Fiebre de Lassa: causas, síntomas y tratamiento

Lassa fiebre es una enfermedad viral que se presenta preferentemente sólo en algunas partes de África occidental. Los países afectados incluyen Nigeria, Costa de Marfil y Guinea. En Alemania, hasta ahora solo se han producido casos aislados. Si Lassa fiebre se detecta, la notificación es obligatoria.

¿Qué es la fiebre de Lassa?

Lassa fiebre es una de las fiebres hemorrágicas virales (asociada con hemorragia interna), que también incluye Ébola, fiebre amarilla y Marburg Infección vírica. Según la Convención Internacional, la fiebre lleva el nombre de la ciudad de Lassa, donde se detectó por primera vez. Es causada por virus e inicialmente progresa como el gripe. La persona afectada padece fiebre, dolor de cabeza y dolor en las extremidades, y luego hay un dolor de garganta, un seco tos, Dolor de pecho y obstáculo en el abdomen. Los primeros síntomas aparecen después de 6 a 21 días de incubación. En muchos casos, quienes contraen la enfermedad solo sufren síntomas leves y no todos los casos presentan hemorragias internas. Sin embargo, la tasa de curso fatal de la enfermedad es de alrededor del diez al 20 por ciento en mujeres embarazadas, incluso del 50 por ciento.

Causas

La causa de la fiebre de Lassa es el virus de Lassa, que es transmitido por la rata glotón africana. El virus llega a los alimentos a través de las excreciones de las ratas (heces u orina) y de allí al cuerpo humano. En algunas áreas, las propias ratas se consumen y transmiten el virus directamente. La rata en sí no muestra síntomas de la enfermedad. Mediante infección por gotitas, la transmisión de la fiebre de Lassa también es posible de persona a persona. Contacta con el sangre, Saliva, el semen, el vómito, la orina o las heces de una persona infectada también es una posible causa de infección. La fiebre de Lassa ocurre cuando las malas condiciones sanitarias facilitan un caldo de cultivo ideal para la contaminación de los alimentos o la transmisión del vitus de persona a persona.

Síntomas, quejas y signos.

La fiebre de Lassa a menudo no produce signos de enfermedad o solo los produce imperceptibles. En dos de cada diez casos, la enfermedad se asocia con gripe síntomas, como fiebre, músculos, cabeza y dolor en las articulacionesy desmayo. Después de cinco a siete días, aparecen síntomas respiratorios. Éstas incluyen tossevero dolor de garganta e hinchazón alrededor del laringe, así como el libro electrónico inflamación de la faringe mucosa y amígdalas. A continuación, se forman capas blancas o amarillentas en las amígdalas, que desprenden un olor desagradable. Los posibles síntomas que acompañan a la fiebre de Lassa son Dolor de pecho y una puñalada dolor de cabeza. Además, la fiebre hemorrágica puede provocar fluctuaciones en sangre presión y ocasionalmente Lead a insuficiencia circulatoria. Si el patógeno se transmite, existe el riesgo de que el órganos internos se inflamará. Luego conjuntivitis con hemorragia interna o pericarditis se desarrolla. Puede producirse edema en el área de los párpados y cuello. Esta acumulación de agua generalmente se asocia con más dolor e incomodidad severa, y a menudo también hay restricción de movimiento. La fiebre de Lassa también puede causar síntomas gastrointestinales como náusea, vómitos y calambres abdominales. Los síntomas antes mencionados ocurren gradualmente y desaparecen rápidamente con un tratamiento experto. En ocho de cada diez pacientes, la evolución de la enfermedad es leve y no presenta síntomas graves ni molestias.

Diagnóstico y curso

La fiebre de Lassa se puede diagnosticar de manera inequívoca al detectar el virus causante en el sangre, muestras de orina, garganta o tejido de la persona enferma. Específico anticuerpos al virus se puede detectar en la sangre aproximadamente una semana después del inicio de la fiebre de Lassa. Para lograr un buen pronóstico y excluir en la medida de lo posible los síntomas tardíos, análisis de sangre debe organizarse lo antes posible si hay alguna sospecha. Debido a los síntomas, a menudo se sospechan otras enfermedades, especialmente en las primeras etapas. La fiebre de Lassa muestra inicialmente gripe-como síntomas, por lo que se puede suponer una infección de gripe grave. Confusión con malaria u otras fiebres hemorrágicas también es posible. Los síntomas típicos de la fiebre de Lassa incluyen edema de la cara, conjuntivitis, excreción de proteínas en la orina, faringitis y dolor detrás del esternón Si la enfermedad es grave, el sangrado del órganos internos, membranas mucosas y piel eventualmente ocurrirá, la consecuencia de lo cual puede ser la falla del sistema cardiovascular.

