Presión arterial alta: síntomas, causas, terapia

Breve descripción

  • Síntomas: dolor de cabeza (especialmente por la mañana), hemorragia nasal, mareos, fatiga leve, enrojecimiento de la cara, dificultad para respirar, alteraciones del sueño, tinnitus, etc.; posiblemente síntomas de enfermedades secundarias como opresión en el pecho, retención de agua en los tejidos (edema) o alteraciones visuales
  • Causas y factores de riesgo: estilo de vida poco saludable (p. ej., tabaquismo, dieta rica en calorías, falta de ejercicio), estrés, edad, predisposición familiar, menopausia y embarazo, otras enfermedades (p. ej., trastornos metabólicos como la diabetes, daños a órganos como la enfermedad renal, enfermedades cardiovasculares). enfermedad), medicamentos
  • Exámenes y diagnóstico: exámenes físicos, así como mediciones de la presión arterial (generalmente presión arterial a largo plazo durante 24 horas), análisis de sangre y orina, ecografía renal, ecocardiografía.
  • Tratamiento: cambios en el estilo de vida (mucho ejercicio y deporte, pérdida de peso, dieta saludable, dejar de fumar, etc.), posiblemente medicación antihipertensiva; Tratamiento de la enfermedad subyacente en el caso de hipertensión secundaria.
  • Prevención: Estilo de vida o dieta saludable, suficiente ejercicio, evitar o minimizar el estrés, ejercicios de relajación, limitar o dejar de fumar.

¿Qué es la presión arterial alta? ¿Cuándo la presión arterial es demasiado alta?

En la presión arterial alta (hipertensión), los niveles de presión arterial son permanentemente demasiado altos. En sentido estricto, la hipertensión arterial no es una enfermedad, sino más bien un factor de riesgo de otras enfermedades, a menudo crónicas.

Los niveles de presión arterial son causados ​​por el corazón que bombea sangre a los vasos sanguíneos con cada latido, y la sangre ejerce presión sobre la pared del vaso desde el interior. Dependiendo de la acción del corazón, los médicos distinguen entre dos valores de presión arterial: uno alto y otro bajo:

  • Presión arterial diastólica (valor más bajo): En la diástole, el músculo cardíaco se expande para permitir que las cámaras del corazón se llenen nuevamente de sangre. Todavía hay presión en los vasos, pero es más baja que la presión arterial sistólica.

En cada persona, la presión arterial está sujeta a ciertas fluctuaciones. Por ejemplo, la excitación y el esfuerzo físico hacen que la presión arterial aumente, mientras que es significativamente más baja en reposo o durante el sueño. Estas fluctuaciones de la presión arterial son normales y sirven para la adaptación física a la situación respectiva. En personas sanas, los valores de presión arterial siempre vuelven al rango normal. Sólo cuando la presión arterial es permanentemente demasiado alta suele ser necesario el tratamiento.

Valores de tensión arterial

La unidad de medida de la presión arterial es mmHg (milímetros de mercurio). Por ejemplo, una lectura de 126/79 mmHg (léase: 126 a 79) significa que la presión arterial sistólica es 126 y la diastólica es 79 mmHg. Los médicos describen valores de menos de 120 mmHg sistólica y menos de 80 mmHg diastólica como presión arterial óptima. Además, se aplican los siguientes rangos de referencia para la presión arterial:

Clasificación de grado

Sistólica

Diastólica

NORMAL

120-129 mmHg

80-84 mmHg

Normal alto

130-139 mmHg

85-89 mmHg

Hipertensión grado 1

(hipertensión leve)

140-159 mmHg

90-99 mmHg

Hipertensión grado 2

(hipertensión moderadamente grave)

160-179 mmHg

100-109 mmHg

Hipertensión grado 3

(hipertensión grave)

≥ 180 mmHg

≥ 110 mmHg

Hipertensión sistólica aislada

≥ 140 mmHg

<90 mmHg

Presión arterial alta en niños y adolescentes

La hipertensión arterial afecta no sólo a los adultos, sino también a niños y adolescentes, especialmente durante la pubertad. Cada vez más jóvenes padecen hipertensión arterial, por lo que la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH) recomienda tomar mediciones de la presión arterial ya de forma periódica con controles preventivos a partir de los tres años.

