Actinomicina D: efectos, usos y riesgos

La actinomicina D es un citotóxico antibiótico también conocido como dactinomicina. Debido a que es un fármaco citostático que inhibe el crecimiento y la división celular, la actinomicina D se usa para tratar las células cancerígenas. En este contexto, está disponible con los nombres comerciales Lyovac-Cosmegen y Cosmegen.

¿Qué es la actinomicina D?

Debido a que la actinomicina D es un fármaco citostático que inhibe el crecimiento y la división celular, la actinomicina D se usa para tratar las células cancerígenas. El péptido antibiótico La actinomicina D se deriva del suelo bacterias específicas Streptomyces parvulus. El ingrediente activo está compuesto por dos péptidos cíclicos unidos por un compuesto de fenoxazina. El fármaco citostático se describió por primera vez en 1949. Inicialmente, los científicos esperaban haber encontrado un antibiótico para el tratamiento de enfermedades bacterianas en actinomicina D. Sin embargo, pronto quedó claro lo tóxico que era. Sin embargo, rápidamente se hizo evidente cuán tóxico era el fármaco también para las células humanas. Como resultado, los médicos pronto comenzaron a usarlo para tratar varios tumores. El fármaco citostático está diseñado para prevenir la rápida proliferación de las células cancerígenas células durante quimioterapia Tanto en adultos como en niños.

Acción farmacológica

La actinomicina D se une al ADN (ácido desoxirribonucleico) de las células, evitando que se abra la doble hélice. Los expertos se refieren a este proceso, en el que un fármaco se adhiere moléculas al ADN y los reticula, como intercalación. La actinomicina D se une principalmente a los residuos de guanina del ADN. De esta forma, la actinomicina D inhibe inicialmente la síntesis de ARN a dosis bajas. Como resultado, la producción de proteínas se minimiza en las células. En dosis más altas, la replicación del ADN también se ve afectada. Por lo tanto, el material genético ya no se replica, lo que significa que tampoco se produce la división celular. Por tanto, se inhibe el crecimiento del tumor. Dado que la actinomicina D no puede penetrar sangrecerebro barrera en el cuerpo humano, tumores en el cerebro y médula espinal no se puede tratar con la droga. Todas las demás células del cuerpo que contienen ADN pueden verse afectadas por el fármaco. Esto se debe a que la actinomicina D no actúa específicamente sobre el tumor, sino igualmente sobre las células sanas del cuerpo.

Aplicación y uso médico

El ingrediente activo Actinomicina D se usa para varios tumores sólidos. Entre ellos, en Sarcoma de Ewing, un bastante común cáncer de hueso tanto en niños como en adultos. Sin embargo, los médicos también utilizan las propiedades citostáticas de la actinomicina D en tumores malignos de tejidos blandos (sarcoma de tejidos blandos y rabdomiosarcoma). Del mismo modo, el fármaco se utiliza en niños y adolescentes durante el tratamiento de una enfermedad maligna. riñón tumor (nefroblastoma). Adultos con carcinoma testicular, carcinoma coriónico o sarcoma de Kaposi también se puede tratar con actinomicina D. En todas estas quimioterapias, la actinomicina D se combina con otros citostáticos las drogas. También se administra varias veces a intervalos definidos con precisión durante un período de tiempo más largo. Esto se debe a que aproximadamente el 30 por ciento del ingrediente activo se excreta en la orina y las heces después de solo una semana. Debido a que la actinomicina D es muy irritante, solo se administra por vía intravenosa y no se puede tomar por vía oral. Debido al severo daño tisular, los médicos controlan el lugar de la inyección con mucho cuidado durante el tratamiento.

Riesgos y efectos secundarios.

Dado que la actinomicina D inhibe el crecimiento y la división de las células humanas, puede provocar una variedad de efectos secundarios. Por ejemplo, el fármaco interfiere con el desarrollo de sangre células, entre otras cosas. Esto puede Lead a una deficiencia temporal de plaquetas y blanco sangre células. Esto último, a su vez, da como resultado una mayor incidencia de infecciones causadas por bacterias específicas, hongos y virus. El contacto directo con la droga puede dañar gravemente e incluso matar al piel y ojos, así como el tejido conectivo. Por lo tanto, la inyección solo debe realizarse en el vena y no en el tejido vecino. El daño puede ser particularmente severo después de una radiación previa, por lo que nunca se debe usar Actinomicina D después de la radiación. terapia forestal. Muy a menudo, náusea y vómitos ocurrir unas horas después de la actinomicina D administración. Daño doloroso de la mucosa (mucositis) en el boca, también pueden ocurrir esófago e intestinos. La droga también puede atacar hígado. Dado que la actinomicina D es mutagénica y embriotóxica, puede causar daños duraderos al material genético y no debe utilizarse durante el embarazo.