TDAH: síntomas, causas, terapia

TDAH: breve descripción general

  • Síntomas: Déficits de atención y concentración, hiperactividad (inquietud marcada) e impulsividad. Dependiendo de la gravedad, también ensoñaciones.
  • Causas y factores de riesgo: probablemente predominantemente genéticos, pero influyen influencias ambientales desfavorables como desencadenantes.
  • Terapia: Terapia conductual, posiblemente en combinación con medicamentos (p. ej., metilfenidato, atomoxetina). Formación de padres.
  • Efecto del TDAH: Dificultades de aprendizaje u laborales, problemas de conducta, problemas en el trato con los demás.
  • Pronóstico: A menudo persiste hasta la edad adulta como “TDAH” (al igual que con la disminución de la hiperactividad). Si no se trata, amenazan con graves consecuencias para la vida profesional y privada.

TDAH: síntomas

Según la definición de TDAH, el trastorno se asocia con los siguientes síntomas principales:

  • déficits de atención y concentración
  • marcada impulsividad
  • inquietud extrema (hiperactividad)

Síntomas del TDAH: tres subgrupos

Los síntomas del TDAH pueden variar en gravedad. Además, no todos los signos aparecen siempre en un mismo paciente. En general, existen tres subgrupos de TDAH:

  • tipo predominantemente hiperactivo-impulsivo: “inquieto”.
  • Tipo mixto: trastorno de atención e hiperactividad.

En casos extremos de TDAH, puede surgir un problema de distancia/proximidad. Esto significa que las personas afectadas no pueden lograr un equilibrio adecuado entre distancia y cercanía a su entorno.

O bien el afectado se muestra demasiado distante, se retrae, habla a menudo en voz alta y a saltos mentales.

En consecuencia, los individuos afectados pueden parecer insensibles o demasiado sensibles ante los extraños.

Síntomas del TDAH por grupo de edad

El TDAH se considera un trastorno congénito que se manifiesta antes de los seis años. A menudo persiste durante toda la vida. Sin embargo, los síntomas del TDAH se manifiestan de manera diferente en bebés, niños pequeños, adolescentes y adultos.

Signos tempranos en el bebé

Los bebés con trastorno de regulación lloran con frecuencia y durante mucho tiempo, duermen mal y, a veces, tienen dificultades para alimentarse. También son muy inquietos y a menudo parecen de mal humor. Algunos bebés que desarrollan TDAH más adelante en la vida rechazan el contacto físico.

Sin embargo, este comportamiento puede tener causas completamente diferentes. Sólo alrededor de un tercio de los bebés que exhiben tales comportamientos son diagnosticados posteriormente con TDAH.

Síntomas del TDAH en la infancia

Problemas sociales: el TDAH suele ser una carga para el niño y sus padres por igual. A los niños afectados les resulta difícil hacer amigos debido a su comportamiento disruptivo. Tienen problemas para hacer amistad con otros niños.

Fase desafiante pronunciada: la fase desafiante también es más grave en los niños con TDAH que en otros niños. Los afectados suelen irrumpir en medio de las conversaciones. Algunos también ponen a prueba la paciencia de sus padres haciendo ruidos constantemente.

Adquisición notoria del lenguaje: la adquisición del lenguaje en niños pequeños con TDAH es notoriamente temprana o retrasada.

Síntomas del TDAH en la edad de la escuela primaria.

Los síntomas más comunes del TDAH a esta edad incluyen:

  • baja tolerancia a la frustración y rabietas cuando las cosas no salen como uno quiere
  • Expresiones faciales y gestos inapropiados.
  • Hablar excesivamente e interrumpir a los demás.
  • torpeza y accidentes frecuentes al jugar
  • baja autoestima
  • pueden tener dificultades para seguir las reglas (en la escuela, los niños afectados suelen ser considerados "alborotadores" y "aguafiestas")
  • distraido facilmente
  • dislexia o discalculia
  • Escritura a menudo poco legible y comportamiento organizacional caótico.