Los niveles de presión arterial en niños y adolescentes suelen ser más bajos que en los adultos. Como sus cuerpos aún están en desarrollo, no es posible establecer valores de referencia como los de los adultos. Los límites se basan en el sexo, la edad y la altura del niño. Al igual que ocurre con el peso y la altura, existen las llamadas curvas percentiles que definen el rango normal de presión arterial en los niños. Por tanto, todos los valores por debajo del percentil 95 no son destacables.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión?

La mayoría de los pacientes apenas presentan síntomas claros de hipertensión, por lo que el aumento de la presión vascular suele pasar desapercibido durante mucho tiempo. Por tanto, la hipertensión arterial es un peligro “silencioso”. Sin embargo, el tratamiento temprano es muy importante para prevenir daños secundarios. Estos ocurren incluso sin síntomas previos de presión arterial alta. Por lo tanto, es importante tomarse en serio los posibles signos de presión arterial alta. Éstas incluyen:

  • Mareo
  • Dolores de cabeza, especialmente por la mañana.
  • Trastornos del sueño
  • Nerviosismo
  • Zumbido en los oídos (tinnitus)
  • Cansancio/fatiga leve
  • Hemorragias nasales
  • falta de aire
  • cara enrojecida
  • Náuseas

Una cara ligeramente enrojecida, a veces con venas rojas visibles (cuperosis), también es un posible signo de presión arterial alta.

La presión arterial alta también suele manifestarse con nerviosismo y dificultad para respirar. Las mujeres de mediana edad a menudo malinterpretan estos síntomas de hipertensión, confundiéndolos con síntomas de menopausia o síntomas de estrés en general. Los síntomas de la hipertensión a menudo se parecen a los síntomas de la menopausia. Por ejemplo, las mujeres mayores de 50 años con presión arterial alta tienen más probabilidades de experimentar cambios de humor o sofocos con aumento de la sudoración. En caso de duda, siempre es aconsejable aclarar la presión arterial alta si hay algún signo evidente.

Esto también se aplica si alguien se siente mareado con frecuencia sin motivo aparente, ya que el mareo también es un síntoma común de la hipertensión. Para algunas personas, los signos de hipertensión aumentan durante la estación fría.

Señales de advertencia de enfermedades secundarias.

  • Opresión en el pecho y dolor cardíaco (angina de pecho) en la enfermedad de las arterias coronarias (EAC)
  • Reducción del rendimiento y retención de agua (edema) en la insuficiencia cardíaca (insuficiencia cardíaca)
  • Dolor en las piernas en la enfermedad arterial periférica (pAVK)
  • Disminución de la agudeza visual y defectos del campo visual en la retinopatía hipertensiva

A veces los médicos no diagnostican la hipertensión hasta que ocurre un ataque cardíaco, un derrame cerebral u otra complicación grave. Por ello, es especialmente importante no pasar por alto los síntomas de la hipertensión y acudir a controles periódicos. De esta manera se pueden evitar daños indirectos tan graves.

¿La hipertensión arterial se manifiesta de forma diferente en las mujeres que en los hombres?

La mayoría de los síntomas son comparables en mujeres y hombres. Sin embargo, hasta la fecha se han realizado pocos análisis específicos de género, por lo que todavía no es posible hacer declaraciones exhaustivas.

Además, existen hallazgos iniciales sobre las diferencias de género en el mecanismo subyacente al desarrollo de la hipertensión. Sin embargo, todavía no son suficientes para sacar conclusiones claras sobre una terapia más específica.

¿Cuales son las causas?

Los médicos distinguen entre dos formas básicas de hipertensión en términos de causa:

  • Hipertensión primaria: en este caso, no existe ninguna enfermedad subyacente que pueda demostrarse como la causa de la presión arterial alta. Esta hipertensión esencial representa aproximadamente el 90 por ciento de todos los casos de presión arterial alta.
  • Hipertensión secundaria: En este caso, la hipertensión arterial es provocada por otra enfermedad. Estos incluyen enfermedad renal, disfunción tiroidea u otros trastornos metabólicos.

