Cáncer de hueso: causas, síntomas y tratamiento

El término cáncer de hueso incluye todos los tumores malignos que pueden estar presentes en el tejido óseo. Los más comunes cáncer de hueso se llama osteosarcoma y ocurre tanto en adultos como en adolescentes. Cáncer de hueso - si se detecta temprano - se puede curar.

¿Qué es el cáncer de hueso?

Hueso las células cancerígenas es el término utilizado para describir cualquier tumor maligno (maligno) que se localiza en el tejido óseo. Se hace una distinción entre tumores primarios y secundarios. La aparición de hueso primario. las células cancerígenas es muy raro. Hueso secundario las células cancerígenas es consecuencia de otro cáncer. Este tumor ocurre cuando otro tumor maligno, como cáncer de mama or pulmón cáncer, se propaga y se forma metástasis (tumores hijas) en el huesos. Es posible que el cáncer de hueso secundario ya esté presente incluso si el cáncer que lo inicia aún no causa síntomas o solo causa síntomas menores. Además, también hay benignos (benignos) tumores óseos. Debe enfatizarse que estos no son cáncer. Además, hay tumores que no se pueden asignar a ningún grupo (malignos o benignos). Estos tumores se denominan semimalignos porque el cáncer de hueso puede desarrollarse a partir del tejido tumoral. El condroma es el semimaligno más común tumor óseo. El cáncer de hueso o los tumores se subdividen según el tejido del que surgen: células óseas, cartílago células y médula ósea. Tumores benignos (benignos):

Osteocondroma surge en cartílago tejido, mientras osteoma surge en el tejido óseo. Eosinofílico granuloma surge en el médula ósea. Tumores malignos (malignos):

El osteosarcoma surge de células óseas degeneradas. Condrosarcoma surge de degenerado cartílago células y Sarcoma de Ewing se origina en el médula ósea. Otro cáncer de hueso maligno es el tumor de células gigantes, pero se desconoce su tejido original (sitio de origen).

Causas

Las causas del cáncer de huesos se desconocen en gran medida. Se sospecha una predisposición genética, particularmente en osteosarcoma y Sarcoma de Ewing cánceres. El osteosarcoma es más común en personas que tienen osteodistrofia deformante, una enfermedad esquelética con antecedentes genéticos. Otras causas de cáncer de hueso son la radiación y / o quimioterapia. En particular, las personas que tuvieron cáncer cuando eran niños, que fueron tratados con radiación y quimioterapia, tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar cáncer de huesos. Otra causa son otros cánceres. El cáncer de hueso a menudo ocurre como resultado de mama y pulmón Cánceres.

Síntomas, quejas y signos.

En el cáncer de hueso, el tipo y la gravedad de los síntomas se basan en el tipo, el tamaño y la ubicación del tumor. En la mayoría de los casos, dolor en el sitio afectado indica cáncer. Hinchazón acompañante del piel y tejido cerca del tumor óseo ocurre. los dolor y la hinchazón a menudo resulta en un rango de movimiento limitado en el área afectada del cuerpo. Los síntomas del osteosarcoma ocurren predominantemente en el huesos del brazo o pierna. En las zonas afectadas, el hueso pierde fuerza, por lo que incluso una carga normal de peso o un impacto externo leve pueden causar fracturas. Ciertas formas de cáncer de huesos pueden causar más molestias. En Sarcoma de Ewing, dolor, hinchazón y fiebre ocurren, generalmente acompañados de una creciente sensación de enfermedad. En etapas avanzadas, los individuos afectados pierden peso y están cansados ​​o fatigados. Sarcoma de Ewing aparece preferentemente en el pierna, en el área del eje en el tubular largo huesos. La forma de cáncer también puede ocurrir en el huesos pelvicos. Los síntomas del cáncer de hueso aumentan a medida que avanza la enfermedad y pueden causar daño permanente a los huesos. Si los tumores se diseminan, se presentan otros síntomas en todo el cuerpo. El osteosarcoma que no se trata es fatal para el paciente.

