Farmacia a domicilio: lo que definitivamente debería incluirse

Breve descripción

  • Descripción: Contenedor con medicamentos, vendajes e instrumentos médicos para dolencias cotidianas menores (p. ej. resfriados, dolores de cabeza), lesiones menores (p. ej. raspaduras, quemaduras) y emergencias domésticas.
  • Contenido: medicamentos (p. ej., analgésicos y antipiréticos, ungüentos para heridas y quemaduras, agente antidiarreico), vendajes, instrumentos médicos (p. ej., tijeras para vendas, pinzas, termómetro clínico), otros medios auxiliares (p. ej., compresas refrescantes).
  • Consejos: verifique periódicamente que los medicamentos y los apósitos estén completos y verifique la fecha de vencimiento, anote la fecha de apertura en los paquetes de medicamentos, no use artículos vencidos, sino deséchelos adecuadamente

¿Qué es un botiquín?

El botiquín y su contenido sirven, por un lado, para aliviar pequeñas molestias cotidianas (p. ej. dolores de cabeza, problemas gastrointestinales) y para tratar pequeñas lesiones (p. ej., abrasiones). Por otro lado, ayudan a brindar primeros auxilios en caso de emergencia (como envenenamiento o electrocución). ¡Para ello es importante el almacenamiento y equipamiento correcto de su propio botiquín!

¿Qué debe estar en un botiquín?

Un botiquín bien abastecido es particularmente importante para garantizar que esté preparado de manera rápida y eficiente cuando lo necesite. Se aplica lo siguiente: Lo que debe haber en un botiquín también depende de las circunstancias y necesidades individuales. Una familia con niños pequeños puede necesitar un botiquín diferente al de una persona soltera y deportista.

Básicamente, los siguientes medicamentos y auxiliares deben estar en todo botiquín bien surtido:

Medicamentos

  • Ungüento para quemaduras, heridas y cicatrización (p. ej., ungüento con dexpantenol u óxido de zinc)
  • Gotas para los ojos contra la sequedad ocular (por ejemplo, con ácido hialurónico)
  • Medicamentos para picaduras de insectos, quemaduras solares, irritación de la piel o picazón (p. ej. pomadas, cremas, geles con urea o hidrocortisona)
  • Medicamentos contra enfermedades de la mucosa oral (por ejemplo, clorhexidina, lidocaína)
  • Analgésicos y antipiréticos (p. ej., paracetamol, ácido acetilsalicílico, ibuprofeno)
  • Supositorios anticonvulsivos (p. ej., con butilscopolamina, simeticón)
  • Medicamentos para problemas digestivos como acidez de estómago (p. ej., pastillas o pastillas masticables con hidróxido de aluminio, carbonato de calcio u óxido de magnesio), flatulencia (p. ej., tabletas masticables con simeticón o dimeticona), diarrea (p. ej., mezclas de electrolitos, tabletas o cápsulas con loperamida) y estreñimiento (p. ej., jarabe con lactulosa).
  • Medicamentos para hematomas, torceduras y esguinces (p. ej., tabletas, gel, spray de hielo o ungüento que contenga diclofenaco o ibuprofeno)
  • medicamentos para las alergias en la familia (por ejemplo, colirios antialérgicos, aerosoles nasales o tabletas que contengan cetirizina o loratadina)
  • medicamentos individualmente importantes si alguien en la familia tiene una enfermedad específica (crónica) (p. ej., medicamentos antihipertensivos, medicamentos para la tiroides, medicamentos para la diabetes)

Instrumentos medicos

  • Termómetro clínico
  • Tijeras para vendas
  • Pinzas (p. ej. para retirar cuerpos extraños como, por ejemplo, astillas de vidrio de las heridas)
  • Alfileres de seguridad (por ejemplo, para fijar apósitos)
  • Pinzas para garrapatas/tarjeta para garrapatas
  • Guantes desechables (por ejemplo, para evitar la introducción de gérmenes al tratar heridas o para proteger contra fluidos corporales como la sangre al tratar a personas lesionadas)