Hipertensión primaria: causas

Aún no se comprende claramente qué causa exactamente la hipertensión primaria. Sin embargo, se sabe que varios factores promueven el desarrollo de esta forma de hipertensión:

  • Sobrepeso (índice de masa corporal = IMC > 25)
  • La falta de ejercicio
  • Alto consumo de sal
  • Alto consumo de alcohol
  • Ingesta baja de potasio (se puede encontrar mucho potasio en frutas y verduras frescas, frutas secas o nueces)
  • Fumar
  • Mayor edad (hombres ≥ 55 años, mujeres ≥ 65 años).

También parece haber un vínculo entre la hipertensión y la menopausia en las mujeres: la hipertensión ocurre con mayor frecuencia en las mujeres después del final de sus años fértiles. A partir de los 75 años, en promedio, más mujeres se ven afectadas por la hipertensión que hombres.

Otros factores influyentes

La hipertensión primaria ocurre con más frecuencia que el promedio junto con otras enfermedades. Éstas incluyen:

  • Sobrepeso u obesidad (adiposidad)
  • Diabetes tipo 2
  • Niveles elevados de lípidos en sangre

Si estos tres factores ocurren al mismo tiempo que la presión arterial alta, los médicos lo llaman síndrome metabólico.

Sin embargo, si tienes sobrepeso, pasar hambre no es la solución adecuada para bajar la presión arterial. Cómo bajar la presión arterial alta de forma saludable, lea aquí.

Hipertensión secundaria: causas.

En la hipertensión secundaria, las causas de la hipertensión arterial se encuentran en otra enfermedad. En la mayoría de los casos, se trata de enfermedades renales, trastornos metabólicos (por ejemplo, síndrome de Cushing) o enfermedades vasculares.

El síndrome de apnea del sueño también se considera un posible desencadenante de hipertensión secundaria. Este es un trastorno respiratorio durante el sueño.

Los medicamentos también son posibles causas de presión arterial alta. Los ejemplos incluyen hormonas (como la píldora anticonceptiva) y medicamentos para el reumatismo. Por último, pero no menos importante, determinadas drogas como la cocaína y las anfetaminas suelen aumentar la presión arterial de forma patológica.

Con menos frecuencia, se considera que los desequilibrios hormonales son la causa de la hipertensión arterial. Éstas incluyen:

  • Síndrome de Cushing: en este trastorno hormonal, el cuerpo produce demasiado cortisol. Esta hormona influye en numerosos procesos metabólicos. Entre otras cosas, el cuerpo secreta más durante el estrés.
  • Hiperaldosteronismo primario (síndrome de Conn): sobreproducción de la hormona aldosterona debido a un trastorno en la corteza suprarrenal (como un tumor).
  • Acromegalia: aquí, un tumor (generalmente benigno) en el lóbulo anterior de la glándula pituitaria produce hormonas de crecimiento incontroladas. Esto hace que ciertas partes del cuerpo se agranden, como las manos, los pies, la mandíbula inferior, el mentón, la nariz y las cejas.
  • Síndrome androgenital: este trastorno metabólico hereditario provoca una producción deficiente de las hormonas aldosterona y cortisol en la glándula suprarrenal. La causa de la enfermedad es un defecto genético que no es tratable.
  • Disfunción tiroidea: la hipertensión suele aparecer asociada con el hipertiroidismo.

Aquí se encuentran los centros de control del sistema circulatorio y también de la presión arterial, que fallan cuando se dañan. La tensión constante en los músculos de la columna debido a un bloqueo en la parte superior de la espalda y el cuello intensifica aún más el efecto negativo sobre la presión arterial.

Precaución con ciertos alimentos

A menudo se ha dicho que el café promueve la presión arterial alta cuando se consume en exceso debido a la cafeína que contiene. Sin embargo, los expertos no están de acuerdo en esto. Algunos estudios demuestran que el consumo moderado y sobre todo regular de café no tiene efectos negativos. Los expertos incluso afirman que un consumo tan regular (de una a tres tazas al día) tiene un efecto positivo en la tasa de mortalidad de los pacientes hipertensos. El café tiene un efecto negativo sobre la presión arterial, especialmente cuando se consume sólo de vez en cuando.

El café hace que la presión arterial aumente durante un breve período. Por lo tanto, si es posible, no beba café poco antes de medirse la presión arterial.

