Laringocele: causas, síntomas y tratamiento

Un laringocele es el nombre que se le da a la salida de uno de los dos bolsillos mucosos que se encuentran en pares en el lado del laringe entre el pliegue vocal y el pliegue del bolsillo en humanos. Un laringocele puede ser congénito o adquirido durante la vida. Debido a los procesos inflamatorios que pueden tener lugar dentro de un laringocele, puede ser necesaria la extirpación quirúrgica.

¿Qué es el laringocele?

En humanos, el laringe contiene protuberancias laterales de dos pares de la laringe mucosa entre el bolsillo y cuerdas vocales. Las protuberancias se denominan ventrículos morgagni o laringe de ventrículos. Su importancia fisiológica probablemente radica en su función como resonadores durante el habla y el canto. Cuando uno de los bolsillos aplicados lateralmente desarrolla una protuberancia o un abultamiento distintivo que se asemeja a una hernia, en este caso correspondiente a una ruptura de la laringe mucosa, los condición se conoce como laringocele. El laringocele a menudo se desarrolla más en forma de quiste. Característica es el revestimiento con tejido epitelial respiratorio que incluye ciliados epitelio con células caliciformes productoras de moco. Dependiendo de si el laringocele se desarrolla hacia adentro o hacia afuera, es un laringocele interno o externo. Debido a las posibilidades limitadas de un intercambio de sustancias dentro del laringocele con producción simultánea de moco y la posibilidad apenas existente de que los cilios empujen el moco y otras sustancias hacia el exterior, el laringocele tiende a inflamarse. Por lo tanto, a menudo contienen no solo aire sino también secreciones purulentas.

Causas

El abultamiento de una o ambas laringe de los ventrículos para formar un laringocele interno o externo o combinado puede ser adquirido o genético. Si la predisposición genética está presente, podría ser que la disposición genética signifique una reliquia o un retroceso a los tiempos prehomínidos. Los monos aulladores, por ejemplo, tienen dos bolsas llamadas laringe de los ventrículos que se parecen mucho a los laringoceles y apoyan sus aullidos en ellos como los llamados sacos aulladores. Otras causas genéticas pueden ser que en el curso de un trastorno del desarrollo embrionario, la creación del párpado laríngeo (epiglotis) se asocia con una obstrucción de la entrada laríngea. Los laringoceles adquiridos ocurren con bastante poca frecuencia. Una de las causas puede ser crónica. inflamación en el área laríngea, por ejemplo, cuando la acción de la válvula del párpado laríngeo está alterada, lo que hace respiración difícil. Los laringoceles pueden desarrollarse en personas que con frecuencia necesitan acumular un exceso de presión en la faringe, como sopladores de vidrio, trompetistas o clarinetistas y oboístas.

Síntomas, signos y quejas.

Un laringocele interno, que se forma dentro del laringe, inicialmente permanece asintomático durante mucho tiempo. En las últimas etapas, ronquera se establece y aumenta gradualmente. Habitualmente se siente una sensación de cuerpo extraño o la sensación de una mayor acumulación de moco que no desaparece. En raras ocasiones, también hay dificultad para respirar y dificultad para tragar. Sin embargo, los síntomas aumentan rápidamente en el caso de inflamación del laringocele. Dolor luego también ocurre y se puede desarrollar una falta de aire aguda. Un laringocele externo es más fácil de reconocer porque sobresale visiblemente en el cuello y aumenta significativamente en volumen cuando se presiona. En etapas avanzadas, un laringocele externo también se nota al aumentar la dificultad para respirar.

Diagnóstico y curso de la enfermedad.

Mientras que un laringocele interno es inicialmente asintomático y como mucho se anuncia como inespecífico ronquera, un laringocele externo es notorio incluso en sus primeras etapas. Es reconocible por un bulto en el cuello, que incluso se agranda cuando se presiona aire, porque se llena de aire debido a la ligera sobrepresión. Las dudas finales sobre la presencia de un laringocele interno o externo pueden eliminarse mediante el procedimiento de imagen. tomografía computarizada. La TC revela claramente cavidades que están parcialmente llenas de aire. El curso de la enfermedad varía. Siempre que el curso sea asintomático o incluso completamente asintomático, el control regular es suficiente. Si el curso, respectivamente el crecimiento del laringocele progresa, un crítico condición debido a dificultad respiratoria puede desarrollarse sin tratamiento.