Complicaciones

Debido a la fiebre de Lassa, los afectados sufren la habitual síntomas de influenza. Hay fiebre alta y fuerte y además dolor en las extremidades. También la resiliencia de los pacientes disminuye claramente debido a la enfermedad, por lo que se trata de un cansancio y hasta el agotamiento. Asimismo, esta enfermedad conduce a dolor de garganta y dolores de cabeza. No es infrecuente que los pacientes padezcan dolor en el abdomen or vómitos debido a la fiebre de Lassa. Asimismo, en muchos casos, la enfermedad puede confundirse con malaria, lo que provoca un retraso en el tratamiento de estas afecciones. Si no se trata la fiebre de Lassa, el paciente puede morir de corazón enfermedad. El tratamiento en sí se lleva a cabo con la ayuda de medicamentos y generalmente conduce rápidamente al éxito. No ocurren complicaciones especiales, por lo que se puede registrar un curso positivo de la enfermedad. La esperanza de vida del paciente no se reduce si el tratamiento se inicia temprano. Además, no se producen complicaciones o quejas particulares. Sin embargo, los afectados no deben mantener contacto con otras personas, ya que la fiebre de Lassa tiene un alto riesgo de infección.

¿Cuándo se debe ir al médico?

Gente que viene con influir después de una estancia en un país con malas condiciones sanitarias deben acudir a su médico de cabecera. Si tos, dolor de garganta y otros signos de la fiebre de Lassa, se debe buscar atención médica de inmediato. Los síntomas indican una enfermedad grave, que en cualquier caso debe ser aclarada por un médico. Si apuñala pecho dolores o dolores de cabeza desarrollar, la persona afectada debe ser trasladada a un hospital. En caso de insuficiencia circulatoria, grave presión arterial fluctuaciones y otras complicaciones típicas, se debe alertar al médico de urgencias. La persona afectada debe tomárselo con calma; en caso de duda, primeros auxilios medidas debe ser tomada. El tratamiento de la fiebre de Lassa lo realiza el médico de cabecera o un internista. Dependiendo de los síntomas se debe consultar a cardiólogos, oftalmólogos o gastroenterólogos. Personas que padecen una enfermedad crónica o alergia Es mejor consultar con el profesional médico apropiado. Si un niño muestra síntomas de la fiebre de Lassa, los padres deben llamar a los servicios médicos de emergencia. Las mujeres embarazadas y los enfermos graves también necesitan que se aclaren inmediatamente los síntomas inusuales.

Tratamiento y terapia

La fiebre de Lassa se trata inhibiendo la multiplicación del virus tanto como sea posible y aliviando los síntomas del paciente. Además, la persona afectada debe recibir suficientes líquidos. Debido a la posibilidad de un repentino hipotensión (bajo presión arterial), a menudo se solicita atención médica intensiva. Los pacientes reciben el fármaco ribavirina para contener el virus. En la fiebre de Lassa, el diagnóstico rápido y el inicio del tratamiento en los primeros seis días después de la aparición de los síntomas es un factor importante en el pronóstico. Además, la forma en que se administra el medicamento juega un papel crucial. La tasa de mortalidad se reduce en un factor de tres cuando el tratamiento se inicia temprano y ribavirina se administra por vía oral (por boca) y por un factor de 10 cuando se administra por vía intravenosa.