Material de apósito

  • Compresas estériles (por ejemplo, para heridas y abrasiones menores y mayores)
  • Tela triangular (por ejemplo, como cabestrillo para el brazo o para amortiguar fracturas y heridas abiertas)
  • Tiras de yeso de distintos tamaños (p. ej., para cubrir heridas menores como cortes, puntos o ampollas por quemaduras)
  • Apósitos adhesivos/apósitos de acción rápida y rollos de apósitos (p. ej. para fijar apósitos)
  • Paquete de apósito para quemaduras
  • Apósitos para ampollas

Otros

  • Compresa fría/paquete frío (guardar en el congelador/caja de hielo)
  • Botella de agua caliente
  • Manta de salvamento
  • Hoja informativa con instrucciones importantes de primeros auxilios (p. ej., para la posición lateral estable)

Farmacia a domicilio: Bebé y Niño

Si en la casa viven niños, el botiquín debe estar equipado con algunas cosas adicionales. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, remedios para los problemas de dentición, cremas/ungüentos para la inflamación de la piel en la zona del pañal o supositorios para la fiebre en dosis adecuadas para la edad.

Si quieres montar un botiquín para un hogar con niños, lee el artículo Botiquín casero: bebé y niño.

¿Cómo se debe guardar el botiquín?

El lugar de almacenamiento ideal es seco, preferiblemente oscuro y no demasiado caluroso. Los lugares adecuados para el botiquín son, por tanto, el dormitorio, el salón y el pasillo. Un botiquín también se puede guardar en un almacén, protegido de la luz, la humedad y el calor.

Lugares desfavorables

Tampoco se deben dejar medicamentos en el coche, donde pueden estar expuestos a altas temperaturas y luz solar directa, especialmente en verano. Esto también puede dañar las drogas.

Almacenamiento a prueba de niños

Farmacia a domicilio: más consejos

Conserve los prospectos: conserve siempre los envases y prospectos originales de los medicamentos. Esto le ayudará a realizar un seguimiento del calendario de dosificación y la fecha de vencimiento. Si falta un prospecto, su farmacéutico puede imprimirlo si es necesario y responder preguntas sobre la toma del medicamento o la dosis.

Compruébelo periódicamente: a menudo, la farmacia de su casa es un colorido revoltijo de pastilleros sueltos, numerosos folletos de instrucciones y medicamentos caducados. Para evitar que esto suceda y para tener a mano rápidamente todos los medicamentos necesarios en caso de un caso agudo, debería revisar su botiquín al menos una vez al año, idealmente antes de que llegue la estación fría.

En principio, la fecha de caducidad sólo se aplica a productos sin abrir, pero ya no, por ejemplo, a gotas, zumos o ungüentos que ya hayan sido abiertos. El prospecto indica cuánto tiempo aún se puede usar una preparación después de abrirla.

Tenga en cuenta los productos rápidamente perecederos como pomadas, cremas, geles, gotas y jugos una vez abiertos los productos.

Deje de utilizar estos remedios y consulte a su farmacéutico. Muchas farmacias ofrecen como servicio un cheque de farmacia a domicilio. Si es necesario, el farmacéutico puede enviar los medicamentos a un laboratorio y comprobar su seguridad y eficacia.

Alternativamente, puede entregar los medicamentos desechados en una farmacia, pero tenga cuidado: las farmacias no están legalmente obligadas a aceptar medicamentos viejos. ¡Lo mejor es preguntar antes en tu farmacia!

En Austria los productos farmacéuticos no se pueden tirar a la basura doméstica. En su lugar, deben llevarse a un punto de recogida de materiales problemáticos o a una farmacia.

En Suiza, las farmacias y los puntos de recogida son también la vía designada para la eliminación de medicamentos caducados o que ya no se necesitan. Al ser considerados residuos peligrosos no deben acabar en el cubo de la basura. Sólo los apósitos para heridas y otros residuos que no representen ningún peligro se pueden eliminar con los residuos municipales.

Reponga de manera oportuna: reabastezca temprano los medicamentos que están casi agotados y ajuste las necesidades de medicamentos de su familia según sea necesario.

Por la misma razón, los medicamentos para animales no tienen cabida en el botiquín.

Los medicamentos que su médico le haya recetado por un período de uso limitado y que usted no haya consumido no deben usarse más adelante ni dárselos a otras personas.