Complicaciones

En la mayoría de los casos, esta enfermedad se descubre y diagnostica relativamente tarde, porque los síntomas aparecen tarde y no son particularmente característicos. Por esta razón, solo es posible el tratamiento tardío de esta enfermedad. Las personas afectadas suelen sufrir ronquera y además también por falta de aire. En el peor de los casos, la dificultad para respirar también puede Lead a una pérdida del conocimiento, durante la cual la persona afectada podría lastimarse al caer. Similitud, dificultades para tragar ocurren, por lo que la ingestión de alimentos y líquidos generalmente ya no es posible para la persona afectada. Esto puede resultar en pérdida de peso y, además, en varios síntomas de deficiencia. Debido a la escasez de oxígeno En el correo electrónico “Su Cuenta de Usuario en su Nuevo Sistema XNUMXCX”. órganos internos, el daño a los órganos también puede ocurrir en el peor de los casos. En este caso, el tratamiento se realiza mediante una intervención quirúrgica. Como regla general, no hay complicaciones. Sin embargo, la cirugía debe realizarse inmediatamente después del diagnóstico para evitar daños mayores. Si la cirugía tiene éxito, el laringocele no reduce la esperanza de vida del paciente.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Si se nota ronquera, dificultad para tragar y otros signos de laringocele, se debe consultar a un médico. Si los síntomas persisten durante más de una semana o incluso empeoran en el curso, también se necesita ayuda médica. En las últimas etapas, la enfermedad conduce a una aguda inflamación, que debe tratarse de inmediato. Anormalidades externas como la típica hinchazón del cuello requieren aclaración médica. Si los síntomas ocurren en relación con laringitis, se debe informar al médico responsable. Se recomienda a los padres que noten signos de laringocele en su bebé que informen al pediatra. Aunque la salida de las bolsas de las membranas mucosas es relativamente inofensiva, puede causar daños graves en los órganos si no se trata. Por tanto, ante el primer signo de la enfermedad, el niño debe consultar a un especialista que pueda aclarar los síntomas y, si es necesario, iniciar el tratamiento necesario. medidas. Además del médico de cabecera, se puede consultar al otorrinolaringólogo o un internista. En el caso de enfermedades avanzadas en la infancia, fisioterapia también suele ser necesario.

Tratamiento y terapia

Si un laringocele produce síntomas notables que Lead en caso de falta de aire grave, el tratamiento está indicado con urgencia. Dado que no se conoce ningún tratamiento farmacológico que Lead a la regresión de un laringocele, el único remedio que queda es la ectomía quirúrgica o marsupialización en el caso de un laringocele externo. Se abre el laringocele y se fijan los bordes de la herida para que no puedan cerrarse inicialmente para lograr un drenaje permanente. La marsupialización se utiliza cuando no está indicada la eliminación completa porque, por ejemplo, el riesgo de cuerda vocal la lesión es demasiado alta. Dependiendo del diagnóstico y la ubicación del laringocele, el procedimiento también puede ser mínimamente invasivo mediante la ablación del tejido con láser u otros métodos apropiados. Si se desarrolla inflamación en el laringocele, el progreso de la enfermedad puede acelerarse significativamente, por lo que un crítico condición puede desarrollarse rápidamente, requiriendo una intervención quirúrgica inmediata. En la mayoría de los casos, se recomienda el tratamiento logopédico después de la ectomía de laringocele para recuperar el patrón de voz normal con la ayuda de logopedia.