Todos estos síntomas a menudo convierten a los niños de escuela primaria con TDAH en outsiders.

Para los maestros, los signos del TDAH, como interrumpir la clase y distraerse mucho, son un desafío. No todos los niños afectados se mueven inquietos todo el tiempo, pero todos los niños con TDAH son fuera de lo común.

Síntomas del TDAH en la adolescencia

Además, los adolescentes con TDAH tienden a adoptar conductas de riesgo y, a menudo, se sienten atraídos por grupos sociales marginados. El alcohol y las drogas a menudo influyen. Muchos sufren de baja autoestima y algunos experimentan ansiedad severa e incluso depresión.

Sin embargo, también hay adolescentes en los que los síntomas mejoran: la inquietud y la impulsividad disminuyen.

Síntomas del TDAH en adultos

La atención se centra ahora normalmente en la dispersión, el olvido o la desorganización. También siguen presentes síntomas como comportamiento impulsivo y acciones imprudentes.

El problema es que el TDAH a menudo no se reconoce en la edad adulta. Los síntomas han existido durante tanto tiempo que se perciben como parte de la personalidad.

A menudo se desarrollan enfermedades mentales adicionales, como depresión, trastornos de ansiedad, abuso de sustancias o adicciones.

Sin embargo, si logran controlar y utilizar la riqueza de ideas típica del TDAH, los adultos con TDAH también pueden tener mucho éxito en la vida.

Para obtener más información sobre el TDAH en la edad adulta, consulte el texto TDAH en adultos.

Síntomas positivos: el TDAH también puede tener ventajas

También tienen buen acceso a sus sentimientos y se les considera muy útiles. Su sentido de la justicia también es fuerte.

A pesar de las muchas dificultades que tienen las personas con TDAH debido a sus síntomas, a menudo encuentran formas sorprendentes de afrontarlas.

Diferencia TDAH – TDAH

Los niños con ADS son menos notorios que sus compañeros hiperactivos. Por lo tanto, a menudo no reconocen el trastorno en ellos. Sin embargo, también tienen grandes dificultades en la escuela. Además, son muy sensibles y se ofenden fácilmente.

TDAH y autismo

TDAH: Causas y factores de riesgo

Todavía no está claro exactamente por qué algunos niños desarrollan TDAH. Lo que sí es seguro es que la composición genética tiene una gran influencia. Además, las complicaciones del embarazo y el parto, así como los factores ambientales, pueden influir.

El mecanismo decisivo en el desarrollo del TDAH son los cambios orgánicos del cerebro. Con la correspondiente predisposición genética, los factores ambientales pueden convertirse en el desencadenante del TDAH.

Causas genéticas

Los investigadores creen que los genes desempeñan un papel del 70 por ciento en el desarrollo del TDAH. En muchos casos, los padres, hermanos u otros familiares también padecen TDAH.

El riesgo de TDAH aumenta significativamente, especialmente en los niños, si uno de los padres padece el trastorno.

Trastorno de señalización en la cabeza.

Estas secciones del cerebro son responsables de la atención, la ejecución y la planificación, la concentración y la percepción. En el TDAH, la concentración de neurotransmisores especiales necesarios para la comunicación de las células nerviosas es demasiado baja en estas regiones del cerebro.

Estos incluyen la serotonina, que regula el control de los impulsos, y la norepinefrina y la dopamina, que son importantes para la atención, el impulso y la motivación.

Filtros faltantes

En los niños con TDAH/SDA, el cerebro filtra insuficientemente la información sin importancia. El cerebro de los afectados se enfrenta entonces a demasiados estímulos diferentes al mismo tiempo y, por tanto, se ve abrumado.

Como resultado, a los afectados les resulta difícil concentrarse. La avalancha de información sin filtrar los pone inquietos y tensos. Si el profesor muestra algo en la pizarra, el niño ya se distrae con los sonidos de sus compañeros.