Se cree que el bicarbonato de sodio, también llamado hidrogenocarbonato de sodio, tiene un efecto negativo sobre la presión arterial cuando se consume con regularidad. Tiene un efecto similar al de la sal y retiene mucha agua en el cuerpo, lo que provoca un aumento de la presión arterial. Esto es particularmente problemático en el tratamiento de la enfermedad renal crónica, donde el bicarbonato de sodio se incluye en la terapia estándar. Sin embargo, muchas personas también utilizan bicarbonato de sodio para tratar la acidez de estómago. El uso ocasional aparentemente no presenta problemas. Consulte con su médico sobre los posibles riesgos si lo usa con más frecuencia.

Hipertensión arterial y deportes

Sin embargo, en muchos casos de hipertensión se recomienda practicar deporte, practicando el tipo de deporte adecuado y con una intensidad de entrenamiento adecuada individualmente. Muchos pacientes con hipertensión se benefician del entrenamiento regular de resistencia moderada. En el mejor de los casos, el deporte puede incluso reducir la presión arterial alta.

Lea más sobre cómo reducir la presión arterial alta con la ayuda del ejercicio aquí.

Presión arterial alta después de la vacunación

La mayoría de las personas tolera bien las vacunas y no son peligrosas. Las vacunas utilizadas (tanto vacunas vivas como muertas, así como vacunas basadas en ARNm) afectan al cuerpo de maneras específicas, estimulando específicamente el sistema inmunológico pero sin dañar el cuerpo en sí. Sin embargo, en algunos casos se producen efectos secundarios o complicaciones.

Hipertensión arterial durante el embarazo.

La hipertensión relacionada con el embarazo, es decir, la presión arterial alta provocada por el propio embarazo, suele aparecer después de la semana 20 de embarazo (SSW). Por otro lado, si la hipertensión existía antes del embarazo o se desarrolla hacia la semana 20 de gestación, se considera independiente del embarazo.

La hipertensión relacionada con el embarazo suele ser sencilla y suele desaparecer por sí sola dentro de las seis semanas posteriores al nacimiento. A veces, sin embargo, es el punto de partida de enfermedades hipertensivas del embarazo como la preeclampsia, la eclampsia y el síndrome HELLP. En ocasiones, estas enfermedades se desarrollan rápidamente y suponen un riesgo tanto para la madre como para el niño. Por este motivo, los médicos controlan periódicamente la presión arterial de las mujeres embarazadas como parte de sus exámenes preventivos.

La preeclampsia

La preeclampsia es una de las llamadas intoxicaciones del embarazo (gestosis). Si no es tratada por un médico, en el peor de los casos puede provocar convulsiones potencialmente mortales (eclampsia).

Puede leer más sobre esta forma de hipertensión relacionada con el embarazo en el artículo Preeclampsia.

¿Cómo se puede detectar la presión arterial alta?

Muchas personas viven con presión arterial alta (hipertensión) durante años sin darse cuenta. Se sienten saludables porque la presión arterial alta a menudo no causa síntomas durante mucho tiempo. Por lo tanto, es bueno conocer con precisión sus valores de presión arterial, controlándolos usted mismo periódicamente y haciendo que su médico los controle.

Medir la presión arterial

Por lo tanto, en general se aplica lo siguiente: para obtener valores significativos de presión arterial, son útiles y necesarias mediciones múltiples (por ejemplo, en tres momentos diferentes). Las mediciones a largo plazo (más de 24 horas) también son útiles para diagnosticar la presión arterial alta. A través de ellos, el médico observa con precisión las fluctuaciones diurnas.

Sin un tensiómetro adecuado no se puede determinar la presión arterial con precisión. ¡Cómo medir correctamente la presión arterial, lee aquí!

Otros pasos de diagnóstico

El médico suele preguntar al paciente sobre condiciones preexistentes que podrían ser la causa de la hipertensión secundaria. Se trata, por ejemplo, de enfermedades renales o tiroideas.