Perspectivas y pronóstico

El pronóstico del laringocele es favorable. La afección se puede curar por completo con una variedad de tratamientos en la mayoría de los casos. El desafío radica en hacer el diagnóstico. Esto suele ocurrir muy tarde debido a la dificultad y complejidad de las circunstancias, por lo que la persona afectada ya padece las deficiencias durante mucho tiempo. Por este motivo, se debe tener en cuenta la probabilidad de un trastorno posterior a la hora de realizar el pronóstico. Debido a las alteraciones de la actividad respiratoria, momentos que provocan ansiedad o incluso ataques de pánico puede ocurrir. Además, la ronquera conduce a estados de angustia emocional en algunos pacientes. Por tanto, pueden producirse trastornos psicológicos, que están formados por el laringocele. Con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, suele haber ya una regresión de las deficiencias a través de la administración de medicación En el curso posterior, se puede esperar que no presenten síntomas. En algunos casos, son necesarias intervenciones quirúrgicas. Por lo general, estos se desarrollan sin complicaciones. Sin embargo, existen riesgos o efectos secundarios asociados con cualquier cirugía. Si se producen irregularidades durante la operación, estas pueden provocar un retraso en el proceso de curación o, en casos particularmente graves, provocar trastornos secundarios. Deben utilizarse sesiones de ejercicio logopédico y entrenamiento para mejorar el habla a largo plazo. Estos pueden ser realizados por el paciente de forma independiente y bajo su propia responsabilidad fuera de los ofrecidos. terapia forestal.

la prevención del cáncer

Para los pacientes que desarrollan un laringocele debido a una predisposición genética, no se conocen medidas además de la recomendación de observarse a sí mismo y también de tener síntomas inespecíficos como la ronquera aclarada. Para las personas que no tienen ninguna predisposición genética particular para el desarrollo de un laringocele, tampoco existen medidas que podría prevenir la enfermedad o hacerla poco probable. A lo sumo, el riesgo de adquirir un laringocele se puede reducir ligeramente evitando presionar repetidamente.

Seguimiento

En la mayoría de los casos, hay pocas medidas especiales de cuidados posteriores, si es que hay alguna, disponibles para las personas afectadas con esta afección. Por regla general, estos también son muy limitados, por lo que, ante todo, se debe realizar un diagnóstico rápido y, sobre todo, precoz de la enfermedad, para que no se produzcan más complicaciones o un mayor agravamiento de los síntomas. . La autocuración no es posible, por lo que la persona afectada por esta enfermedad debe consultar a un médico ante los primeros signos y síntomas. En la mayoría de los casos, los pacientes dependen de una intervención quirúrgica, a través de la cual se pueden aliviar las quejas. Después de tal operación, la persona afectada debe, en cualquier caso, descansar y cuidar su cuerpo. Debe abstenerse de realizar esfuerzos o actividades físicas y estresantes para evitar tensiones innecesarias en el cuerpo. Además, las medidas de un terapia del habla también son apropiados, para que los niños puedan desarrollarse habitualmente. La ayuda y el apoyo intensivo de los niños por parte de sus propios padres también es necesaria para apoyar el proceso de desarrollo. Por lo general, esta enfermedad no reduce la esperanza de vida de la persona afectada.

Esto es lo que puedes hacer tu mismo

Como regla general, se debe consultar a un médico en cualquier caso con esta enfermedad. Por tanto, las posibilidades de autoayuda son muy limitadas para el paciente. Asimismo, la enfermedad no se puede prevenir directamente. En el caso de dificultad para respirar urgente, se debe tener cuidado para garantizar la calma y, sobre todo, regular respiración durante el curso de la enfermedad. Si la persona afectada pierde el conocimiento debido a la respiración dificultades, se debe llamar a un médico de emergencia en cualquier caso. Hasta la llegada del médico de urgencias, la persona afectada debe recibir urgencias. Respiración artificial y colocado en un posición lateral estable. Especialmente en caso de inflamación, se debe consultar a un médico de inmediato para evitar complicaciones adicionales. Incluso después de la extirpación quirúrgica, el paciente debe tomárselo con calma. En algunos casos, también puede ser necesario un tratamiento logopédico. En este caso, la persona afectada también puede restaurar el patrón de voz por sí mismo a través de varios ejercicios. Los amigos y la familia también pueden ayudar al paciente en este proceso y, por lo tanto, posiblemente acelerar la recuperación. Como regla general, el tratamiento conduce a un curso positivo de la enfermedad. La enfermedad tampoco reduce la esperanza de vida del paciente.