Mesotelioma (cáncer pleural): síntomas, terapia

Breve descripción

  • Pronóstico: Depende del tipo de mesotelioma, generalmente desfavorable para el mesotelioma pleural maligno; Las formas reconocidas tardíamente generalmente no son curables.
  • Síntomas: Problemas respiratorios y dolor en el pecho, tos, pérdida de peso, fiebre.
  • Causas y factores de riesgo: inhalación de polvo de amianto; factores genéticos, fibras similares al amianto y ciertos virus; Los trabajadores de la construcción o de los astilleros suelen verse afectados.
  • Diagnóstico: síntomas, antecedentes médicos, radiografías, exámenes de ultrasonido, resonancia magnética y tomografía computarizada; en determinadas circunstancias, toma de muestras y examen de las mamas mediante endoscopio
  • Tratamiento: Si es posible, cirugía, radiación complementaria y quimioterapia. A menudo no existe cura, sólo tratamiento para el dolor.
  • Prevención: Examen de detección precoz de las personas afectadas que han estado expuestas al amianto. Observe las normas de seguridad y salud ocupacional al manipular amianto.

¿Qué es el mesotelioma?

El mesotelioma es un crecimiento (tumor) del mesotelio. Se trata de un tejido epitelial de una sola capa que forma el límite de las cavidades corporales como la pleura (compuesta por pleura y pleura), el pericardio y el peritoneo.

En el mesotelioma pleural (“cáncer pleural”), más común, suele formar un tumor extenso alrededor del pulmón durante el curso de la enfermedad.

Si ha estado expuesto ocupacionalmente al amianto y desarrolla mesotelioma maligno, se considera una enfermedad profesional reconocida. En algunos casos, el mesotelioma se denomina "asbestosis".

Sin embargo, en general, la asbestosis describe una “enfermedad pulmonar por polvo de amianto” que se manifiesta por cicatrices en los pulmones y puede convertirse en mesotelioma.

Los mesoteliomas malignos son más del 80 por ciento mesoteliomas pleurales, tumores que se originan en la pleura (pleura: pleura de las costillas y pleura de los pulmones). Esto se conoce como cáncer pleural o cáncer pleural.

Aproximadamente 20 personas por cada millón de habitantes en Alemania desarrollan mesotelioma cada año. El amianto ha sido prohibido en muchos países industrializados, pero su incidencia parece estar aumentando. Los hombres tienen de tres a cinco veces más probabilidades de desarrollar mesotelioma que las mujeres. Cuanto mayor es la edad, mayor es el riesgo de enfermedad.

Una explicación de la mayor proporción de hombres es que a menudo afecta a los trabajadores de la construcción o de los astilleros que han trabajado con amianto en el pasado, y los hombres predominan en estas ocupaciones.

Curso de la enfermedad y pronóstico.

El mesotelioma del llamado “tipo epitelial”, por ejemplo, tiene un pronóstico más favorable. Los pacientes más jóvenes (menores de 75 años) y las mujeres también tienen un pronóstico más favorable.

También influye en el pronóstico, por ejemplo, si el paciente tiene una actividad limitada, se preocupa por sí mismo y vive una vida independiente (índice de Karnofsky).

También influyen en el pronóstico factores como un bajo contenido de hemoglobina, un nivel elevado de LDH (colesterol “malo”) o un nivel elevado de glóbulos blancos (leucocitos) y plaquetas sanguíneas (trombocitos).

En la forma benigna se trata de un tumor que crece lentamente y no se propaga, es decir, que no forma metástasis. Por lo general, se puede extirpar quirúrgicamente.

En la forma maligna (maligna), hay tumores de rápido crecimiento que inicialmente forman nódulos y, en la forma más común, el mesotelioma pleural, se desarrollan hasta formar grandes placas que eventualmente envuelven el pulmón como un manto. Estos tumores crecen hacia otros tejidos y, a menudo, también se diseminan a los pulmones y los ganglios linfáticos.

El pronóstico del cáncer de pericardio o peritoneal también depende de estos factores.

¿Cuál es la esperanza de vida con mesotelioma?

En la etapa final del cáncer pleural, otras regiones del cuerpo además de la pleura también se ven afectadas por metástasis. El mesotelioma pleural provoca principalmente un empeoramiento significativo de la respiración y problemas respiratorios masivos, que pueden ser la causa final de la muerte. Además, los pacientes afectados suelen perder mucho peso, su estado general empeora y es posible que sientan dolor en el pecho y en otros lugares.

Programa de Cuidados Posteriores

Una vez finalizada la terapia, los pacientes con mesotelioma deben acudir a controles médicos cada dos o tres meses. Durante este chequeo, el médico busca síntomas asociados al tumor y examina el cuerpo del paciente.

¿Cuáles son los síntomas de mesotelioma?

Los síntomas del cáncer pleural varían ampliamente. En algunos casos, pasan hasta seis meses entre la aparición de los primeros síntomas y el diagnóstico final.

