Hemocromatosis: síntomas y tratamiento

Breve descripción

  • ¿Qué es la hemocromatosis? Enfermedad en la que se almacena demasiado hierro en el cuerpo (enfermedad por almacenamiento de hierro).
  • Causas: La forma primaria se basa en mutaciones genéticas en proteínas que regulan el metabolismo del hierro. La hemocromatosis secundaria se basa en otras enfermedades (congénitas o adquiridas) o en la ingesta excesiva de hierro (especialmente en infusión).
  • Síntomas: por ejemplo, fatiga intensa, irritabilidad, deseo sexual reducido, calambres en la parte superior del abdomen, dolor en las articulaciones.
  • Efectos tardíos: diabetes mellitus, daño hepático, coloración marrón de la piel, problemas graves en las articulaciones y daño cardíaco, impotencia, ausencia de menstruación.
  • Tratamiento: sangría o eritrocitaféresis, medicación (quelantes de hierro), trasplante de órganos si es necesario, evitar alimentos ricos en hierro (como los despojos), no beber alcohol si es posible.
  • Pronóstico: Esperanza de vida normal con tratamiento temprano. Si ya existe daño tardío, el pronóstico empeora.

Hemocromatosis: definición

Según el origen, los médicos distinguen:

  • Hemocromatosis primaria: está determinada genéticamente y, por lo tanto, es congénita (también llamada hemocromatosis hereditaria).
  • Hemocromatosis secundaria: Se adquiere debido a otra enfermedad.

hemosiderosis

Hemosiderosis es el término utilizado para describir el aumento de la deposición de hierro en el cuerpo como resultado del aumento de la concentración de hierro en la sangre. El término se utiliza en ocasiones como sinónimo de hemocromatosis o se considera una especie de precursor de la misma. Se deriva de la hemosiderina, un complejo proteico que contiene hierro: el hierro se puede almacenar en el cuerpo en forma de hemosiderina, principalmente en células inmunes especiales llamadas macrófagos.

La hemosiderosis no siempre tiene que afectar a todo el cuerpo; también puede aparecer sólo localmente, por ejemplo en la parte inferior de las piernas.

Frecuencia

En general, la hemocromatosis se encuentra en una a cinco de cada 1,000 personas. Los primeros signos de hemocromatosis se detectan en hombres entre 20 y 40 años y en mujeres generalmente después de la menopausia.

La enfermedad es responsable de hasta el dos por ciento de los nuevos casos de diabetes mellitus y de hasta el 15 por ciento de todas las cirrosis hepática (encogimiento del hígado).

Hemocromatosis: síntomas

Si la hemocromatosis no se trata a tiempo, los primeros síntomas evidentes de exceso de hierro suelen aparecer entre los 40 y los 60 años, y a menudo antes en los hombres que en las mujeres: diabetes mellitus, daño hepático y oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación, diabetes bronceada). Pero los problemas cardíacos, el daño articular y los trastornos hormonales también se encuentran entre los síntomas importantes de la hemocromatosis. Sin embargo, estos son síntomas tardíos. Mientras tanto, se han vuelto más raros porque la hemocromatosis ahora generalmente se detecta antes.

Síntomas de hemocromatosis de un vistazo

En las primeras etapas de la enfermedad por almacenamiento de hierro, aparecen síntomas que son principalmente inespecíficos. Éstas incluyen:

  • fatiga severa
  • irritabilidad, estado de ánimo depresivo
  • susceptibilidad a infecciones
  • disminución del deseo sexual (libido)
  • cambio en la duración y la intensidad del sangrado menstrual
  • Coloración marrón grisácea de la piel, aumento de la formación de manchas rojas.
  • Caída del cabello o encanecimiento prematuro del cabello.
  • calambres en la parte superior del abdomen
  • dolor en el pecho (especialmente en el lado derecho del cuerpo)
  • falta de aire
  • latido del corazón irregular
  • dolor en las articulaciones (especialmente en rodillas, caderas y dedos)

Síntomas y efectos tardíos en detalle.

Articulaciones

Aún no está claro cómo se desarrolla el dolor articular en la enfermedad por almacenamiento de hierro.

Hígado

El hígado es uno de los principales lugares de almacenamiento de hierro y el primer órgano al que llega la sangre tras su paso por el intestino (donde se absorbe el hierro). La sobrecarga de hierro durante un largo período de tiempo conduce a la remodelación del tejido conectivo del hígado (fibrosis hepática) y luego a la pérdida de tejido hepático (cirrosis). Los síntomas típicos de esto son:

  • Pérdida de rendimiento
  • Pérdida de apetito
  • Sensación de plenitud
  • la pérdida de peso
  • en etapas tardías: coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), arañas vasculares (nevos araña), enrojecimiento y picazón

En aproximadamente el 30 por ciento de los casos de hemocromatosis con cirrosis hepática, se desarrolla un tumor hepático maligno (carcinoma hepático, carcinoma hepatocelular). Por tanto, el riesgo de cáncer de hígado aumenta 100 veces en la hemocromatosis. Otras enfermedades del hígado, como la inflamación del hígado (hepatitis), pueden aumentar la progresión del daño hepático.