Influencias medioambientales

También se sospecha que las toxinas ambientales y las alergias alimentarias contribuyen al TDAH y al TDA. El alcohol y las drogas durante el embarazo, así como la falta de oxígeno al nacer, el parto prematuro y el bajo peso al nacer, también aumentan el riesgo de que un niño desarrolle TDAH.

Las circunstancias externas en las que crece un niño pueden afectar el curso del trastorno. Ejemplos de condiciones adversas incluyen.

  • alojamiento en casas
  • condiciones de vida hacinadas
  • constantes peleas de los padres
  • familia incompleta, es decir, crecer con un solo padre o sin padres
  • enfermedad mental de los padres
  • Comportamiento parental negativo de los padres, especialmente de la madre.
  • ruido
  • estructuras faltantes o no transparentes
  • la falta de ejercicio
  • la presión del tiempo
  • alto consumo de medios

TDAH: Terapia

Los siguientes elementos básicos son de fundamental importancia para el éxito del tratamiento del TDAH en niños:

  • Educación y asesoramiento de los padres, del niño/adolescente y del educador o maestro de aula
  • Cooperación con educadores y profesores (guardería, escuela)
  • Formación de los padres, implicación de la familia (incluida la terapia familiar) para reducir los síntomas en el entorno familiar.
  • Medicamentos (generalmente anfetaminas como metilfenidato) para reducir los síntomas en la escuela, el jardín de infantes, la familia u otros entornos.

Una combinación de medicación, terapia conductual y capacitación para padres ha demostrado ser muy eficaz. Sin embargo, qué componentes se utilizan o combinan en cada caso individual depende de la edad del niño y de la gravedad del TDAH.

Terapia del TDAH según la edad.

Terapia en edad preescolar.

En la edad preescolar, la atención se centra principalmente en la formación de los padres, así como en informar al entorno sobre el trastorno. La terapia cognitiva aún no es posible a esta edad.

Los expertos advierten contra el tratamiento de niños en edad preescolar con medicamentos para el TDAH. Hasta la fecha hay poca experiencia con el uso de metilfenidato en niños menores de seis años. No está claro cómo medicamentos como el metilfenidato afectan el desarrollo infantil. Algunos expertos temen que los medicamentos para el TDAH puedan afectar el desarrollo del cerebro.

Terapia en la edad escolar y adolescente.

Una primera medida importante es la llamada formación de autoaprendizaje. Los niños se dan a sí mismos sus próximos pasos en una autoinstrucción.

El lema “Actúa primero, luego piensa” se invierte en “Piensa primero, luego actúa”. La capacidad de darse instrucciones concretas fortalece el autocontrol y ayuda a repensar el propio comportamiento.

La autoinstrucción para el tratamiento del TDAH se puede aprender en cinco pasos:

  1. El niño actúa de acuerdo con las instrucciones que acaba de escuchar del maestro (control externo de conducta).
  2. El niño dirige su comportamiento mediante sus propias autoinstrucciones hablando en voz alta (autoinstrucciones abiertas).
  3. El niño susurra la autoinstrucción (autoinstrucción oculta).
  4. Se enseña al niño a autodirigirse ensayando la autoinstrucción interiorizada (autoinstrucción encubierta).

Terapia conductual para el TDAH

La terapia conductual implica trabajar con los niños, sus padres y también con la escuela. Los niños aprenden a estructurar su vida cotidiana y a controlar mejor su comportamiento. En muchos casos, tiene sentido que un ayudante profesional apoye a los niños también durante algún tiempo en la escuela.

Capacitación para padres sobre el TDAH

Una parte importante de la terapia del TDAH es la capacitación de los padres. Para apoyar mejor a sus hijos, los padres aprenden un estilo de crianza consistente pero amoroso. Esto incluye:

Proporcionar estructuras claras, expresarse sin ambigüedades.

alinear el propio comportamiento con las instrucciones

evitar distracciones de una tarea en cuestión

Dar retroalimentación sobre si consideran que el comportamiento del niño es positivo o negativo.