La mayoría de las personas afectadas por mesotelioma pleural informan dificultad para respirar como primer síntoma. Además, es posible que se produzca dolor en la zona del pecho si los nervios intercostales están afectados o si el cáncer también afecta a la pared torácica.

Los derrames pleurales unilaterales o el engrosamiento de la pleura pulmonar con dolor torácico concomitante son otras posibles indicaciones de mesotelioma.

En el caso del cáncer peritoneal o pericárdico se producen derrames en estos. En el caso de derrames de mayor tamaño, la posible consecuencia es una restricción de la función cardíaca y la correspondiente sensación de dolor.

Causas y factores de riesgo

Hasta el 90 por ciento de los casos de mesotelioma pleural pueden atribuirse a la exposición al asbesto. En Alemania está prohibido el amianto desde 1993 y en la UE desde 2005. Sin embargo, el amianto sigue utilizándose industrialmente en todo el mundo, por ejemplo como material aislante en la industria de la construcción.

Se aplican límites de seguridad laboral para la manipulación de amianto, calculados según el número de fibras por metro cúbico de aire. En seguridad laboral, el trabajo con 10,000 fibras por metro cúbico, por ejemplo, se considera “trabajo de baja exposición”. Sin embargo, para trabajos en interiores se supone que el valor orientativo es 0 fibras por metro cúbico.

Sin embargo, los investigadores parten de otros factores, como la predisposición genética o las circunstancias de la vida, ya que también hay personas que han estado expuestas al amianto pero no desarrollan cáncer.

Los expertos también están investigando si los nanomateriales como los nanotubos también pueden provocar mesotelioma maligno. Esto es particularmente cierto en el caso de los nanotubos más largos, que se absorben a través de la respiración y luego a menudo desencadenan una inflamación crónica en el tejido pulmonar similar a las fibras de amianto.

Exámenes y diagnóstico

Si tiene signos de mesotelioma pleural, su médico de atención primaria o un especialista pulmonar es su primer punto de contacto. Para diagnosticar el mesotelioma, el médico le preguntará exactamente cuáles son sus síntomas y su historial médico. Las preguntas típicas que el médico puede hacer incluyen:

  • ¿Cuánto tiempo ha tenido síntomas, como tos, y con qué frecuencia?
  • ¿Tiene problemas para respirar?
  • ¿Tiene esputo viscoso al toser?
  • ¿También tienes fiebre? ¿Sudas mucho por la noche?
  • ¿Tiene o ha tenido contacto con amianto en el trabajo o en su vida privada?
  • ¿Vive o trabaja cerca de fábricas que procesan amianto?
  • ¿Ha estado en áreas con presencia natural de asbesto?
  • ¿Vive en un edificio antiguo con componentes que contienen amianto?

Si se sospecha mesotelioma, es apropiada la derivación a un centro pulmonar con experiencia. Para confirmar el diagnóstico sospechado, se realizan más exámenes físicos.

Se encuentran disponibles técnicas de imagen como la ecografía, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (IRM) para determinar el tamaño del tumor.

Procedimientos de imagen

Para determinar si ha quedado agua atrapada entre el pulmón y la pleura (derrame pleural), se examina el tórax mediante ecografía (ecografía transtorácica). También se realiza una punción pleural (ver más abajo) bajo control ecográfico.

Una tomografía computarizada (TC) es la mejor manera de detectar el mesotelioma y evaluar su extensión. Además, la TC puede determinar si el tumor ya ha formado tumores hijos (metástasis) en los ganglios linfáticos.

Si se sospecha que el tumor se ha diseminado al diafragma o a la pared torácica, es posible realizar una resonancia magnética (MRI). La llamada tomografía por emisión de positrones (PET) también es una opción, especialmente para detectar metástasis a distancia.

Punción pleural

Durante una punción pleural, el médico inserta una aguja fina a través de las costillas hacia el espacio pleural y extrae líquido. Las células cancerosas se pueden detectar en el derrame pleural en más de la mitad de todos los pacientes con cáncer pleural. Sin embargo, un resultado negativo no descarta el mesotelioma pleural.

Biopsia con aguja

En la biopsia percutánea con aguja, se introduce una aguja en el cuerpo desde el exterior para extraer una muestra de tejido del área afectada. Todo el procedimiento se controla mediante rayos X, ecografía, tomografía computarizada o resonancia magnética para comprobar la posición exacta de la aguja.

Para confirmar el diagnóstico, suele ser necesaria una toracoscopia (examen de tórax). Esto implica un examen endoscópico de la cavidad pleural. Además, durante el examen se puede extirpar parte del tejido tumoral para realizar un diagnóstico de tejido fino.

Diagnóstico de tejidos finos

El examen de la muestra de tejido fino suele realizarlo un patólogo pulmonar especializado. El mesotelioma se divide histológicamente en diferentes formas:

  • Mesotelioma epitelial (50 por ciento de todos los casos de mesotelioma)
  • Mesotelioma sarcomatoso (25 por ciento)
  • Mesotelioma bifásico (24 por ciento)
  • Mesotelioma indiferenciado (1 por ciento)

Epitelial o sarcomatoso se refiere a los tipos de células que forma el tumor. En el caso epitelial sólo se forman células mucosas degeneradas, mientras que en el caso sarcomatoso las células se diferencian con fibras, tejido conectivo y, en algunos casos, células musculares, cartilaginosas o óseas.