Piel

Páncreas

El páncreas también se ve afectado por el exceso de hierro en la hemocromatosis. Inicialmente, las células del cuerpo ya no responden a la hormona pancreática insulina, que reduce el azúcar en sangre (resistencia a la insulina). Más tarde, las células del páncreas productoras de insulina quedan tan dañadas por el hierro que ya no pueden producir suficiente insulina. Como resultado, se desarrolla diabetes mellitus.

Corazón

El daño cardíaco es una causa común de muerte en pacientes jóvenes con hemocromatosis. Los depósitos de hierro en el corazón provocan daño muscular (miocardiopatía) y arritmias cardíacas. Esto puede provocar insuficiencia cardíaca y debilidad con riesgo para la vida. Si se produce daño al músculo cardíaco como parte de la hemocromatosis, es posible que se requiera un trasplante.

Sistema endocrino

Metabolismo del hierro

El cuerpo necesita hierro para la producción de glóbulos rojos (eritrocitos) y para la supervivencia y el crecimiento celular. Sin embargo, en grandes cantidades, el metal pesado es tóxico. Por esta razón, el cuerpo debe controlar el equilibrio de hierro según las necesidades y mantener en equilibrio la absorción y la excreción, de modo que no se produzca ni una deficiencia ni una sobrecarga de hierro.

El cuerpo necesita 25 miligramos de hierro al día. La mayor parte se obtiene de la degradación de los glóbulos rojos viejos. El resto del requerimiento lo cubren alimentos ricos en hierro. Las personas sanas absorben alrededor del diez por ciento del hierro contenido en los alimentos en el intestino (alrededor de 1 a 2 miligramos por día). En el caso de la hemocromatosis genética, por el contrario, se absorbe hasta el 20 por ciento del hierro de la dieta.

Absorción y almacenamiento de hierro.

La mayor parte del hierro del cuerpo se almacena en los glóbulos rojos (hemoglobina), el hígado y las células inmunitarias (sistema reticuloendotelial), por ejemplo en forma de ferritina (un complejo de hierro y proteína), que se puede detectar en la sangre. Normalmente, el cuerpo almacena de uno a cuatro gramos de hierro; sin embargo, en la hemocromatosis, más del doble.

Hemocromatosis: causas y factores de riesgo

Muy a menudo, el exceso de hierro es congénito (hemocromatosis primaria). Menos común es la forma adquirida (secundaria) de enfermedad por almacenamiento de hierro.

Hemocromatosis congénita (primaria)

La proteína HFE presumiblemente se une a los sitios de acoplamiento (receptores) de la transferrina en la superficie de las células y los bloquea. La proteína transportadora de hierro ya no puede unirse a su receptor. Esto promueve la liberación de hepcidina. Esta proteína a su vez inhibe la absorción de hierro en el intestino.

Debido a la mutación genética en la hemocromatosis primaria tipo 1, la proteína HFE está ausente o presente en cantidades insuficientes. Como resultado, falta la hepcidina como freno de la absorción de hierro. Como resultado, se absorbe demasiado hierro en el intestino.

La proteína transportadora transferrina en la sangre ya no puede transportar la mayor cantidad de hierro y las células ya no pueden almacenar el exceso de hierro de forma estable. El hierro inestable se acumula en la sangre y daña las células del cuerpo. Esto supone una gran carga para los órganos afectados y puede provocar complicaciones graves. Sin embargo, normalmente se necesitan décadas para que se produzca tal daño a los órganos.

Hemocromatosis adquirida (secundaria)

Otras posibles causas de hemocromatosis secundaria son una malformación del pigmento rojo de la sangre (talasemia) y una deformabilidad anormal de los glóbulos rojos (anemia falciforme). Ambos son trastornos genéticos.

Las enfermedades adquiridas que pueden causar hemocromatosis incluyen el síndrome mielodisplásico (MDS; un trastorno de la formación de sangre en la médula ósea) y la mielofibrosis (remodelación del tejido conectivo de la médula ósea). Ambas enfermedades tienen en común que el recambio de glóbulos (rojos) y, por tanto, también del hierro, aumenta considerablemente.

Hemocromatosis: exámenes y diagnóstico.

