Relación límite: características, consejos.

¿Cuáles son las características de las relaciones con los pacientes límite?

Las relaciones son un desafío para la mayoría de las personas. Significan hacer concesiones, a veces dar marcha atrás y resolver conflictos. Para los pacientes límite, estos desafíos son especialmente difíciles de superar. Los cambios de humor inesperados, la rápida irritabilidad y la baja tolerancia a la frustración de las personas con síndrome límite ponen a prueba las relaciones con los demás.

Las personas con límites a menudo hacen un reclamo exclusivo sobre las personas cercanas. Rápidamente se ponen celosos. Tarde o temprano, la persona inicialmente idolatrada se convierte en enemigo. Tan intensamente como al principio se adoraba a la pareja o al amigo, ahora se le odia.

En algunos pacientes límite también se produce un comportamiento infantil. Los científicos han encontrado esto especialmente en personas que fueron abusadas o abandonadas sexual o emocionalmente cuando eran niños.

Lea más sobre el trastorno narcisista de la personalidad aquí.

Separación

Lidiar con Borderline es difícil tanto para quienes lo padecen como para sus parejas y amigos. Para las personas con Borderline, las causas de sus emociones fluctuantes son difíciles de identificar. Las emociones son tan inesperadas para la persona afectada como para la otra persona. Por miedo a sentimientos negativos o a ser abandonados, los pacientes borderline suelen mantener la distancia y terminan rápidamente la relación.

¿Qué patrones de relación existen en una sociedad?

Las personas con límite tienen mucho miedo de estar solas. Al mismo tiempo, no pueden soportar las relaciones por mucho tiempo. A menudo saltan de una relación a otra. Terminar relaciones repentinamente es una característica típica de Borderline. Por tanto, no es fácil mantener una relación a largo plazo con una pareja límite.

En el contexto de esta codependencia, la pareja a menudo hace todo por la persona afectada y deja sus propias necesidades en un segundo plano. Esto perpetúa o incluso refuerza el trastorno psicológico. Es importante que la pareja reconozca los patrones de comportamiento perturbados en la relación límite y busque ayuda. Junto con el terapeuta, la pareja trabaja entonces para conciliar sus propias necesidades y las de la otra persona.

Amor y sexualidad

A menudo, los borderliners no tienen clara su orientación sexual. Esto se debe a que las dificultades con la propia identidad se manifiestan también en relación con la orientación sexual. Su apertura sexual combinada con su impulsividad a veces tiene un efecto muy atractivo en otras personas. Por lo tanto, los borderlines corren el riesgo de volver a verse envueltos en una situación abusiva sin darse cuenta inmediatamente.

Amistad

Ya sea una relación amorosa o de amistad, tratar con pacientes límite siempre es un acto de equilibrio. El constante cambio entre cercanía y distancia, las montañas rusas emocionales y los estallidos de ira son difíciles de soportar a largo plazo. Cuando los pacientes límite rompen el contacto, a menudo se trata de una especie de comportamiento de autoprotección.

Familia

Los adolescentes con trastorno límite de la personalidad pueden cambiar rápidamente la dinámica familiar. Llaman la atención sobre sí mismos. Los comportamientos riesgosos, los cambios de humor y, en ocasiones, los intentos de suicidio son parte del trastorno mental. Los miembros de la familia límite a menudo se sienten perturbados por el comportamiento del miembro de la familia afectado. Tienen dificultades para comprender las acciones y, a menudo, se sienten impotentes.

Los borderliners generalmente han experimentado crueldad y negligencia por parte de uno o ambos padres. A menudo es una mezcla de muy poca atención y al mismo tiempo demasiado control lo que ha desencadenado traumas en los pacientes durante la infancia. Además, existen influencias genéticas que favorecen la aparición de la enfermedad.

Consejos para lidiar con los borderliners

En cualquier caso, se recomienda el tratamiento terapéutico, ambulatorio o hospitalario, para los pacientes límite. Si es posible, el terapeuta involucra a familiares o parejas. En primer lugar, el terapeuta informa detalladamente a los miembros de la familia sobre el trastorno mental. Conocer el síndrome límite es un primer paso importante para comprender mejor a la persona afectada.

El tratamiento terapéutico suele tardar muchos años, ya que el límite es un trastorno muy profundo. Afrontar el trastorno mental es un proceso de aprendizaje exigente tanto para la persona afectada como para su familia, pareja o amigos. Sin embargo, el apoyo de personas cercanas es muy importante para las personas con límite y favorece un desarrollo positivo.

Además, es importante que los familiares de los afectados también presten atención a su propio bienestar. Es aconsejable buscar apoyo cuando sea necesario y tomarse un tiempo en la desafiante interacción con el paciente límite una y otra vez para recargar las baterías.

El contacto con familiares de otros pacientes límite también suele ayudar a aliviar la propia carga. En grupos de familiares, uno a menudo se beneficia del conocimiento y la experiencia de otros familiares.

Además, tiene sentido animar a la pareja enferma a que se someta a terapia y apoyarle en este proceso.

Y a pesar de todas las dificultades, no lo olvide: una relación límite suele ser también enriquecedora cuando afrontan los desafíos juntos. El apoyo profesional en este camino es muy recomendable y, en muchos casos, también necesario.