Diagnóstico y progresión

El cáncer de hueso lo diagnostica un oncólogo. Después de tomar un historial médico y realizando una inicial examen físico, se utilizan procedimientos de radiodiagnóstico adicionales si se sospecha de cáncer de hueso, como radiografías, ultrasonido, CT, MRI y esquelético gammagrafía. Sangre Las pruebas también proporcionan información sobre si ciertos enzimas CRISPR-Cas, los denominados "parámetros del cáncer", son elevados. Se examinan, entre otros, los siguientes valores: fosfatasa alcalina, lactato deshidrogenasa (LDH) y enolasa específica de neuronas (NSE). Sólo un examen histológico puede revelar si se trata en última instancia de cáncer de hueso. Esto implica un biopsia en el que se toma una muestra de tejido del tumor y se examina en busca de malignidad en el departamento de patología. El curso del cáncer de hueso depende de varios factores: tipo de tumor, malignidad, tamaño del tumor y metástasis. Si el cáncer de hueso se detecta temprano, es de tamaño pequeño y aún no ha hecho metástasis, existe una buena posibilidad de cura para el osteosarcoma. Después de cinco años, entre el 70 y el 80 por ciento de los afectados siguen vivos. El sarcoma de Ewing también tiene buenas posibilidades de curarse. Si este cáncer de hueso se detecta temprano, alrededor del 50 al 60 por ciento de los afectados todavía están vivos después de cinco años.

Complicaciones

El cáncer de hueso es una enfermedad muy grave. Como ocurre con cualquier otra enfermedad tumoral, el cáncer de hueso puede Lead a una esperanza de vida reducida si el tumor se disemina a otras áreas del cuerpo y también afecta el tejido sano allí. En el peor de los casos, esto puede Lead a la muerte prematura del paciente. En la mayoría de los casos, los afectados sufren ante todo de graves dolor de huesos. Esto también puede ocurrir en forma de dolor en reposo y Lead a las alteraciones del sueño, especialmente por la noche, y por lo tanto no es infrecuente depresión.. El cáncer de hueso reduce significativamente la calidad de vida. Asimismo, las áreas afectadas pueden hincharse y existen severas restricciones en el movimiento del paciente. La articulaciones también puede volverse rígido. Durante el tratamiento en sí, no suele haber complicaciones particulares. El cáncer de hueso se puede extirpar con la ayuda de radiación. Que esto dé lugar a más síntomas depende en gran medida de la propagación y extensión del cáncer. No navegar es también un tratamiento psicológico de la persona afectada necesario.

¿Cuándo se debe ir al médico?

Con persistente dolor de huesos o hinchazón, se debe consultar a un médico. Si otros síntomas como fiebre o se desarrolla malestar, lo mejor es consultar al médico de familia de inmediato. El cáncer de hueso puede manifestarse a través de una amplia variedad de síntomas que a menudo solo se notan cuando la enfermedad ya ha progresado. Esto hace que la aclaración inmediata de síntomas inusuales sea aún más importante. Los pacientes con cáncer de hueso deben consultar de cerca con el médico responsable. Si se sospecha que el cáncer ha reaparecido o posiblemente incluso se haya extendido, se debe informar al médico. Los síntomas inespecíficos o las quejas que ocurren repentinamente también requieren aclaración. A menudo es suficiente cambiar la medicación, pero en ocasiones hay una complicación subyacente que requiere tratamiento. Individuos que han sido sometidos a radiación o quimioterapia son particularmente susceptibles a desarrollar cáncer de huesos. También existe un mayor riesgo de cáncer asociado con osteodistrofia deformante o múltiples osteocondroma. Las personas en estos grupos de riesgo deben consultar a su médico de cabecera o un internista de inmediato si experimentan alguno de los síntomas mencionados anteriormente. Los niños y adolescentes deben acudir a un pediatra.

Tratamiento y terapia

Terapia para el cáncer de hueso depende del tipo de tumor y de si ya ha hecho metástasis. Tanto el osteosarcoma como el sarcoma de Ewing combinan radiación terapia forestal y quimioterapia. Como regla general, el tratamiento del osteosarcoma comienza con quimioterapia. Esto tiene como objetivo encoger el tumor, que luego se extirpa durante la cirugía. Radiación terapia forestal Por lo general, no se realiza para el osteosarcoma, ya que este tumor no reacciona o reacciona solo ligeramente a la radiación. Después de la extirpación quirúrgica del tumor, se administra más quimioterapia. Si metástasis También se encontraron en el momento del diagnóstico, la quimioterapia se usa para tratarlos inicialmente. Solo si esto no tiene éxito, las metástasis se eliminan quirúrgicamente. Además, se utilizan agentes quimioterapéuticos adicionales durante la segunda quimioterapia (después de la cirugía). El sarcoma de Ewing es un tumor que responde bien a la radioterapia. El curso del tratamiento es idéntico al del osteosarcoma. Después de la quimioterapia, el tumor se extirpa quirúrgicamente. Esto es seguido por radioterapia. Sin embargo, cabe señalar aquí que este cáncer de hueso forma metástasis muy temprano, preferiblemente en los pulmones.

