Aluminosis: causas, síntomas y tratamiento

La aluminosis es una pulmón enfermedad que pertenece al grupo de las neumoconiosis y también se reconoce como enfermedad profesional cuando los individuos han estado expuestos a aluminio óxido de polvo o humo durante períodos prolongados en el curso de su ocupación. Inhalado aluminio Las partículas de óxido reaccionan directamente con las membranas celulares de los alvéolos y se depositan en y sobre las membranas. Remodelación gradual de la pulmón parénquima a no funcional Colágeno-Ocurre tejido hialino, lo que resulta en una disfunción ventilatoria restrictiva.

¿Qué es la aluminosis?

En aluminosis, aluminio El óxido reacciona y se deposita en las membranas de los alvéolos. Desde una perspectiva patológico-anatómica, la aluminosis, también conocida como polvo de aluminio pulmón - es una forma especial de neumoconiosis. Las personas que han estado expuestas al polvo de óxido de aluminio o al humo de óxido de aluminio durante años experimentan una conversión gradual de su tejido pulmonar funcional en sin función Colágeno-tejido hialino. Por tanto, el polvo de aluminio se clasifica como polvo maligno. El óxido de aluminio reacciona con las membranas de los alvéolos y se deposita en ellos. Los tabiques de los alvéolos se engrosan y pierden funcionalidad, mientras que la luz de los alvéolos típicamente se estrecha. En la aluminosis avanzada, la funcionalidad del parénquima pulmonar sufre. Esto conduce a un mayor o menor grado de limitación funcional, también conocida como disfunción ventilatoria restrictiva. Lo que distingue a la aluminosis de otras formas de neumoconiosis no es solo el aluminio inhalado. La aluminosis consiste principalmente en que el aluminio reacciona químicamente con las membranas de los alvéolos. Como resultado, hay un cambio en la composición de la membrana y su funcionalidad. La aluminosis generalmente se reconoce como una enfermedad ocupacional compensable en personas que pueden demostrar que han estado expuestas a ciertas concentraciones de polvo de óxido de aluminio en su lugar de trabajo durante un largo período de tiempo.

Causas

Como ocurre con la mayoría de las otras neumoconiosis, la causa principal de la aluminosis es la exposición y contaminación del aire respiratorio que excede un cierto nivel. En este contexto, un pico de exposición alto alcanzado aquí y allá juega un papel menor que, por ejemplo, una exposición más o menos continua del aire respiratorio a alúmina polvo o humo de alúmina en el lugar de trabajo. En el caso de muchos polvos, que simplemente se depositan en los alvéolos y pueden fagocitarse y transportarse parcialmente, el proceso de neumoconiosis es teóricamente reversible. Este no es el caso de la aluminosis. La alúmina las partículas reaccionan con los tabiques, las membranas celulares entre los alvéolos individuales, provocando un engrosamiento de las paredes celulares asociado con una pérdida parcial o total de la función.

Síntomas, quejas y signos.

Lo fatal de la aluminosis es el largo período de espera, que puede llegar a las dos décadas. Esto significa que, dependiendo de la contaminación del aire que se respira en el lugar de trabajo, este permanece asintomático durante muchos años y, por tanto, suele pasar desapercibido al principio. La remodelación del tejido funcional pulmonar y la pérdida asociada de la capacidad de intercambiar gases avanzan muy lentamente. Los primeros signos y síntomas notables de la aluminosis pueden ser la aparición de dificultad para respirar, bronquitis que se vuelve crónico, y una sequedad constante tos que puede durar años. El riesgo de desarrollar neumonía también aumenta significativamente. A medida que avanza la remodelación tisular en los pulmones, la dificultad para respirar y los síntomas de baja sangre oxígeno aumento de saturación.

Diagnóstico y progresión

Si se sospecha de aluminosis, es importante contar con una historia y una investigación exhaustivas sobre la posible exposición al polvo en el trabajo y otras exposiciones adicionales al polvo en la vida personal. El curso de los síntomas y las quejas también proporciona una indicación inicial de la gravedad de una posible aluminosis. A la historia le sigue la auscultación del pecho cavidad usando un estetoscopio. La prueba de función pulmonar proporciona otras indicaciones importantes para un diagnóstico exacto. espiroergometría y Rayos X examen. los Rayos X La imagen de los pulmones revela, por ejemplo, tejido remodelado y, sobre todo, posibles agua retención en los pulmones. A sangre El análisis de gases también proporciona información valiosa. En particular, oxígeno saturación y carbono Se miden el contenido de dióxido de carbono, que se eleva debido al aumento de la aluminosis. biopsia es necesario para un diagnóstico exacto, en el que se extrae tejido pulmonar en un procedimiento quirúrgico para un examen más detallado. El curso ulterior de la aluminosis depende de la medida en que haya progresado ya la remodelación tisular en los pulmones. Esto también incluye la posibilidad de proteger a la persona enferma de una mayor exposición a polvos de aluminio. El tejido pulmonar funcional ya remodelado es irreversible. El tejido pulmonar fibroso no se puede volver a convertir en tejido funcional capaz de intercambiar gases. Con la exposición continua al polvo, el curso de la aluminosis es severo y el pronóstico desfavorable.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Dado que la aluminosis causa trastornos respiratorios, esta enfermedad debe ser tratada por un médico en cualquier caso. Sin tratamiento, suele haber dificultad para respirar y disminución de la saturación del sangre con oxígeno. Esto puede provocar daños en el órganos internos, que suele ser irreversible. Por lo tanto, si se desarrolla dificultad para respirar y se acompaña de una tos, es necesaria una visita a un médico. Neumonía también puede ser un síntoma de aluminosis. En la mayoría de los casos, esto lo trata un médico. No es raro que los pacientes también noten una disminución del flujo sanguíneo o frío extremidades Estos síntomas también pueden indicar la enfermedad y deben ser tratados por un profesional médico. En general, no se puede predecir si es posible el tratamiento directo de la aluminosis. Si el individuo no está seguro de la presencia de aluminosis, se puede consultar a un neumólogo o un médico de cabecera. El tratamiento en sí generalmente lo realiza un neumólogo.