Muchos padres también buscan ayuda en iniciativas de padres. El intercambio con los demás les ayuda a salir del aislamiento y puede reducir posibles sentimientos de culpa. A menudo, los padres de niños con TDAH sólo consiguen aceptar a su hijo hiperactivo tal como es gracias al apoyo que les brindan los grupos.

Medicamentos para el TDAH

En casos menos graves, los niños con TDAH sólo deben recibir medicación si la terapia conductual no es suficiente.

Es importante tener en cuenta que los medicamentos no pueden curar el TDAH, pero pueden aliviar los síntomas. Para ello es necesario tomarlos periódicamente. Muchos pacientes con TDAH toman el medicamento durante años, a veces incluso hasta la edad adulta.

¡Los medicamentos para el TDAH no deben suspenderse por su cuenta!

El metilfenidato

El medicamento más utilizado para el tratamiento del TDAH es el metilfenidato. Se conoce principalmente con los nombres comerciales Ritalin y Medikinet.

El metilfenidato aumenta la concentración del mensajero nervioso dopamina en el cerebro. Esto juega un papel crucial en el control de los movimientos, pero también es importante para el impulso mental y la capacidad de concentración.

Inicio de acción rápido: el metilfenidato actúa rápidamente. Los usuarios sienten un efecto claro después de sólo una hora.

Dosis adaptada individualmente: Al inicio del tratamiento, el médico determina la dosis más baja de metilfenidato que sea eficaz para el paciente. Para ello, comience con una dosis muy baja y aumente lentamente según las instrucciones del médico, hasta lograr el efecto deseado.

Para los niños con TDAH que necesitan estabilización durante todo el día, son adecuadas las tabletas retardantes que se toman una vez por la mañana. Liberan el ingrediente activo de forma continua durante todo el día. La ingesta regular de comprimidos no se olvida tan fácilmente. Los trastornos del sueño también ocurren con menos frecuencia.

Cuando se usa correctamente bajo supervisión médica, los riesgos de narcóticos o drogas adictivas son bajos. Sin embargo, cuando se usan incorrectamente, pueden poner en peligro la salud; por ejemplo, cuando se toma metilfenidato para “dopaje cerebral” (es decir, para mejorar el rendimiento cerebral).

La atomoxetina

Un agente más nuevo utilizado para tratar el TDAH es la atomoxetina. Suele funcionar algo menos bien que el metilfenidato, pero ofrece una alternativa.

A diferencia del metilfenidato, la atomoxetina no está cubierta por la Ley de Estupefacientes. Está aprobado para el tratamiento del TDAH a partir de los seis años.

Sustancia El metilfenidato La atomoxetina
Modo de acción Afecta el metabolismo de la dopamina en el cerebro, aumenta la concentración de dopamina. Afecta el metabolismo de la norepinefrina (NA), la NA se reabsorbe en la célula más lentamente y, por lo tanto, actúa por más tiempo.
Eficacia Ayuda en la mayoría de los casos.
Duración de la acción De 1 a 3 dosis por día, las nuevas preparaciones de liberación sostenida garantizan una duración de acción de 6 o 12 horas. Efecto continuo durante todo el día.
Experiencia Desde hace más de 50 años. Aprobado en Alemania, Austria y Suiza desde los años 2000. Experiencia de estudio desde 1998.

Efectos secundarios

En la fase inicial durante 2-3 semanas:

- Dolor de cabeza

Frecuente:

Poco frecuentemente:

Especialmente en las primeras etapas:

- Dolor de cabeza

Frecuentemente:

- Disminucion del apetito

Ocasional:

Poco frecuentemente:

Efectos tardíos Los efectos tardíos aún no son previsibles
Peligro de adicción Si se utiliza correctamente, no aumenta el riesgo de adicción; incluso se reduce en el TDAH (estudios de progresión). Sin peligro de adicción
Black Latte contraindicaciones – uso concomitante de fármacos del grupo de los inhibidores de la MAO para el tratamiento de la depresión, aumento de la presión intraocular (glaucoma de ángulo estrecho)
Por su receta Receta de estupefacientes/drogas adictivas, para viajes al extranjero se requiere confirmación del médico tratante. Prescripción normal

Otros fármacos

Terapia del TDAH en el ordenador – neurofeedback

El neurofeedback es un método basado en la terapia conductual. Le enseña cómo influir positivamente en sus propias actividades cerebrales. El método se puede utilizar con niños mayores de seis años y adolescentes si no retrasa ni obstaculiza otras terapias más eficaces.

