Coronavirus: ¿Quiénes corren mayor riesgo?

La edad avanzada como factor de riesgo

El mayor grupo de riesgo de sufrir casos graves son las personas mayores. A partir de los 40 años, el riesgo aumenta inicialmente muy lentamente y luego aumenta cada vez más rápido: desde el 0.2 por ciento en los menores de 40 años hasta el 14.5 por ciento en los mayores de 80 años.

La explicación: en la vejez, el sistema inmunológico ya no es tan potente como en la juventud y se debilita cada vez más (senescencia inmunitaria). Como todavía no existen fármacos específicos para combatir el virus, las propias defensas del organismo tienen que afrontarlo por sí solas. Muchas personas mayores también carecen de reservas de fuerza para afrontar la tensión de un curso grave de la enfermedad.

¿Cómo debo comportarme? Las personas mayores deben tomar precauciones especiales contra las infecciones, incluso si todavía se sienten en forma. La mejor protección es la vacuna contra Sars-CoV-2. Se vuelve particularmente crítico si a la vejez se le suma una condición preexistente, y este es el caso de la mayoría de las personas mayores.

Personas con condiciones preexistentes.

Lo mismo que ocurre con otras enfermedades infecciosas también se aplica al Covid-19: las personas que ya están debilitadas no pueden hacer frente fácilmente a una infección por el nuevo coronavirus. Por lo tanto, las enfermedades preexistentes (por ejemplo, enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias crónicas y trastornos metabólicos como la diabetes) pueden tener un impacto significativo en el curso de la enfermedad.

También es importante que otras personas que viven en un hogar con pacientes en riesgo tengan especial cuidado para asegurarse de no introducir Sars-CoV-2. Las medidas de protección más importantes incluyen

  • Vacunación contra Sars-CoV-2
  • El menor contacto social posible con personas fuera de su hogar.
  • Cumplimiento estricto de las normas de distanciamiento social (al menos 1.5, preferiblemente 2 metros)

Lea más sobre las medidas de protección en el artículo “Covid-19: ¿Cómo puedo protegerme?”

Enfermedades cardiovasculares

Las personas con enfermedades cardiovasculares como insuficiencia cardíaca o enfermedad coronaria (CHD) tienen más probabilidades de sufrir una infección por coronavirus. Según datos chinos, una de cada diez personas que también padecen enfermedades cardíacas muere a causa del Covid-19. La Fundación Alemana del Corazón aconseja: "Más precaución, sí, pero no tenga demasiado miedo".

La explicación: cada infección supone un esfuerzo adicional para el corazón. En casos graves, los pacientes desarrollan neumonía con dificultad para respirar. Como resultado, la sangre ya no se enriquece con tanto oxígeno como de costumbre. El corazón intenta compensar esto y bombea con más fuerza de lo habitual. Los corazones dañados se ven abrumados más rápidamente que los sanos.

Además, una infección por el nuevo coronavirus también puede afectar directamente al corazón.

Alta presión sanguínea

Las personas que sólo padecen presión arterial alta también corren el riesgo de contraer una infección por Sars-CoV-2.

La explicación: aún no se sabe con certeza por qué los niveles elevados de presión arterial podrían tener un efecto desfavorable en el curso del Covid-19. Los vasos sanguíneos de los pacientes hipertensos suelen estar dañados y no pueden adaptarse bien a un sistema circulatorio alterado por la infección. Además, la hipertensión es una de las causas más comunes de insuficiencia cardíaca. Y esto, a su vez, favorece los cursos severos de Covid-19.

¿Qué tengo que hacer? Los pacientes hipertensos deben asegurarse de que su presión arterial esté bien controlada en tiempos de coronavirus. Por lo tanto, es importante tomar sus medicamentos para la presión arterial alta de manera confiable.

Diabetes

Según la Asociación Alemana de Diabetes (DDG), los diabéticos bien adaptados no tienen actualmente un mayor riesgo de sufrir cursos graves de infección por Sars-CoV-2.

Sin embargo, durante el gran brote en China, el número de muertes entre los pacientes con diabetes fue mayor que entre otras personas infectadas.

¿Qué tengo que hacer? Los pacientes con diabetes menos controlada deben intentar optimizar el control de su glucosa en sangre consultando con su médico. De ello se beneficiarán no sólo en la actual situación de infección, sino también en el futuro.

Enfermedades respiratorias crónicas (asma, EPOC)

Las personas con enfermedades respiratorias crónicas también tienen un mayor riesgo de sufrir cursos graves. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, pacientes con EPOC, asma, fibrosis pulmonar o sarcoidosis.

Explicación: En las enfermedades pulmonares crónicas, la función de barrera de las vías respiratorias se debilita. Por tanto, patógenos como el coronavirus pueden penetrar más fácilmente y provocar una neumonía grave. De hecho, el riesgo de insuficiencia pulmonar aguda también es mayor en personas con pulmones previamente dañados.

¿Qué tengo que hacer? Como todos los demás grupos de riesgo, las personas con enfermedades pulmonares deberían tomar medidas de protección especialmente estrictas y vacunarse.

Algunas personas con enfermedades pulmonares también están inquietas porque temen que sus medicamentos que contienen cortisona puedan debilitar aún más la protección inmune de sus pulmones. Sin embargo, la Liga Alemana de Enfermedades Respiratorias escribe que los pacientes bien adaptados no deberían cambiar ni suspender su medicación, ni siquiera en tiempos de corona.