Perspectivas y pronóstico

En la mayoría de los pacientes, la fiebre de Lassa es leve. Se recuperan por completo. Un buen 20 por ciento no experimenta ningún síntoma en absoluto. En todos los demás, los síntomas típicos aparecen con diferente intensidad. A partir de la segunda semana de enfermedad se observa una notable mejoría. La tasa de mortalidad es de aproximadamente uno a dos por ciento en relación con todas las infecciones. Llama la atención que la mayoría de los afectados mueran alrededor del duodécimo día de enfermedad. Riñón y la insuficiencia circulatoria ocupan un espacio importante. También puede producirse sangrado. La fiebre de Lassa es originaria del continente africano. Allí se detecta en Nigeria, Guinea, Liberia y Sierra Leona. Las enfermedades en países industrializados como Alemania son casi inexistentes. El virus ha pasado desapercibido en casos individuales. Debido al riesgo de infección, los pacientes deben observar precauciones medidas hacia otras personas Mientras que la fase de la enfermedad dura un máximo de cuatro semanas, virus con potencial infeccioso a veces todavía se puede detectar en la excreción durante diez semanas. La transmisión también es posible a través de la sangre y Saliva. Si la fiebre de Lassa progresa desfavorablemente, el período de recuperación se prolonga. Los pacientes sufren entumecimiento y trastornos musculoesqueléticos. Inicio temprano de terapia forestal se considera el remedio más eficaz para la fiebre de Lassa.

Prevención

La infección con la fiebre de Lassa se puede prevenir evitando el contacto con ratas y con personas que ya están enfermas, si es posible, y garantizando una higiene adecuada. Lassa virus Puede excretarse en la orina hasta nueve semanas y en el líquido seminal hasta tres meses después del inicio de la enfermedad y puede Lead a la infección. Anticuerpos se forman contra la fiebre de Lassa, que impiden la reaparición de la enfermedad.

Seguimiento

A menudo, cuidados posteriores medidas para la fiebre de Lassa están severamente limitadas. Aquí, los afectados dependen principalmente de un tratamiento rápido y, sobre todo, inmediato de los síntomas para que no se produzcan más complicaciones. Por lo general, la autocuración de la enfermedad no es posible, por lo que la persona afectada debe consultar a un médico ante los primeros signos y síntomas de esta fiebre. Como regla general, la infección se trata tomando varios medicamentos. Es importante tomar la dosis correcta de medicación de forma regular para aliviar y limitar los síntomas de forma permanente. Si hay alguna pregunta o duda, siempre se debe consultar primero a un médico. También se debe consultar primero a un médico si se producen efectos secundarios del medicamento. La mayoría de los pacientes dependen de la ayuda y el cuidado de otras personas durante el tratamiento de la fiebre de Lassa, por lo que el cuidado de la propia familia en particular puede tener un efecto positivo en el curso posterior de la enfermedad. Esto también puede prevenir depresión. u otros trastornos psicológicos. Posiblemente, la fiebre de Lassa reduce la esperanza de vida de la persona afectada, aunque el curso posterior de la enfermedad depende en gran medida del momento del diagnóstico.

Que puedes hacer tu mismo

La fiebre de Lassa es una enfermedad altamente contagiosa y, por lo tanto, de declaración obligatoria. Además, el trastorno es muy peligroso y puede ser fatal. El riesgo es particularmente alto para las mujeres embarazadas, con una morbilidad en este grupo de hasta el 50 por ciento si la enfermedad no se trata inmediatamente por un profesional. Por lo tanto, las mejores medidas de autoayuda que pueden tomar los pacientes son la prevención y la consulta inmediata con un médico si se sospecha una infección. La fiebre de Lassa se presenta casi exclusivamente en África occidental. El virus que causa la enfermedad es transmitido por ratas. Por lo tanto, la carne de rata no debe consumirse bajo ninguna circunstancia. Dado que los animales también transmiten el virus por otros medios, por ejemplo a través de las heces, tampoco se deben ingerir alimentos crudos. En el caso de la fruta, es preferible la fruta pelada. La transmisión también puede ocurrir de persona a persona por infección por gotitas. Contactar con Saliva o el semen de personas infectadas es particularmente peligroso. El período de incubación varía desde unos pocos días hasta tres semanas. Cualquiera que se muestre síntomas de influenza Durante una estadía o poco después de regresar de una zona de riesgo definitivamente debe consultar a un médico de inmediato y señalar explícitamente la posible infección con fiebre de Lassa, de modo que la sospecha se pueda aclarar de inmediato y se pueda iniciar un tratamiento adecuado de inmediato.