Perspectivas y pronóstico

El pronóstico del cáncer de hueso depende del progreso de la enfermedad en el momento del diagnóstico, así como del tratamiento. Sin buscar atención médica, la consecuencia es la muerte prematura de la persona afectada. Las células cancerosas se diseminan sin obstáculos en el organismo y conducen al progreso de la enfermedad. Se produce la infestación de otras regiones físicas y la destrucción de tejido sano. Finalmente, se determina la muerte del paciente. Si el cáncer de hueso se diagnostica en las primeras etapas, existe una buena posibilidad de cura si se inicia la terapia adecuada. La progresión de la enfermedad está contenida o prevenida por completo mediante opciones médicas. Al eliminar las áreas afectadas del cuerpo, el cáncer de hueso finalmente se puede curar. Si se lleva a cabo una intervención quirúrgica, se deben tener en cuenta los riesgos y efectos secundarios asociados a la hora de determinar el pronóstico. No obstante, los pacientes en los que el cáncer de huesos se ha curado por completo deben esperar restricciones en su estilo de vida posterior. La resiliencia física disminuye y los comportamientos cotidianos deben cambiarse y adaptarse a las posibilidades físicas. Debido a lo psicológico estrés, pueden ocurrir enfermedades secundarias. Estos también deben tenerse en cuenta en el pronóstico. La recurrencia del cáncer de hueso es posible durante el curso de la vida.

Prevención

No hay preventivos medidas que se puede tomar para el cáncer de huesos. Sin embargo, se pueden hacer algunas cosas para reducir el riesgo general de cáncer. Una saludable dietaabsteniéndose de alcohol, las drogas y nicotina así como una actividad física suficiente constituyen una buena base para mantenerse saludable durante mucho tiempo. Además, uno debe asistir regularmente a las citas de detección del cáncer. En caso de quejas repetidas, como dolor e hinchazón en brazos y piernas, se debe consultar a un médico. Debido a que cuanto antes se descubre el cáncer de hueso, mayores son las posibilidades de curación o al menos se puede contrarrestar un curso severo de cáncer de hueso.

Programa de Cuidados Posteriores

Los tumores se encuentran entre las enfermedades que requieren un seguimiento médico intensivo y periódico. Esto se debe principalmente a la dimensión potencialmente mortal de los síntomas. Además, el diagnóstico temprano de una recurrencia promete el mejor éxito del tratamiento. Las metástasis también se pueden detectar más rápidamente de esta manera. En general, la mayor probabilidad de recurrencia existe en el período inmediato posterior a una intervención inicial. Por esta razón, los exámenes de seguimiento se realizan inicialmente trimestralmente. Posteriormente, si no hay quejas, los intervalos se amplían a un ritmo semestral o anual. Sobre todo, los procedimientos de diagnóstico por imágenes como los rayos X, las tomografías por resonancia magnética y las tomografías computarizadas pueden utilizarse para hacer declaraciones claras sobre el regreso del cáncer de huesos. Además sangre prueba y un pañuelo biopsia también puede jugar un papel importante. La atención de seguimiento generalmente se lleva a cabo en la clínica donde se realizó el procedimiento inicial. Además de diagnosticar la recurrencia, el seguimiento tiene otra función: el tratamiento inicial del cáncer de hueso puede conducir a limitaciones funcionales que requieran tratamiento. Estos deben tratarse durante la atención de seguimiento para garantizar una recuperación final. Si los síntomas incluso permanecen de forma permanente, suficiente SIDA debe ser provisto. El paciente debe poder gestionar su vida diaria de la forma más independiente posible.

Que puedes hacer tu mismo

El cáncer maligno se propaga rápidamente en muchos pacientes. Para que el organismo tenga tantas defensas disponibles como sea posible dentro de la terapia contra el cáncer, una salud y estabilidad sistema inmunitario es muy importante. Los pacientes pueden comer comidas balanceadas ricas en vitaminas para mejorar su propio bienestar. Sustancias nocivas como nicotina or alcohol debe evitarse. Además, se debe evitar la ingesta de alimentos poco saludables o difíciles de digerir, como grasas o productos ricos en proteínas. El fluido equilibrar debe ser controlado y debe basarse en las recomendaciones de los médicos. El cáncer es emocionalmente muy estresante para el paciente. Por tanto, es importante para él tener fuerza y motivación diaria en la vida diaria. Al lidiar con la enfermedad, es útil promover experiencias que se perciban como relajantes y reafirmantes. La alegría y el humor deben ser una parte integral a pesar de todas las adversidades. Con una actitud positiva y el establecimiento de metas alcanzables, se puede apoyar la confianza en uno mismo y se puede construir un nuevo coraje para enfrentar la vida. Relajación Los métodos han demostrado su eficacia muchas veces reducir el estrés. El paciente puede aplicarlos juntos en el entrenamiento o solo por su cuenta. El ejercicio suficiente es importante a pesar del cáncer de huesos y debe adaptarse a las posibilidades disponibles.