También existe un riesgo real de que reducir o suspender el medicamento pueda provocar que el asma empeore de forma peligrosa.

Los fumadores

Fumar daña las vías respiratorias y los pulmones tanto a corto como a largo plazo. De hecho, los fumadores tienen más riesgo de sufrir neumonía grave como consecuencia de una infección por Covid-19. El riesgo depende principalmente de cuánto fuma la persona en cuestión y de cuánto tiempo lleva fumando.

Por eso, los expertos aconsejan a la gente que deje de fumar y similares ahora mismo. Incluso si alguien ha fumado durante mucho tiempo, dejar de fumar inmediatamente puede tener un efecto positivo en el curso de una infección por Sars-CoV-2.

Puedes saber más sobre esto en nuestro artículo “Coronavirus: los fumadores enferman más gravemente”

Enfermedades del cáncer

Según el Instituto Robert Koch, los pacientes con cáncer también tienen un mayor riesgo de sufrir cursos graves de la enfermedad COVID-19. Sin embargo, un mayor riesgo de muerte no se aplica a todos los pacientes con cáncer, especialmente a aquellos que han estado enfermos durante mucho tiempo.

Según el Servicio Alemán de Información sobre el Cáncer, actualmente se sabe poco sobre cómo reaccionan los pacientes con cáncer al coronavirus. De hecho, su sistema inmunológico puede verse debilitado por diversos factores y favorecer así la penetración y propagación de los virus.

  • Sin embargo, un sistema inmunológico gravemente debilitado también puede ser el resultado de terapias contra el cáncer (por ejemplo, quimioterapia, radioterapia, terapia dirigida, terapia con anticuerpos, trasplante de células madre sanguíneas o terapia con células CAR-T). El factor decisivo es hasta qué punto el sistema inmunológico se ha visto afectado.

Sin embargo, la Sociedad Alemana de Hematología y Oncología Médica (DGHO) recomienda no posponer ni suspender una terapia contra el cáncer planificada. El tratamiento oportuno del cáncer suele ser crucial para las posibilidades de supervivencia del paciente. Sólo después de una cuidadosa consideración médica puede tener sentido posponer el tratamiento en casos individuales de cáncer bien controlable.

Los pacientes con cáncer también tienen prioridad para la vacunación. Sin embargo, la terapia contra el cáncer puede debilitar el desarrollo de la protección inmune. El intervalo óptimo es de tres, preferiblemente seis meses después del último tratamiento.

inmunodeficiencia

Un sistema inmunológico debilitado siempre plantea un mayor riesgo de infecciones y enfermedades graves posteriores, incluido el Covid-19. Se distingue entre los siguientes grupos de pacientes:

  • Personas con una inmunodeficiencia congénita
  • Personas con una inmunodeficiencia adquirida, por ejemplo, personas infectadas por el VIH que no reciben terapia.

Tomar medicamentos inmunosupresores

En consecuencia, los pacientes que tienen que tomar medicamentos que inhiben el sistema inmunológico a largo plazo (inmunosupresores como la cortisona) también corren un mayor riesgo. Estos incluyen en particular

  • Pacientes con una enfermedad autoinmune, por ejemplo, enfermedades reumáticas inflamatorias en las que el sistema inmunológico ataca el propio tejido del cuerpo.
  • Pacientes después de un trasplante de órganos, donde la medicación debe evitar que el sistema inmunológico rechace los órganos trasplantados.

El grado en que el medicamento regula negativamente el sistema inmunológico depende del ingrediente activo y de la dosis respectiva. Es importante no suspender ni reducir la medicación sin consultar a su médico. Las consecuencias negativas para la salud pueden ser graves.

Enfermedades hepáticas y renales

El Instituto Robert Koch considera que las personas con enfermedades hepáticas, como cirrosis o hepatitis, corren el riesgo de sufrir un curso grave de Covid-19. De hecho, algunas personas infectadas tienen valores hepáticos elevados, incluso si no padecían previamente ninguna enfermedad hepática. Esto no es inusual en enfermedades infecciosas.

La situación es similar para los pacientes con daño renal. El Instituto Robert Koch también los considera en riesgo. Sin embargo, aún no se ha demostrado que tengan más probabilidades de enfermar gravemente o incluso morir a causa del Covid-19. Los estudios actuales muestran que los pacientes que han contraído Covid-19 tienen más probabilidades de desarrollar disfunción renal y deterioro de la función renal. Todavía no parece haber datos sobre cómo afecta esto a la enfermedad renal existente.

Hombre

Hombres y mujeres contraen Covid-19 aproximadamente al mismo ritmo, pero el riesgo de muerte es entre un 31 y un 47 por ciento mayor para los hombres. En Alemania murieron el 3.1 por ciento de los hombres infectados, pero sólo el 2.7 por ciento de las mujeres. Hay varias razones posibles para esto. Por ejemplo, las células de los hombres están equipadas con más receptores ACE2, a través de los cuales el virus ingresa a las células. Además, el sistema inmunológico de las mujeres es generalmente más activo y, por tanto, mejor equipado para combatir infecciones.

Las mujeres embarazadas

Los casos graves también se observan con mayor frecuencia en mujeres embarazadas. Posiblemente porque el sistema inmunológico se apaga durante el embarazo para tolerar al feto. Por tanto, se recomienda la vacunación a mujeres embarazadas con enfermedades preexistentes como diabetes u obesidad.

mujeres obesas