Trasplante de médula ósea: tratamiento, efectos y riesgos

De médula ósea trasplantar Implica la transferencia de médula ósea y, por lo tanto, de células madre, para restaurar la hematopoyesis regular. De médula ósea trasplantar generalmente está indicado cuando el sistema de células hematopoyéticas se ha visto gravemente comprometido como resultado de una enfermedad tumoral o terapia forestal (especialmente altodosificar quimioterapia).

¿Qué es el trasplante de médula ósea?

De médula ósea trasplantar implica la transferencia de médula ósea y, por lo tanto, de células madre, para restaurar la sangre formación. El trasplante de médula ósea (o BMT para abreviar) es el reemplazo de la médula ósea hematopoyética dañada (bulbo raquídeo) con células de médula ósea sanas, que generalmente puede ser necesario después de una enfermedad maligna. enfermedades tumorales y / o altodosificar quimioterapia o radiación terapia forestal. En general, se distingue entre el autotrasplante de médula ósea, en el que el material de médula ósea trasplantada procede del paciente a trasplantar (donación autóloga), y el alotrasplante de médula ósea, que se utiliza en la mayoría de los casos y en el que el donante y el destinatario no es la misma persona (donación no relacionada). Idealmente, se puede realizar el llamado trasplante de médula ósea isologente, que se caracteriza por el hecho de que las células a trasplantar proceden de un gemelo de la persona afectada.

Función, efecto y objetivos

En general, el trasplante de médula ósea siempre es necesario cuando la médula ósea, en la que todos sangre se forman células, está tan dañada por una enfermedad o determinadas terapias que ya no puede realizar esta función. Un deterioro significativo de la función de la médula ósea puede deberse principalmente a tumores malignos como linfoma (las células cancerígenas de los linfa glándulas) o leucemia (cáncer de la sangre) así como sólido enfermedades tumorales. Asimismo, pronunciado enfermedades autoinmunes, cual Lead a la destrucción de las propias estructuras del cuerpo como resultado de una desregulación sistema inmunitario, puede requerir un trasplante de médula ósea. Además, altodosificar quimioterapia or radioterapia medidas tienen un mayor riesgo de dañar la médula ósea. Antes del trasplante de médula ósea, generalmente se analizan los niveles en sangre y orina, pecho (tórax) se realiza una radiografía, el abdomen y corazón se examinan ecográficamente y un ECG (electrocardiograma) y EEG (electroencefalografía) se realizan a medida cerebro ondas. Además prueba de función pulmonar y, en algunas circunstancias, un tomografía computarizada las exploraciones son comunes. Sobre la base de un punción de la médula ósea, en muchos casos se toma una muestra de tejido y se verifica que coincida con ciertas características del tejido, como los antígenos leucocitarios humanos (HLA). Antes de la sustitución de la médula ósea dañada, debe destruirse por completo, especialmente en el caso de tumores malignos, para evitar recurrencias. Por lo general, esto se logra mediante quimioterapia de dosis alta con citostáticos. las drogas o mediante una combinación de quimioterapia y radioterapia. Este pretratamiento, conocido como acondicionamiento y que dura una media de cuatro a diez días, es seguido por un trasplante de médula ósea. En el trasplante alogénico de médula ósea, el material de la médula ósea se extrae de la médula ósea o las células madre de la médula ósea se extraen de la sangre del donante (colección de células madre periféricas) y luego se infunden en el sistema sanguíneo del receptor a través de un vena. Las células sanas de la médula ósea infundidas ingresan a la médula ósea a través del sistema sanguíneo, se asientan y se dividen. Si el terapia forestal tiene éxito, las células de la médula ósea recién asentadas comienzan a sintetizar células sanguíneas por sí mismas después de unas pocas semanas. Un autotrasplante de médula ósea (donación autóloga de médula ósea) se utiliza generalmente cuando no se puede encontrar un donante adecuado. Para ello, se extrae la propia médula ósea del paciente, se procesa y luego se congela durante una fase de remisión en la que no se forman nuevas células tumorales. Después de la quimioterapia y radioterapia Pretratamiento, la médula ósea autóloga se devuelve a la persona afectada.

Riesgos, efectos secundarios y peligros

El trasplante de médula ósea es un procedimiento quirúrgico muy estresante y severo que puede resultar en complicaciones potencialmente mortales Por lo tanto, el trasplante de médula ósea generalmente se realiza solo cuando se han agotado todas las alternativas de tratamiento y en presencia de una enfermedad subyacente potencialmente mortal con buenas perspectivas. de curación por cirugía. Pueden ocurrir diversas complicaciones durante el procedimiento quirúrgico. Por ejemplo, en casos raros, las células de la médula ósea trasplantadas no se depositan en la médula ósea del receptor. En algunos casos, las células trasplantadas marcan las estructuras de tejido del receptor como extrañas y las atacan. La piel, hígado y / o el intestino del receptor se ven particularmente afectados. Sin embargo, la reacción se puede controlar mediante fármacos inmunosupresores y, si es necesario, contrarrestado en caso de reacciones exageradas. Además, el riesgo de enfermedades infecciosas aumenta considerablemente durante los primeros tres meses después de la cirugía, cuando la sangre y el sistema inmunológico se están reconstruyendo, e incluso un simple frío puede poner en peligro la vida del paciente. Como resultado del pretratamiento quimioterápico, se destruye el conocimiento inmunológico del sistema de defensa, por lo que debe ser readquirido. Vacunas protectoras contra tétanos, difteria o polio debe repetirse en consecuencia. Además, solo existe un riesgo leve para el donante en el trasplante de médula ósea, que se deriva de los peligros habituales asociados con anestesia.