Un examen físico también forma parte del aclaramiento de la presión arterial alta. Ayuda a evaluar el riesgo cardiovascular individual y a detectar posibles signos de daño orgánico relacionado con la presión arterial. La presión arterial alta a menudo sólo se detecta cuando ya ha dañado los vasos sanguíneos (por ejemplo, arteriosclerosis). Los vasos del corazón, el cerebro, los riñones y los ojos se ven especialmente afectados. A largo plazo, el músculo cardíaco también se daña y el resultado es insuficiencia cardíaca. Para un examen más preciso de posibles enfermedades secundarias, son necesarios, por ejemplo, exámenes adicionales de los ojos, el corazón y los riñones.

Terapia de la presión arterial alta.

Para la mayoría de los pacientes hipertensos, las directrices europeas recomiendan reducir la presión arterial por debajo de 140/90 mmHg. Si el paciente tolera el tratamiento, se aspira a un valor objetivo inferior a 130/80 mmHg. Sin embargo, es importante no bajar del valor objetivo de 120/70 mmHg. Sin embargo, dependiendo del grupo de pacientes también existen diferentes recomendaciones:

  • En pacientes ancianos "frágiles" y en pacientes mayores de 65 años, los médicos apuntan a una presión arterial sistólica entre 130 y 139 mmHg.
  • En pacientes con enfermedad renal (nefropatía) y proteinuria concomitante, suele ser razonable un valor de presión arterial sistólica inferior a 125/75 mmHg.
  • En pacientes diabéticos y en todos los demás individuos hipertensos, se recomienda un valor de presión arterial diastólica inferior a 80 mmHg.

El médico también adapta individualmente las recomendaciones sobre los valores objetivo de presión arterial.

Bajar la presión arterial: lo que puede hacer usted mismo

También es muy recomendable dejar de fumar si se padece hipertensión, para no agravar el riesgo cardiovascular. Los médicos también recomiendan reducir el estrés, si es necesario con la ayuda de técnicas de relajación como el entrenamiento autógeno o el yoga.

Además, muchos pacientes intentan reducir los niveles elevados de presión arterial a un nivel más saludable con remedios caseros o métodos de curación alternativos como la homeopatía.

Lea más sobre lo que puede hacer usted mismo para controlar la presión arterial alta en el artículo Cómo reducir la presión arterial.

Los remedios caseros pueden, en el mejor de los casos, complementar el tratamiento médico convencional, pero no sustituirlo. Si los síntomas persisten durante mucho tiempo, no mejoran o incluso empeoran, siempre se debe consultar a un médico.

Medicamentos contra la presión arterial alta.

  • inhibidores de la ECA
  • Antagonistas AT1 (bloqueadores de los receptores de angiotensina, sartanes)
  • Bloqueadores beta
  • Diuréticos (agentes deshidratantes, “tabletas diuréticas”)
  • Antagonistas del calcio

Cuándo qué medicamentos son más apropiados depende de cada caso individual. Además, a veces basta con tomar un solo medicamento para reducir suficientemente la presión arterial elevada (monoterapia). En otros casos, es necesaria una combinación de diferentes fármacos (terapia combinada), por ejemplo, un inhibidor de la ECA y un antagonista del calcio.

A pesar de ser bien tolerados, los medicamentos para la presión arterial a veces pueden provocar efectos secundarios. Por ejemplo, algunos betabloqueantes provocan alteraciones circulatorias, que luego van acompañadas de una sensación general de frío y, a menudo, de manos y pies fríos. Algunos pacientes informan que sienten frío con más frecuencia y, en consecuencia, tiemblan.

En la hipertensión secundaria, no basta con tomar antihipertensivos. En su lugar, el médico tratará la enfermedad subyacente y, por tanto, el desencadenante de la hipertensión arterial. Por ejemplo, las arterias renales estrechas (estenosis de la arteria renal) se pueden ensanchar en un procedimiento quirúrgico. En la mayoría de los casos, esto reduce los niveles elevados de presión arterial.

¿Es peligrosa la presión arterial alta?

El pronóstico de la presión arterial alta varía de un paciente a otro y no se puede predecir en términos generales. El curso de la enfermedad depende de varios factores. Estos incluyen, por ejemplo, el nivel de presión arterial y la presencia de enfermedades concomitantes. En general, cuanto antes se detecte y trate la hipertensión arterial, menor será el riesgo de enfermedades secundarias como un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Si, por el contrario, la hipertensión no se trata, aumenta el riesgo de daños secundarios.