Tratamiento y terapia

La medida inicial más importante cuando se detecta la aluminosis es proteger a la persona enferma de una mayor exposición a alúmina polvo o humo de alúmina y también de otros polvos. Si la enfermedad se acompaña de procesos inflamatorios agudos, el tratamiento con cortisona y, en casos raros, antibióticos, algunos de los cuales son controvertidos, pueden estar indicados. La aluminosis puede empeorar incluso años después de que haya cesado la exposición al polvo de alúmina. Debido a que no se conoce ningún tratamiento farmacológico eficaz que pueda detener eficazmente la progresión de la enfermedad, la única opción terapéutica puede ser trasplante de pulmón. Sin embargo, la aluminosis está en fuerte declive debido a las estrictas regulaciones sobre exposiciones respiratorias en el lugar de trabajo. Apenas hay casos nuevos de la enfermedad.

Perspectivas y pronóstico

Como regla general, la aluminosis no se puede diagnosticar temprano porque las quejas y síntomas no se manifiestan en el paciente hasta pasados ​​unos veinte años. Por lo tanto, lamentablemente tampoco es posible un tratamiento temprano. En la mayoría de los casos, la aluminosis tiene un efecto muy negativo sobre la respiración de la persona afectada. Se produce dificultad para respirar y dificultad para respirar. Además, la persona afectada también puede sufrir dificultad para respirar, que a veces se asocia con ataques de pánico. La calidad de vida de la persona afectada disminuye significativamente debido a la aluminosis. Además, neumonía ocurre a menudo y el concentración de oxígeno en la sangre se reduce. Debido a la escasez de oxígeno, el órganos internos también están dañados, y el cerebro también puede verse afectado. La aluminosis reduce la esperanza de vida de la persona afectada. No es posible un tratamiento causal de esta enfermedad. Existente inflamación se puede resolver con la ayuda de antibióticos. Sin embargo, en algunos casos, trasplantar de los pulmones es necesario para evitar que la persona afectada muera. Del mismo modo, el paciente suele ser incapaz de realizar su ocupación anterior debido a la enfermedad.

Prevención

La medida preventiva más importante para prevenir la aluminosis es evitar la exposición prolongada al aire contaminado. Esto requiere que las personas de la industria de procesamiento de aluminio conozcan el nivel de exposición en su lugar de trabajo individual. Si se superan los valores límite, se debe exigir una reducción inmediata de la exposición. Además, es recomendable que las personas en riesgo se realicen periódicamente una prueba de función pulmonar a intervalos de algunos años para poder extraer consecuencias ante los primeros signos de aluminosis.

Programa de Cuidados Posteriores

Por lo general, no es posible realizar un seguimiento directo de la aluminosis. En la mayoría de los casos, solo los síntomas de la aluminosis también pueden tratarse sintomáticamente, sin posibilidad de tratamiento causal. Posiblemente la esperanza de vida del paciente también se vea reducida por esta enfermedad. La persona afectada debe detener inmediatamente el desencadenante de la enfermedad cuando se le diagnostica aluminosis. Esto también puede implicar cambiar de ocupación para que el polvo o los vapores de la alúmina ya no se inhalen. Ésta es la única forma de evitar un mayor deterioro de la situación general. condición de la persona afectada. El tratamiento adicional generalmente implica el uso de medicamentos y antibióticos. El paciente debe asegurarse de que estos se tomen con regularidad y de que no interactúen con otros medicamentos, para que no surjan complicaciones. Los antibióticos no deben tomarse junto con alcohol. En casos severos de aluminosis, sin embargo, trasplantar de un pulmón es necesario para curar completamente a la persona afectada. Después de tal procedimiento, el paciente siempre debe descansar y tomárselo con calma. Fumar o la actividad física debe evitarse en cualquier caso. Además, en algunos casos, el contacto con otros enfermos de aluminosis puede tener un efecto positivo en el curso de la enfermedad.

Que puedes hacer tu mismo

Una vez que se ha diagnosticado la aluminosis, la medida más importante es evitar que la persona afectada tenga más contacto con el polvo de óxido de aluminio, el humo de óxido de aluminio y otras influencias nocivas. Acompañando esto, el paciente debe en cualquier caso tener un reconocimiento médico y, si es necesario, comenzar terapia forestal directamente. Por lo general, medicamentos como cortisona o se recetan antibióticos para el tratamiento de la aluminosis. Droga terapia forestal puede ser mejor apoyado por la persona afectada a través de un estilo de vida saludable y cercano monitorización. de la reacción física a lo prescrito las drogas. También es importante someterse a exámenes periódicos por parte de un médico, ya que la aluminosis puede notarse meses o años después de la exposición inicial. Dependiendo de la causa subyacente de la condición, puede ser necesario cambiar de trabajo en paralelo con estos medidas. Si las quejas se deben a un accidente, terapia de trauma también es útil en algunos casos. Cual medidas están indicados en detalle deben ser decididos por la persona afectada en consulta con el médico responsable. En cualquier caso, debe evitarse el contacto con las toxinas.