Tomando su historial médico

Para aclarar una posible hemocromatosis, su médico primero tomará su historial médico (anamnesis). Durante la entrevista te hará, entre otras, las siguientes preguntas:

  • ¿Fueron anormales los análisis de sangre anteriores?
  • ¿Hay alguna enfermedad conocida por almacenamiento de hierro en su familia?
  • ¿Sufre de molestias en las articulaciones o fatiga?
  • ¿Tiene molestias abdominales o cardíacas?

Examen físico

Durante el examen físico, su médico prestará especial atención a los signos de daño cardíaco y hepático, así como al aumento de la pigmentación de la piel (diabetes bronceada). El dolor en las articulaciones de los dedos índice y medio también es típico de la hemocromatosis.

Los análisis de sangre.

Para el diagnóstico de una enfermedad por almacenamiento de hierro son muy importantes los valores sanguíneos que permiten conocer el equilibrio del hierro (valores de hierro). Además, varios valores hormonales pueden ser informativos.

Valores de hierro

  • Nivel de hierro: si hay demasiado hierro en la sangre, la sospecha de hemocromatosis se vuelve más fuerte. Sin embargo, incluso con niveles normales de hierro, no se puede descartar con certeza la enfermedad por almacenamiento de hierro.
  • Ferritina: Los valores bajos indican una deficiencia de hierro, los valores elevados indican un aumento en las reservas de hierro, pero no siempre, porque hay otras causas para un valor alto de ferritina: causas peligrosas como el cáncer y otras menos peligrosas como las inflamaciones. De hecho, estos últimos suelen ser el motivo del aumento de la ferritina. Por lo tanto, el valor de ferritina no se puede evaluar si al mismo tiempo están elevados los parámetros inflamatorios (como la PCR).
  • Saturación de transferrina: indica qué cantidad de transferrina existente (la proteína de transporte más importante para el hierro) está cargada con el metal pesado. Si la saturación supera el 45 por ciento, se sospecha hemocromatosis. Si la saturación es superior al 60 por ciento, la sospecha es incluso muy fuerte. La saturación normal prácticamente descarta la hemocromatosis.

Si un paciente tiene una concentración elevada de ferritina y una saturación alta de transferrina, se sospecha una enfermedad por almacenamiento de hierro. El paciente tiene demasiado hierro en la sangre, por así decirlo. Para confirmar la sospecha, se debe realizar una prueba genética de hemocromatosis (ver más abajo).

Niveles hormonales

En caso de diagnóstico inicial o indicios de trastornos del sistema endocrino, se deben realizar las pruebas adecuadas. Por ejemplo, si el médico sospecha una función tiroidea alterada, determinará las hormonas tiroideas en la sangre. Del mismo modo, si se sospecha una hipofunción de las glándulas sexuales o de la corteza suprarrenal, también se medirán las hormonas correspondientes.

Prueba genética

  • Mutación HFE en ambas copias del gen: los pacientes son portadores homocigotos de la mutación genética. De este modo se confirma el diagnóstico de hemocromatosis, por lo que se puede prescindir de la extracción de una muestra de tejido del hígado (biopsia hepática).
  • Mutación HFE en una sola copia del gen: los pacientes son portadores heterocigotos y normalmente sanos. Sin embargo, deberían hacerse controles periódicos. Si se desarrollan síntomas de hemocromatosis o daño hepático, se recomienda una biopsia hepática o pruebas genéticas adicionales. Si la biopsia muestra evidencia de enfermedad por almacenamiento de hierro, se pueden buscar otras mutaciones conocidas en el metabolismo del hierro (es decir, otro tipo de hemocromatosis genética).

En las formas genéticas de hemocromatosis, los miembros de la familia también deben someterse a pruebas de detección de hemocromatosis.

Exámenes hepáticos

El contenido de hierro del hígado se puede expresar como concentración de hierro en el hígado o índice de hierro en el hígado. Este último se obtiene dividiendo la concentración de hierro en el hígado por la edad del paciente.

Hoy en día, la biopsia puede ser reemplazada por procedimientos técnicos modernos que no requieren la extracción de tejido. Éstas incluyen:

  • Susceptometría hepática: este método de examen aprovecha las propiedades magnéticas del hierro. Sin embargo, el procedimiento es muy caro y rara vez se utiliza.
  • Imágenes por resonancia magnética (MRI) del hígado: la MRI (también llamada resonancia magnética) también se puede utilizar para estimar el contenido de hierro del hígado, pero sólo en las últimas etapas de la enfermedad.

Función cardíaca y hierro.

El daño al músculo cardíaco y las arritmias cardíacas que pueden provocar insuficiencia cardíaca son una posible causa de muerte en la hemocromatosis. Por lo tanto, la función cardíaca debe comprobarse mediante ecografía cardíaca (ecocardiografía) y medición de la actividad eléctrica cardíaca (ECG). La resonancia magnética permite al médico evaluar el contenido de hierro (hierro del corazón) y el estado del corazón.