En el caso bifásico se producen ambas formas y, en el caso más raro, indiferenciado, las células no forman un tipo celular específico.

Tratamiento

El mesotelioma suele tratarse en un centro especializado porque tanto el diagnóstico como el tratamiento son particularmente difíciles.

En muchos casos, el mesotelioma no se puede curar con tratamiento, pero los pacientes ganan en esperanza y calidad de vida. En algunos casos, al menos se alivia el dolor (tratamiento paliativo).

Si es posible, el médico extirpa todo el tumor durante la cirugía. Como cuidados posteriores, se irradia la herida quirúrgica y el canal quirúrgico y se administra quimioterapia. Se sabe que las células del mesotelioma crecen en la herida quirúrgica.

Por regla general, se considera demostrado que un único método terapéutico, como la cirugía, no es suficiente para combatir el tumor agresivo. Por ello, los profesionales médicos suelen combinar la cirugía seguida de quimioterapia o radioterapia.

Hay varios métodos disponibles para tratar el mesotelioma: terapia quirúrgica, quimioterapia, radiación y pleurodesis (la pleura y la pleura pulmonar se unen quirúrgicamente).

Terapia quirurgica

Dado que el mesotelioma pleural a menudo se desarrolla de forma multifocal, es decir, en varios sitios al mismo tiempo, y se expande de manera difusa, normalmente sólo son útiles las intervenciones quirúrgicas a gran escala. Se distingue entre dos métodos quirúrgicos: pleurectomía/decorticación (PD) y neumonectomía extrapleural (PPE).

La ventaja de este método menos radical es que el paciente se recupera más rápidamente. Sin embargo, dado que este método no elimina todo el tejido canceroso y el tejido tumoral aún permanece en el cuerpo, existe una alta probabilidad de que se forme un nuevo mesotelioma (recurrencia).

En pacientes jóvenes con buen estado de salud general, puede ser adecuada la denominada pleuroneumonectomía extrapleural. Es el método más radical porque implica la extirpación de los lóbulos pulmonares junto con el pulmón y la pleura, así como el diafragma del lado afectado. El diafragma se reconstruye con material similar al Gore-Tex.

La pleuroneumonectomía extrapleural es una operación importante que dura de cinco a ocho horas. Limita enormemente el rendimiento del paciente. Por lo tanto, la cirugía generalmente se realiza sólo en las primeras etapas del mesotelioma y sólo en centros especializados.

Quimioterapia

En la quimioterapia, el médico trata el mesotelioma con la ayuda de fármacos citostáticos (inhibidores del crecimiento celular), que se administran por vía intravenosa a intervalos regulares. Se hace una distinción entre quimioterapia de inducción y quimioterapia adyuvante.

Para la quimioterapia, generalmente se usa una combinación de dos fármacos citostáticos, cisplatino y pemetrexida. Esto logra las mayores tasas de supervivencia y la mejor calidad de vida.

En algunos casos, el médico trata además al paciente con el preparado de anticuerpos bevacizumab, que inhibe la formación de nuevos vasos sanguíneos, lo que suele ocurrir con mayor frecuencia, especialmente en los tumores.

Radiacion

La radioterapia (radiatio) se utiliza como medida preventiva en pacientes con mesotelioma en la zona de los canales de sutura y después de las operaciones, para que no se formen recurrencias locales allí. Además, la radiación suele ser útil para reducir el dolor.

Sin embargo, la radiación generalmente no se usa porque el tumor generalmente se propaga de manera compleja y, por lo tanto, requiere una dosis alta de radiación. El riesgo de causar daños adicionales a los pulmones y al corazón es demasiado grande. En algunos casos, la radiación radiactiva también se ha descrito como una posible causa del mesotelioma.

pleurodesis

Prevención

Especialmente para los afectados por la asbestosis, es decir, una enfermedad pulmonar provocada por el contacto con el amianto, ahora está disponible un análisis de sangre como prueba de detección precoz. Esto registra los biomarcadores calretinina y mesotelina como marcadores característicos del mesotelioma.

Los controles periódicos y la detección temprana son especialmente importantes para las personas que han inhalado amianto en el pasado o que han tenido mucho contacto con él en el trabajo o en su vida privada. Los síntomas del mesotelioma pleural no suelen aparecer hasta que la enfermedad está bastante avanzada, siendo en ese momento de mal pronóstico.

Además, en materia de seguridad y salud en el trabajo se prescriben medidas preventivas para las personas que trabajan con amianto, por ejemplo en la renovación de edificios antiguos. Dependiendo de la exposición, estas incluyen protección respiratoria y otras técnicas que previenen la inhalación de polvo de amianto.