión intracraneal, enfermedades neurodegenerativas, tumores y traumatismos cerebro lesión.

¿Qué es el metatálamo?

El metatálamo es una estructura anatómica en el cerebro eso es parte de la tálamo en el diencéfalo (mesencéfalo) y consta de dos partes: el corpus geniculatum laterale y el corpus geniculatum mediale. Estas dos estructuras forman proyecciones en la superficie del diencéfalo. Debido a su forma, la neurología también los llama protuberancias en las rodillas. Como estructura anatómica del cerebro, el metatálamo pertenece al centro sistema nervioso. El cerebro envía señales a la periferia mediante vías descendentes (eferentes). Además, el cerebro procesa la información que se origina en todo el cuerpo y llega al centro sistema nervioso a través de vías ascendentes (aferentes). Dentro del cerebro, estas vías continúan hasta cierto punto. Las vías visuales y auditivas son relevantes para la función del metatálamo.

Anatomía y estructura

El metatálamo se encuentra en el diencéfalo, que está por encima del tronco cerebrale incluye dos tubérculos poplíteos. Estos se conocen como corpus geniculatum laterale y corpus geniculatum mediale. Los corpus geniculatum laterale están ubicados en la región lateral del metatálamo y están compuestos por seis capas. Debido a que las dos capas inferiores contienen neuronas particularmente grandes, se denominan capas magnocelulares. Por el contrario, las capas parvocelulares tienen neuronas más pequeñas. Dentro del cerebro, las fibras nerviosas conectan el corpus geniculatum laterale con los núcleos del hipotálamo y con partes del mesencéfalo y cerebro. El lóbulo occipital de la corteza cerebral contiene la corteza visual, que es el centro visual del cerebro humano. El corpus geniculatum mediale es parte de la vía auditiva y consta de tres subunidades. La pars ventralis, la pars medialis y la pars dorsalis realizan diferentes tareas. El corpus geniculatum mediale también tiene conexiones con otras áreas del cerebro, sobre todo la corteza auditiva del cerebro y el tronco cerebral y mesencéfalo.

Función y tareas

El corpus geniculatum laterale es el principal responsable del procesamiento de la información visual. Trabaja en estrecha colaboración con ciertas áreas del cerebro a este respecto. La información se mueve entre la corteza visual y el cuerpo geniculatum laterale a través de la radiatio óptica. La tuberosidad poplítea lateral juega un papel importante para la vía visual, ya que el 90% de sus fibras nerviosas terminan aquí. La información de la vía visual, también conocida como tractus opticus, proviene en parte de las áreas del cerebro antes mencionadas y en parte directamente de las células nerviosas de la retina. De las seis capas del corpus geniculatum laterale, tres están dedicadas a procesar los estímulos que se originan en el ojo opuesto (contralateral), mientras que las otras capas son responsables de las percepciones visuales del ojo del mismo lado (ipsilateral). Una capa magnocelular y dos capas parvocelulares se ocupan cada una de un ojo. El corpus geniculatum laterale desempeña un papel importante en la visión del color. Cada una de las células tiene un campo receptivo: este corresponde al campo de visión cubierto por la célula respectiva. Las capas magnocelulares, con sus campos receptivos más grandes, producen una imagen menos precisa, mientras que las capas parvocelulares, con sus campos receptivos más pequeños, producen una imagen más nítida. El corpus geniculatum mediale participa en la percepción auditiva. Las células de la pars ventralis responden a diferentes frecuencias. En este proceso, las conexiones sinápticas entre ellos permiten el intercambio interneuronal y dan lugar a agrupaciones de neuronas. Esta disposición permite la división de sonidos en octavas y, dentro de un grupo, una diferenciación más fina de frecuencias. La pars ventralis también procesa otra información acústica como la modulación. Además de estos procesos, la tarea de la pars medialis es conectar la información de la vía auditiva con señales que no forman parte de la percepción acústica. Estos incluyen las emociones, por ejemplo. La pars medialis, por lo tanto, mantiene una conexión con el sistema límbico; también se asocia con los colículos inferiores. La pars dorsalis también ejerce una función combinatoria al incorporar información somatosensorial, entre otras cosas.

Enfermedades

Las lesiones en el metatálamo se manifiestan en diferentes síntomas; dependen de qué parte de la estructura del cerebro esté dañada. El cuerpo geniculatum laterale y la corteza visual están conectados a través de la radiatio optica. La anopsia cuadrante es un defecto del campo visual que puede deberse a un daño en la radio óptica. Las fibras nerviosas que aún están intactas continúan transmitiendo información, lo que permite a la persona afectada una visión parcial. Sin embargo, las fibras dañadas interrumpen la transmisión de señales visuales y el campo visual correspondiente falla. Sin embargo, las peculiaridades del metatálamo no solo están relacionadas con los síntomas físicos, sino también con los psicológicos. Con base en estudios en animales de discriminación de sonidos, algunos investigadores plantean la hipótesis de que el corpus geniculatum mediale está involucrado en el desarrollo de ciertos trastornos del lenguaje y, en algunos casos, puede desempeñar un papel en dislexia. Las posibles causas de daño incluyen accidentes cerebrovasculares, hemorragias y trastornos circulatorios, aumento de la presión intracraneal, enfermedades neurodegenerativas, tumores y lesión cerebral traumática. Además, otros auditivos y trastornos visuales asociados con el metatálamo son posibles en estas enfermedades. En particular, los daños o lesiones extensos en sitios críticos también pueden Lead para completar la pérdida de la percepción sensorial respectiva.