Al concentrarse, el paciente consigue mantener su actividad cerebral en un determinado nivel. Con una formación más prolongada, la capacidad aprendida se puede aplicar en la vida cotidiana, en la escuela o en el trabajo.

Para muchos niños y adolescentes, el neurofeedback es un método eficaz para aumentar la concentración. Consiste en al menos 25 a 30 sesiones con revisiones de éxito por parte del niño/adolescente y los padres.

Homeopatía en la terapia del TDAH

Dieta para el TDAH

La situación es diferente para los niños que sufren tanto de TDAH como de intolerancia o alergia alimentaria. En estos casos, una dieta baja en alérgenos mejora los síntomas del TDAH en muchos niños. La nutrición puede entonces hacer una contribución positiva. Por eso, además del tratamiento estándar, los médicos suelen recomendar un cambio en la dieta. Algunos alimentos que frecuentemente desencadenan alergias son, por ejemplo, los lácteos, los huevos, las nueces y los colorantes y conservantes.

TDAH: evolución de la enfermedad y pronóstico

El trastorno por déficit de atención, también llamado trastorno hipercinético, a veces es difícil de distinguir de otros trastornos del comportamiento. Por eso no existen cifras exactas sobre la frecuencia del TDAH. Se calcula que en Alemania alrededor del cinco por ciento de los niños y adolescentes de entre 17 y XNUMX años padecen TDAH. Los niños se ven afectados cuatro veces más que las niñas. La diferencia de género vuelve a nivelarse a medida que aumenta la edad.

TDAH no tratado: las consecuencias

Para las personas con TDAH, el diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado son fundamentales, de lo contrario tendrán graves problemas en la escuela o en el trabajo, así como en el contacto social.

  • Algunos no tienen éxito en la escuela o aprenden una profesión que no se adapta a sus capacidades mentales.
  • Para algunos es más difícil establecer y mantener relaciones sociales.
  • El riesgo de volverse delincuente en la adolescencia es mayor.

Las personas con TDAH también tienen un alto riesgo de desarrollar otros trastornos mentales. Éstas incluyen.

  • Discapacidades del desarrollo
  • Trastornos del aprendizaje
  • Trastornos del comportamiento social
  • Trastornos de tics y síndrome de Tourette
  • Desórdenes de ansiedad
  • Depresión

Hasta el momento, no existen estudios exhaustivos sobre el pronóstico del TDAH. Es importante que el TDAH se reconozca y se trate a tiempo. El apoyo profesional permite a los niños sentar las bases de sus carreras profesionales.

Homeopatía para el TDAH

También existen intentos alternativos para tratar el TDAH. Pueden complementar la terapia médica convencional.

La selección de remedios homeopáticos que se pueden considerar aquí es amplia. Dependiendo de los síntomas, se utilizan glóbulos a base de Kalium phorsphoricum (para favorecer la capacidad de concentración) o Azufre (para ayudar con la impulsividad y el exceso de energía).

Nutrición para el TDAH

Evitar colorantes artificiales y otros aditivos alimentarios puede resultar útil para algunas personas que padecen TDAH. Con la ayuda de un registro de alimentos, en el que también se anota cualquier síntoma de TDAH que se produzca, se puede confirmar o refutar una conexión existente con la dieta.