Con una terapia constante, la presión arterial generalmente se puede ajustar y controlar muy bien. Además, los síntomas de la hipertensión arterial por sí solos no suelen ser tan graves, por lo que generalmente no se esperan períodos más prolongados de enfermedad e incapacidad para trabajar.

A largo plazo, la hipertensión arterial daña órganos importantes como el corazón y sus vasos sanguíneos (vasos coronarios), el resto de vasos sanguíneos, el cerebro y los riñones. En el peor de los casos, esto desencadena enfermedades potencialmente mortales y reduce la esperanza de vida.

Hipertensión benigna y maligna.

En el pasado, los médicos hablaban de "hipertensión benigna (esencial)" si durante la enfermedad no se producía un empeoramiento de la presión arterial (exacerbaciones) similar a una crisis. Muchos expertos ahora rechazan este término porque la hipertensión “benigna” (= benigna) también es muy peligrosa y tiene una mayor tasa de mortalidad.

peligros

Especialmente en las personas mayores, en las personas que han estado enfermas o en las mujeres embarazadas, la presión arterial alta suele asociarse con un curso más grave de enfermedades infecciosas. Se considera que tienen un mayor riesgo, por lo que los médicos les aconsejan que se vacunen, por ejemplo, contra el SARS-CoV-2.

En la zona del corazón, la presión arterial elevada favorece, por ejemplo, la arteriosclerosis (endurecimiento de los vasos) de las arterias coronarias. Esta enfermedad coronaria (CHD) a menudo conduce a insuficiencia cardíaca o arritmias cardíacas. También es posible un ataque al corazón.

Con el tiempo, el daño vascular causado por la presión arterial alta también afecta a los riñones y su función: una posible consecuencia es una debilidad renal crónica (insuficiencia renal crónica) o incluso una insuficiencia renal.

Los trastornos circulatorios que se desarrollan como resultado de la presión arterial alta también tienen un efecto negativo en otras partes del cuerpo. En las piernas, por ejemplo, a menudo se desarrolla enfermedad arterial oclusiva periférica (EPAP). En los ojos dañan la retina, lo que perjudica la visión. Los médicos se refieren a esto como retinopatía hipertensiva.

La presión constante en los vasos provoca la formación de protuberancias en las paredes de los vasos (aneurismas). Cuando estallan, provocan una hemorragia interna potencialmente mortal. Un peligro especial lo representan los aneurismas en la zona de la aorta (aneurisma aórtico) y en el cerebro: la rotura de un aneurisma cerebral provoca un derrame cerebral hemorrágico.

Crisis hipertensiva

Si además hay signos de daño orgánico debido al aumento masivo de la presión arterial (como angina de pecho), los médicos lo llaman emergencia hipertensiva. Entonces existe peligro para la vida. En el peor de los casos, un aumento de la presión arterial de esta magnitud resulta mortal para la persona afectada. En tal caso, ¡llame inmediatamente al médico de urgencias!

Por lo general, se observa una crisis hipertensiva en pacientes con presión arterial alta crónica. Sólo en raras ocasiones ocurre en personas cuyos valores de presión arterial son normales. El desencadenante es entonces, por ejemplo, una inflamación aguda de los corpúsculos renales (glomerulonefritis aguda).

Puedes leer más sobre el desarrollo, los síntomas y el tratamiento de la crisis hipertensiva en el artículo Crisis hipertensiva.

¿Se puede prevenir la hipertensión arterial?

Si fuma, es recomendable dejar de fumar o al menos reducirlo al mínimo.

Si tiene un mayor riesgo debido a otras enfermedades subyacentes, es recomendable tratarlas lo antes posible. Intenta también adelgazar si tienes sobrepeso y evita el estrés excesivo y prolongado.

No sólo la sobrecarga física es perjudicial para la salud, sino también el estrés psicológico. Aunque todo esté bien desde el punto de vista puramente físico, el estrés psicológico permanente a veces se traduce en dolencias físicas. Si, por ejemplo, tiene jornadas laborales muy estresantes, incluso pequeñas acciones regulares en su vida privada pueden ayudarle a distraerse de sus preocupaciones profesionales.