Hemocromatosis: tratamiento

El exceso de hierro en el organismo se vuelve peligroso si no se trata. Por lo tanto, el objetivo de la terapia de hemocromatosis es reducir la carga de hierro del cuerpo y así prevenir la progresión de la hemocromatosis. Las siguientes terapias están disponibles para este propósito:

  • Sangrado o eritrocitaféresis
  • quelantes de hierro

Una dieta adaptada también puede ayudar con el exceso de hierro.

En el estado avanzado de hemocromatosis, el daño grave a los órganos también puede requerir un trasplante de órganos.

Terapia de sangría

En la hemocromatosis sintomática, hay aproximadamente de 10 a 30 gramos de hierro en el cuerpo. Para normalizar las reservas de hierro (hasta cuatro gramos de hierro), son necesarias entre 40 y 120 flebotomías en un período de uno a dos años:

  • Inicialmente, las flebotomías se realizan una o dos veces por semana. Las concentraciones sanguíneas de ferritina y del pigmento rojo de la sangre (hemoglobina) se miden periódicamente para controlar el progreso. Un valor bajo de hemoglobina indica anemia. En ese caso, es posible que sea necesario interrumpir la terapia.
  • Cuando la concentración de ferritina en sangre se ha normalizado, son suficientes de cuatro a seis flebotomías al año.

Si los familiares de un paciente con hemocromatosis genética tienen niveles elevados de ferritina, se les puede administrar un tratamiento de flebotomía preventiva.

Eritrocitaféresis

Este procedimiento se utiliza, entre otras cosas, en pacientes con anemia debido a defectos en los glóbulos rojos. En comparación con la flebotomía, la eritrocitaféresis permite recolectar más glóbulos rojos por cita de tratamiento, por lo que los pacientes deben acudir para recibir tratamiento con menos frecuencia.

quelantes de hierro

La terapia farmacológica para la hemocromatosis está diseñada para aumentar la excreción de hierro a través de la orina y las heces. Esto se consigue con los llamados agentes quelantes o quelantes. Son sustancias que se unen al hierro y luego se excretan con él. En el pasado, el principio activo deferoxamina se administraba mediante infusión continua. Hoy en día, el ingrediente activo deferasirox se toma diariamente en forma de tableta.

Tratamiento intensificado

Si la terapia con quelantes de hierro no responde adecuadamente, existe daño cardíaco grave o es necesaria una eliminación rápida del hierro por otras razones, se puede intensificar la terapia con medicamentos. Este tratamiento intensivo debe realizarse en centros especializados. Luego, los agentes quelantes se administran continuamente debajo de la piel o en la vena durante 24 horas. También es posible una administración intensiva más prolongada por esta vía.

Riesgos y efectos secundarios.

Siempre se deben sopesar cuidadosamente los beneficios y riesgos del tratamiento con agentes quelantes. Se sospecha que los principios activos inhiben el crecimiento de los niños.

En los adultos, los efectos secundarios típicos de los quelantes de hierro son molestias gastrointestinales, erupciones cutáneas y un aumento de las concentraciones de enzimas hepáticas en la sangre. También pueden producirse alteraciones del oído interno y de la vista, fiebre, dolores de cabeza y molestias en las articulaciones.

Las mujeres embarazadas con hemocromatosis deben buscar asesoramiento en centros especializados.

Hemocromatosis: dieta

Una dieta estricta baja en hierro es muy difícil de seguir y tampoco muy eficaz. Por este motivo, no se recomienda ninguna dieta específica para la hemocromatosis.

Sin embargo, es aconsejable evitar alimentos ricos en hierro como las menudencias. También cabe señalar que el café y el té pueden reducir la absorción de hierro, mientras que se absorbe más hierro en el intestino mediante el consumo de alcohol. Los vinos tintos también pueden ser ricos en hierro. Por lo tanto, las personas afectadas deben evitar el alcohol tanto como sea posible.

No se recomienda tomar suplementos vitamínicos.

La mejor bebida para beber con las comidas es el té negro para reducir la absorción de hierro de los alimentos.

Transplante de organo

Hemocromatosis: curso de la enfermedad y pronóstico.

Si la hemocromatosis se detecta y se trata a tiempo, antes de que se produzcan complicaciones tardías como cirrosis hepática, miocardiopatía o diabetes mellitus, las personas afectadas tienen una esperanza de vida normal.

El pronóstico es significativamente peor si la hemocromatosis se detecta tarde o no se trata. Además, si la anemia requiere transfusiones de sangre frecuentes, la sobrecarga de hierro puede progresar más rápidamente. Lo más temido es el daño cardíaco grave, que puede provocar una insuficiencia cardíaca (repentina) que puede provocar la muerte. Por lo tanto, es absolutamente esencial un control regular de las funciones de los órganos, especialmente del corazón y del hígado.