Alergia o intolerancia alimentaria

Algunos niños sufren tanto de TDAH como de intolerancia o alergia alimentaria. En estos casos, una dieta baja en alérgenos suele mejorar los síntomas del TDAH. La dieta adaptada individualmente puede entonces aportar una contribución terapéutica positiva.

Según los últimos hallazgos, la administración de ácidos grasos omega-3 y omega-6 no se puede recomendar para el tratamiento del TDAH en niños o adolescentes, ni tampoco en adultos.

TDAH: diagnóstico

El TDAH puede manifestarse de diferentes maneras. Esto dificulta el diagnóstico. No todos los signos del trastorno están siempre presentes. Además, los síntomas del TDAH suelen ser difíciles de distinguir de las conductas apropiadas para la edad.

Criterios de diagnóstico del TDAH

Para el diagnóstico de TDAH se deben cumplir ciertos criterios según el sistema de clasificación CIE-10. Típico del TDAH es un grado inusual de falta de atención, hiperactividad e impulsividad.

Con un diagnóstico de TDAH, los niños simplemente no prestan atención, pero no son hiperactivos ni impulsivos.

Criterio de falta de atención

  • No prestes mucha atención a los detalles ni cometas errores por descuido.
  • tiene dificultad para concentrarse durante largos períodos de tiempo
  • A menudo no parecen escuchar cuando se les habla directamente.
  • A menudo no siguen las instrucciones por completo o no terminan las tareas.
  • tener dificultades para completar tareas y actividades de manera planificada
  • A menudo evitan o rechazan tareas que requieren concentración sostenida.
  • Pierde con frecuencia cosas como juguetes o libros de tareas.
  • Se distraen fácilmente con estímulos no esenciales.

Criterio Hiperactividad, Impulsividad

Además, el TDAH se manifiesta en al menos seis de los siguientes síntomas de hiperactividad-impulsividad típicos del TDAH. Estos también ocurren durante al menos seis meses y no se deben a una fase de desarrollo apropiada para la edad. Los afectados

  • inquietarse o retorcerse en la silla
  • No le gusta sentarse y a menudo abandona el asiento, incluso cuando se espera que esté sentado.
  • A menudo corren o trepan por todas partes, incluso en situaciones inapropiadas.
  • Suelen ser muy ruidosos al jugar.
  • a menudo habla excesivamente
  • a menudo deja escapar respuestas antes de que las preguntas estén completamente formuladas
  • A menudo tienen problemas para esperar su turno para hablar.
  • A menudo interrumpe o molesta a otros durante conversaciones o juegos.

En los niños con TDAH, estos síntomas suelen observarse antes de los siete años. Los signos no ocurren sólo en casa o sólo en la escuela, sino en al menos dos entornos diferentes.

Cuestionarios

Para identificar el TDAH, los especialistas utilizan cuestionarios especiales con los que se pueden registrar de forma estructurada diversos comportamientos típicos del TDAH.

Aquí son importantes las anomalías y peculiaridades del comportamiento que afectan el aprendizaje, el desempeño o posteriormente la profesión. Otros temas son la situación familiar y las enfermedades en la familia.

Especialmente para los pacientes adultos, también son relevantes las preguntas sobre la nicotina, el alcohol, el consumo de drogas y los trastornos psiquiátricos.

Preparación para la visita al médico.

Los padres pueden prepararse para la visita al médico, donde se quiere aclarar un posible TDAH en su hijo, de la siguiente manera:

  • Hable con los cuidadores de su hijo (por ejemplo, abuelos, cuidadores en la guardería, la escuela o la guardería) sobre su comportamiento.

Entrevistar a padres, cuidadores y maestros.

Para un diagnóstico de TDAH en niños, el especialista pregunta a los padres y otros cuidadores sobre la estructura social, de aprendizaje, de desempeño y de personalidad del niño. Las siguientes preguntas podrían ser parte de la entrevista inicial:

  • ¿Puede su hijo concentrarse en una actividad durante mucho tiempo?
  • ¿Su hijo interrumpe o habla mucho con frecuencia?
  • ¿Su hijo se distrae fácilmente?

Los profesores pueden proporcionar información valiosa sobre el rendimiento intelectual y el comportamiento de atención del paciente joven. Los cuadernos escolares también dan pistas sobre un posible desorden basado en el orden, la orientación, la escritura y la división. Las boletas de calificaciones documentan el desempeño académico.

Conversación con el niño

Dado que se trata de temas muy delicados, puede resultar útil que los padres hablen de estos temas con su hijo antes de la visita al médico.

Los exámenes físicos

El médico examina las habilidades de coordinación motora del niño y evalúa su comportamiento durante el examen. Para ello, observa la capacidad de cooperación del niño, los gestos, las expresiones faciales, el habla y las vocalizaciones.

Observación del comportamiento

Durante la entrevista y los exámenes, el médico observa al niño y busca anomalías de comportamiento.

A veces, las grabaciones de vídeo ayudan a confirmar el diagnóstico de TDAH. Utilizando dichas grabaciones, los profesionales médicos pueden demostrar a los padres las anomalías de las expresiones faciales, los gestos y el lenguaje corporal de sus hijos, o sus lapsos de atención.

Además, las grabaciones muestran la reacción de los padres al tratar con el niño.

Diferenciación del TDAH de otros trastornos

Es importante diferenciar el TDAH de otros problemas con síntomas similares. A nivel psicológico, esto puede deberse a una inteligencia reducida o a una dislexia, por ejemplo. El trastorno obsesivo-compulsivo también puede causar hiperactividad similar al TDAH.

Muchos diagnósticos erróneos

Los expertos creen que el TDAH suele diagnosticarse prematuramente en los niños. No todos los niños particularmente activos o animados tienen TDAH. Es posible que algunos niños simplemente no hagan suficiente ejercicio para liberar su energía.

Otros necesitan más momentos de recogimiento y recuperación que otros niños y, por tanto, están demasiado excitados. En ese caso, los cambios en el estilo de vida suelen ser suficientes para aliviar la situación.

TDAH: la superdotación es rara

Cuando los niños fracasan en la escuela, no es necesariamente por falta de inteligencia. Algunos niños con TDAH tienen una inteligencia superior a la media y, sin embargo, tienen grandes dificultades en clase. Sin embargo, la combinación “TDAH + superdotación” es bastante rara.

Se considera que un niño es muy superdotado si obtiene una puntuación superior a 130 en una prueba de inteligencia. Estos niños suelen caracterizarse por una capacidad de concentración especialmente buena, que no existe en el TDAH.

TDAH: evolución de la enfermedad y pronóstico

El TDAH no es un trastorno que simplemente “desaparece”. En algunos niños, los síntomas desaparecen con el paso de los años, pero en alrededor del 60 por ciento persisten durante toda su vida.

Por cierto: el TDAH no influye en la esperanza de vida. Esto corresponde al de personas sin trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Pronóstico del TDAH: consecuencias sin tratamiento

Para las personas con TDAH, el diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado son fundamentales, de lo contrario pueden tener graves problemas en la escuela o en el trabajo, así como en el contacto social.

  • Algunos no tienen éxito en la escuela o aprenden una profesión que no se adapta a sus capacidades mentales.
  • El riesgo de delincuencia en la adolescencia es mayor para el TDAH.
  • Tienen más probabilidades de sufrir accidentes, incluidos los graves.
  • Las personas con TDAH también tienen un alto riesgo de desarrollar otros trastornos mentales. Éstas incluyen
  • Discapacidades del desarrollo
  • Trastornos del aprendizaje
  • Trastornos del comportamiento social
  • Trastornos de tics y síndrome de Tourette
  • Desórdenes de ansiedad
  • Depresión

Hasta el momento, no existen estudios exhaustivos sobre el pronóstico del TDAH. Es importante que el TDAH se reconozca y se trate a tiempo. El apoyo profesional permite a los niños sentar las bases de sus carreras profesionales.